<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

¿Por qué fue Quintero hasta Italia para hablar con Petro?

Aunque el presidente electo aprecia que el alcalde se la jugó por él, a Quintero le han hecho desplantes que lo han dejado incómodo.

  • Quintero no contó de su viaje, pero en redes, el viernes, pusieron a circular la imagen suya en el aeropuerto Charles de Gaulle, de París. FOTO cortesía
    Quintero no contó de su viaje, pero en redes, el viernes, pusieron a circular la imagen suya en el aeropuerto Charles de Gaulle, de París. FOTO cortesía
Publicado el 10 de julio de 2022

Nunca antes a un alcalde le había tocado viajar tan lejos para tener una charla con el presidente electo de la República como le tocó a Daniel Quintero, que emprendió un viaje de 9.300 kilómetros, desde Medellín hasta Italia. Salió el jueves, para hacer escala en París, porque desde Colombia no hay vuelos directos a esa península.

Los ciudadanos de Medellín no se habrían enterado si no es porque algún curioso se lo encontró en el aeropuerto Charles de Gaulle y le tomó una foto en la que aparece de pie, con un pequeño morral a la espalda y con la pista de aviones al fondo, que en cuestión de segundos se hizo viral en Twitter.

Y las curiosidades apenas empiezan. La alcaldía —ante la pregunta de periodistas— respondió que el alcalde había salido en “licencia personal”. En efecto, no pidió permiso en el Concejo como lo ordena la ley. ¿Por qué un alcalde va a conversar con el presidente electo y lo denomina asunto personal? ¿Va a hablar de intereses personales o va a hablar en nombre de la ciudad?

Sus contradictores desde las redes sociales también le reclamaron a Quintero el hecho de que estuvo suspendido 41 días, regresó apenas hace tres semanas y en ese corto período ya se ha ausentado del cargo dos veces.

Pero más allá de la suspensión, los permisos y vacaciones del alcalde —que por demás muestran su grado de interés por la ciudad —la pregunta es ¿por qué le tocó al alcalde Quintero viajar hasta Europa para hablar con Gustavo Petro?

Un recorrido de lo que ha ocurrido desde que el candidato del Pacto Histórico ganó la Presidencia hasta hoy puede dar algunas pistas.

El alcalde Quintero ha estado muy atento, casi afanado, para responder cualquier requerimiento de Petro. Madrugó el primer día hábil (21 de junio) después del triunfo para organizar reuniones y empezar a mover los cinco metrocables que Petro mencionó en campaña, de los cuales Quintero no había hablado antes ni están en el Plan Maestro del Metro.

El 22 de junio, Petro pidió con un trino “a los alcaldes y gobernadores del país alistar lotes con títulos saneados para construir las sedes universitarias”. Y apenas una hora después, Quintero fue uno de los primeros mandatarios en responder: “La Universidad del Norte de Medellín tiene luz verde. Claro que sí, señor Presidente”.

Ese mismo miércoles 22, Quintero ya se había ido para Bogotá a intentar hablar con el presidente electo. El balance de la visita no fue el mejor: no pudo hablar a fondo con Petro; con el que sí pudo conversar detenidamente fue con Alfonso Prada, jefe de debate de la campaña. Quintero “puso sobre la mesa el nombre de su esposa Diana Osorio”, según comentaron fuentes del equipo Petro, para el Ministerio de las TIC. Sin embargo, hasta ahora no está claro, pues quien más suena para ese cargo es Saúl Kattan, a quien Petro puso de presidente de la ETB cuando fue alcalde.

En esa visita a Bogotá, Quintero también se postuló para ser el “puente” entre el empresariado antioqueño y el Gobierno de Petro. Pero esta semana que termina, los gremios de la ciudad le dijeron que no querían tomarse la foto con él. El alcalde tal vez no tiene claro que las relaciones con los empresarios se dan en diálogos directos de los gremios con el mandatario.

Lo que sí logró en su viaje fue la nominación de Esteban Restrepo, su exsecretario de Gobierno, como coordinador del empalme con Antioquia. Sin embargo, en esa tarea han tenido varias adversidades. Primero, el martes pasado, el gobernador Aníbal Gaviria salió a decir que ya había conversado con Petro y que desconocía y no autorizaba “el grupo de supuesto empalme”. Luego, el jueves, fue el propio Petro el que nombró a una persona para el empalme de Hidroituango, que era diferente a la que Esteban Restrepo había nombrado, con lo cual parecía tomar distancia del equipo Quintero.

Algo parece estar fallando en esa relación. Por un lado, Petro está agradecido con Quintero porque se la jugó a fondo con su campaña: sacó gran parte de su gabinete para hacer proselitismo, se hizo sancionar por la Procuraduría por participación en política y aún es un interrogante cuánto dinero invirtió en ella. Pero por otro lado, Petro le dio alcance a un hilo de Twitter en donde con estadísticas mostraban que los votos de la Costa Caribe hicieron la diferencia para el triunfo del Pacto Histórico.

En el equipo Petro hay posiciones divididas con respecto a Quintero. Sobre todo, dicen algunos, no quieren comprar la pelea que el alcalde de Medellín le ha declarado a prácticamente todo el estamento local. Y en el nuevo espíritu de reconciliación de Petro no cabe ese lenguaje del alcalde de llamar “mafiosos” y “corruptos” a los sectores que han construido a Antioquia.

Por eso, tal vez, Quintero intentó cambiar de táctica y mandó a llamar a Nicolás Posada, presidente del Comité Intergremial de Antioquia, para que se tomaran “una foto como la de Petro y Uribe”. Sin embargo, Posada le respondió que están dispuestos a comenzar un diálogo —para el cual en dos años y medio Quintero no ha mostrado interés—, pero sin foto y sin show mediático. El secretario de Desarrollo Económico, Alejandro Arias, que fungía como mensajero del Alcalde, dijo que eso no se lo podía garantizar.

Y es que los empresarios de la ciudad ya estaban curados de lo que les había ocurrido en el arranque de la administración Quintero. El entonces recién elegido alcalde convocó a las cabezas más visibles del empresariado y la academia a trabajar juntos y todos; a pesar de las diferencias, aceptaron con el ánimo de seguir construyendo. Pero al poco tiempo, según relatan varios de ellos, se dieron cuenta de que Quintero los había utilizado para poner una especie de fachada para ocultar lo que se movía por detrás.

Como lo dijo Luis Bernardo Vélez, concejal que le abrió al entonces desconocido Quintero las puertas de varios sectores de la ciudad y quien renunció al movimiento de Quintero diciendo que el alcalde lo había engañado: “Me di cuenta de que había en campaña una agenda oculta, que nunca conocí”.

Daniel Quintero no parece tener, por ahora, un espacio sólido en el Gobierno Nacional. Tal vez por eso organizó, de un día para otro, el largo viaje hasta Florencia, Italia.

El miércoles en la noche no parecía estar cuadrado ese viaje. Al menos así se deduce por un aviso que llegó a los medios ese día invitando a rueda de prensa de Quintero y el gerente de EPM. Pero, sorpresivamente, ese mismo jueves cancelaron la rueda de prensa, sin explicar por qué, y al día siguiente cuando se filtraron las fotos del alcalde en el aeropuerto de París se supo la razón.

Cabe anotar que entre los temas que iban a tocar en la rueda de prensa estaba el de UNE, que reviste gran urgencia para la ciudad, teniendo en cuenta que a EPM se le cayó la apelación con la que busca que el Concejo le permita vender su participación en dicha empresa.

¿Por qué dejó en suspenso esa rueda de prensa de un tema importante y urgente? El martes el gobernador desautorizó el empalme y el jueves el equipo Petro anunció otro nombre para el empalme de Hidroituango, eso puede explicar en parte la ansiedad, y el afán de viajar, que se ha generado en el piso 12 de La Alpujarra. Justo ese fue el día que Quintero decidió viajar.

Cabe recordar que ya se había anunciado que el expresidente César Gaviria se iba a reunir con Petro en Italia. Como se sabe, el expresidente tiene gran cercanía con Quintero; sin embargo, no necesariamente tendrían juntos la reunión con Petro.

Un nuevo capítulo de esta historia se producirá esta semana. La alcaldía, con el ánimo de seguir haciendo puntos, decidió montar dos grandes eventos en Medellín. Uno es el lunes y martes, el “Encuentro de la bancada del Pacto Histórico”, en Plaza Mayor; según el programa, el “anfitrión” es Daniel Quintero y Francia Márquez, la vicepresidenta, instalará el evento. Y el otro será el miércoles, aspiran a tener una cumbre con todos los alcaldes de Antioquia, y para eso lanzaron en Twitter una invitación a todos ellos.

Mientras Quintero intenta con todo tipo de estrategias meterse en el gobierno de Petro, en Medellín las denuncias por la mala gestión no dan abasto: se están cayendo 27 colegios a pedazos (según la Personería el 79% de la infraestructura está mal), a muchos de los viejos que antes la Alcaldía atendía ya no los atienden y el sistema de riesgos, que se ha debilitado con la politización, ha llevado a que esta temporada de lluvias tenga cercada a la ciudad. Esas son tan solo las denuncias de los últimos días.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección