<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

El lote de Aromas que inquieta a los habitantes de Llanogrande

  • ILUSTRACIÓN Ricardo Macía Lalinde
    ILUSTRACIÓN Ricardo Macía Lalinde
Publicado el 01 de mayo de 2022

Tres urbanizaciones de Llanogrande (Rionegro) —Andalucía, El Tapial y Prado Verde— tuvieron un tema recurrente en las asambleas de este año: las presuntas afectaciones por los movimientos de tierra en el que conocen como “el lote de Luis Pérez”, aunque en papeles este figure como de la empresa Aromas de Colombia, cuyo gerente es Mario, el hermano del candidato.

Esas obras, tendrían el propósito, según dicen, de adaptar el terreno de 83.713 metros cuadrados para algún proyecto, toda vez que en la vecindad pronto habrá un gran centro comercial.

El temor que manifiestan es que se habría construido un jarillón bajo condiciones antitécnicas y se habría llenado con tierra un humedal formado por las aguas lluvias y de nacimientos que discurren desde la parte más alta de la zona y que tributan finalmente, siguiendo caños naturales, al río Negro, el cual pasa justo por el lindero de este terreno. El resultado, dicen, sería que al taparle los caminos al agua, esta se represe y los inunde a ellos.

“Hay que aclarar que el problema no será solo de los habitantes de unas 200 unidades de vivienda de estas parcelaciones, sino de los terrenos que a futuro van a ser urbanizados en la misma cuenca y que verían comprometido su desarrollo”, le dijo un líder a este diario.

En el transcurso del proceso, Aromas presentó la autorización de Cornare —la autoridad ambiental en el oriente antioqueño— para levantar un jarillón —que es una barrera para evitar inundaciones— de 350 metros, pero según el texto de la queja, terminó siendo de 585 metros y esto lo habrían hecho sin especificaciones ingenieriles.

Luego, ante una insistencia, el 7 de abril pasado, la corporación autónoma respondió que “la obra de ocupación de cauce realizada cumple” con las dimensiones, aunque le ordenó a Aromas realizar adecuaciones.

Mario Pérez, por su parte, dijo no conocer la denuncia y le aseguró a EL COLOMBIANO que no es cierto que hayan realizado un lleno “porque para esto tiene que existir un proyecto y nosotros no tenemos ningún proyecto”, además de que, según él, el jarillón fue autorizado.

Y fue enfático en que su hermano Luis Pérez no tiene nada que ver con Aromas de Colombia, sino que esta es una empresa en la que están él, su esposa y su hija.

Los quejosos no quedaron tranquilos con los argumentos de Cornare y dicen que continuarán pidiendo explicaciones


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección