<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Retos para proteger el oso andino avistado en Segovia

  • La protección del oso andino es una tarea urgente en el país, ya que son los protectores del páramo y son fundamentales en la conservación de la biodiversidad y el bosque. FOTO COLPRENSA
    La protección del oso andino es una tarea urgente en el país, ya que son los protectores del páramo y son fundamentales en la conservación de la biodiversidad y el bosque. FOTO COLPRENSA
Retos para proteger el oso andino avistado en Segovia
Publicado el 13 de enero de 2020

El avistamiento de un oso andino o de anteojos por parte de un campesino del municipio de Segovia, en el Nordeste antioqueño, una zona minera y con altos niveles de deforestación, tiene contrastes: de un lado genera alegría saber que ejemplares de esta especie ambulan por el territorio, lo que es positivo para la biodiversidad, pero del otro activa la preocupación por el futuro del animal y sus crías, y por la realidad ecológica del territorio.

Uno de los hechos positivos del hallazgo fue la actitud del campesino, quien en vez de agredirlo o intentar cazarlo, que es lo más común en las zonas rurales, celebró el avistamiento, mostró alborozo y luego lo reportó ante las autoridades ambientales para que se encargaran de las tareas para protegerlo.

El labriego, de nombre Luis Alfonso Oyola, contó que cuando el oso salió lo primero que sintió fue susto, “porque nunca había visto un animal de estos cerca de mí”, pero luego experimentó fascinación, lo que lo hizo grabar el video.

“Yo andaba con unos perros (que empezaron a ladrar) y el oso se asustó, pero fue maravilloso que haya grabado eso”, dijo Luis Alfonso, que siente alegría de saber que a su predio lo ronda un ejemplar de esta especie.

Señaló también que vecinos han acudido a preguntarle qué hacer si lo ven y que él les ha insistido en que es un animal calmado y no agresivo, por lo que no debe acosársele ya que él, por sí solo, no agrede a las personas. Se comprometió a protegerlo y a capacitar a los vecinos sobre cómo debe tratarse el ejemplar en caso de que de nuevo asome por la zona.

Educar a la comunidad

El reporte del caso ante las autoridades le permitió a la corporación Corantioquia, en el marco del convenio con el Área Metropolitana y la universidad CES, activar los protocolos de defensa del ejemplar, que al parecer anda con dos crías, aunque en el video estas no alcancen a apreciarse.

La primera acción fue guardar silencio frente al hallazgo para desplazarse al territorio y, en reuniones con la comunidad, sensibilizarla y capacitarla en los comportamientos a tener hacia el animal. Básicamente, a los campesinos de la zona del avistamiento, muy cerca del casco urbano de Segovia, se les dieron a conocer las características del oso, reconocido como un animal pacífico y huidizo, que no ataca ni a las personas ni a los demás animales y solo puede volverse agresivo en caso de sentirse en riesgo.

Carlos Madrid Ruiz, médico veterinario del CES, aclaró que aunque parezca extraño verlo tan abajo de las montañas, en realidad el oso andino puede habitar zonas entre los 500 y los 4.000 metros sobre el nivel del mar. Segovia está a 650 metros y tiene un clima promedio entre los 21 y los 29 grados.

“El oso se mueve, preferiblemente, en bosques de nieve, en las tierras más altas”, señaló. Indicó también que es un animal omnívoro (que come diversos alimentos), pero su dieta preferida son los vegetales y plantas de distintas especies. Precisó que es una especie en condición vulnerable de amenaza, especialmente por la pérdida y fragmentación de su hábitat y por la caza: “Como son animales huidizos, si se observan es mejor dejarles libre el camino, no hostigarlos para evitar comportamientos agresivos y mantener la calma”, advirtió.

La responsabilidad

Pero el avistamiento en una zona tan baja del territorio sembró preocupación.

Ana Ligia Mora, directora de Corantioquia, con jurisdicción en Segovia y en otros 79 municipios de Antioquia, expresó que su entidad no está tranquila frente a este hecho.

“Es preocupante, porque es un indicador de que en su hábitat hay deforestación y problemas generados por la minería ilegal, que al final generan desplazamiento de la especie hasta llegar a interacciones con los habitantes del casco urbano”, lo cual no es bueno para su conservación.

Hay que considerar que los osos de anteojos o andinos hacen parte de las llamadas especies sombrilla: su presencia es indicador de que hay otras especies de fauna y flora en el territorio. Por ser animales muy andariegos, esparcen semillas, que regeneran el territorio. Por esto se les considera protectores de los páramos. Están en 22 de los 59 parques nacionales de Colombia.

El exdiputado Sergio Trujillo Turizo, uno de los promotores de la ordenanza departamental que adopta estrategias para la recuperación de zonas degradadas, señala que muy probablemente “la deforestación está sacando a los animales de su territorio” y hay que luchar contra este flagelo sin distingo de partidos.

Ana Ligia Mora reconoció que el avistamiento de esta osa y sus crías impone el reto de luchar sin tregua contra la deforestación del territorio antioqueño.

Infográfico
10
mil 030 hectáreas de bosque se deforestaron en Antioquia en 2018, según Corantioquia.

Contexto de la Noticia

PARA SABER MÁS son los vigías de los páramos

El oso andino es tan importante para el ecosistema, que tiene un día especial para celebrar su existencia: el 21 de febrero. Lo conmemoran en Colombia y en los países andinos, como Venezuela, Perú, Ecuador y Bolivia, donde están la mayoría de ejemplares. Por ser animales que caminan mucho, son fundamentales para esparcir semillas que permiten la reforestación de los páramos, que constituyen su hábitat principal, tanto que se son catalogados como sus guardianes. Y hay que tener en cuenta que los páramos son fábricas de agua que regulan hasta los caudales de los ríos. Protegerlos ayuda a la preservación de otras especies silvestres. Pueden alcanzar un peso entre los 110 y los 120 kg y una altura de 1,8 metros.

Gustavo Ospina Zapata

Periodista egresado de UPB con especialización en literatura Universidad de Medellín. El paisaje alucinante, poesía. Premios de Periodismo Siemens y Colprensa, y Rey de España colectivos. Especialidad, crónicas.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección