<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Olvido: el mal que se carcome al antiguo acueducto de Medellín

Este hallazgo arqueológico, hecho en 2013 mientras se construía el Tranvía, prometía ser un gran museo del agua potable, pero muy poco se ha cumplido de los anuncios.

  • Izquierda, el desarenadero sometido olvido. Derecha, el Depósito, al menos restaurado. FOTO carlos velásquez y manuel Saldarriaga
    Izquierda, el desarenadero sometido olvido. Derecha, el Depósito, al menos restaurado. FOTO carlos velásquez y manuel Saldarriaga
Publicado el 06 de junio de 2022

El menosprecio por el pasado de Medellín se evidencia en el Pabellón del Agua de EPM, ubicado en la Estación del Tranvía de Ayacucho, donde fue descubierto el antiguo acueducto de la ciudad, una obra arqueológica con 127 años de historia que hoy sufre el olvido y evidente desinterés de las autoridades por darle el realce que merece.

No es un comentario editorial. Es la descripción periodística de un hecho apreciado no solo por el redactor sino por transeúntes que pasan por el lugar. La infraestructura fue descubierta cuando se construía el Tranvía y en su momento fue considerada un hallazgo de inmenso valor histórico y arqueológico. Tanto así, que entidades como el Metro y EPM prometieron convertirlo en un museo con varios componentes para incluirlo en las rutas turísticas de la ciudad, una urbe moderna que la daba valor a su pasado.

Ocurrió en 2015 y a la sinergia se le llamó 60/20, en alusión a las seis décadas de EPM y a los cuatro lustros del Metro. La alcaldía se unió al proyecto con la construcción de una plazoleta antesala a la sala museo en la cual está una parte de la obra: un depósito de donde los bomberos extraían el agua en recipientes para atender los incendios.

El Metro quedó con la obligación de construir una piscina para la IE El Cefa, aledaña al lugar, en reemplazo de la que ya existía, promesa que ya fue cumplida. La alcaldía, apenas en 2021, empezó a cumplir su parte: hizo la plazoleta, restauró el depósito apaga incendios, lo enrejó para protegerlo y adecuó una zona verde a modo de jardín para uso común. Las obras culminaron en enero de este año.

“Nos tocó trabajar en diciembre, teníamos permiso hasta el 31 por parte del Instituto Colombiano de Antropología e Historia (ICANH), que es el que debe autorizar estas intervenciones, pero luego de terminar esta obra todo paró, y solo se ve abandono”, cuenta Pablo Aristizábal, el arqueólogo que desde el hallazgo quedó al frente del proyecto.

Esta parte de la obra fue adelantada por la Secretaría de Infraestructura de la alcaldía a través de la Empresa de Desarrollo Urbano, EDU. Pero a pesar de que la obra se entregó y los transeúntes pueden apreciar el depósito, a las paredes ya les salió moho y están creciendo plantas en el piso.

Además, a los ejecutores de la obras les adeudan parte de los pagos. Así lo certifica Carlos Arturo Acevedo, el restaurador: “el contrato era por $26 millones pero solo me han pagado la mitad, la firma intermediaria que me contrató me dice que a ellos también les deben y que por eso no me pueden pagar”, afirma Acevedo, que por esta misma situación también les debe dinero a los ayudantes que contrató para su labor.

Lo que hay pendiente

Pero esta es la obra menor y tuvo un costo cercano a los $1.000 millones. Lo que falta es de mayor dimensión: la restauración y construcción de la sala museo. Estas obras no se inician y al sitio donde está el viejo acueducto, conocido como el desarenadero, de estilo neorrománico y construido por el arquitecto Antonio José Duque Bernal en 1895, solo lo protegen una polisombra y una lona que ya han cedido dos veces y el propio arqueólogo Aristizábal, de su bolsillo, ha atendido las emergencias.

“Hago esto porque soy un profesional y me duele que esto le pase el patrimonio de la ciudad”, comenta.

Según su denuncia, esta infraestructura esta con la misma polisombra y la lona desde 2015, por lo que es posible que transcurran tres alcaldías sin que se termine. En abril de 2021, cuando al menos se activó la restauración del depósito bomberil, la secretaria de Infraestructura, Natalia Urrego, anunció que la meta era adquirir $8.000 millones para la obra en su conjunto.

“Este Pabellón del Agua es un tesoro de la ciudad y cómo no cuidarlo y conservarlo, vamos a hacer todos los esfuerzos con EPM, con el Tranvía y EDU para que materialicemos este sueño y que se vuelva un referente de nuestra ciudad y nuestra historia”, dijo.

Pero mientras las entidades involucradas alistan las respuestas sobre el tema, lo real es que la maleza crece en la plazoleta. Las piezas del viejo acueducto siguen apiladas bajo el polisombra al cuidado de un vigilante y un perro, y el museo, que ya tiene planos y diseños listos, espera una decisión que les dé realce y valor a los hallazgos, en una ciudad que se ufana de su modernismo pero que parece no valorar el pasado en su dimensión.

Contexto de la Noticia

PARA SABER MÁS La historia del desarenadero

El viejo acueducto de Medellín está ubicado en la calle Ayacucho, 49 (antes llamada Calle de la Amargura ya que por allí bajaban con los muertos hacia el cementerio San Lorenzo) con carrera 41. Se trata de un desarenadero o tanque de sedimentación donde se captaban las aguas de la quebrada Santa Elena y eran sometidas a un proceso de purificación para distribuirla en 13 pilas públicas que tenía la ciudad para abastecer una zona desde San Ignacio hasta San Benito. Si bien era un sistema moderno para la época (1896), solo duró hasta 1925, con la llegada de nuevas tecnologías.

Gustavo Ospina Zapata

Periodista egresado de UPB con especialización en literatura Universidad de Medellín. El paisaje alucinante, poesía. Premios de Periodismo Siemens y Colprensa, y Rey de España colectivos. Especialidad, crónicas.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección