<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Con simulador de vivienda rehabilitan ciegos en hospital de Medellín

Diego Zambrano Benavides | Publicado el 15 de octubre de 2019
en definitiva

El simulador de vivienda funciona desde 2010 y, junto a otros componentes del programa de rehabilitación del hospital San Vicente, ha certificado las capacidades de 165 pacientes.

El espacio no tendrá más de 40 metros cuadrados, los suficientes para que un ciego pueda aprender las distancias entre el comedor y la cocina, entre el baño y la habitación, que no serán las mismas de su casa, pero servirán para devolverle la confianza cuando comprenda que puede “ver” aguzando otros sentidos.

Fue en 2010, cuando un cuarto oscuro en los bloques de Medicina Física y Rehabilitación del Hospital San Vicente Fundación, en Medellín, pasó de ser un rincón subutilizado a llenarse de enseres, electrodomésticos y muebles que lo transformaron en un pequeño apartamento, en un simulador de vivienda.

“En este lugar se desarrollan actividades de autocuidado y de vida diaria dentro de un proceso de rehabilitación. Esta estrategia es común en la literatura científica y es intuitivo que si una persona en terapia está entrenándose, por ejemplo para vestirse sola, lo logrará mejor por medio de la simulación”, explica Juan Carlos Parra, jefe del departamento.

En 2008 el hospital tuvo acercamientos con la Agencia de Cooperación Internacional del Japón (Jica) y como parte de un proyecto para atender a pacientes víctimas de mina antipersonal visitaron simuladores de vivienda en el país asiático.

Parra conoció el modelo junto a otros colegas. Lo que habían leído en estudios médicos pudieron observarlo en la práctica. No era un objetivo costoso y trajeron la iniciativa a Medellín. Hoy en día el Centro de Rehabilitación de Sura también tiene este espacio; es decir, no son extraños, pero son poco conocidos por la ciudadanía.

En la “casita”, como llaman al simulador algunos médicos del San Vicente, no solo los ciegos logran autonomía en el autocuidado o el desarrollo de su día a día, también se pueden conducir terapias de otros pacientes como aquellos con discapacidades motoras.

Reaprendiendo

Lo cotidiano para unos es un suplicio para otros. Para que no lo sea más, por ejemplo, en el comedor del pequeño apartamento el tenedor va a la izquierda, el cuchillo a la derecha, la cuchara en la parte superior del plato y en este, la comida suele ubicarse de acuerdo a una guía internacional que, según el tipo de alimento, tiene su cuadrante en el plato.

En la habitación, la ropa se clasifica por colores y por categoría, como zapatos, pantalones o camisas. “No es necesario que esté siempre alguien al lado de un ciego. Las personas con ceguera desarrollan planos para moverse y ubicarse, y con el entrenamiento pueden hacerlo solas”, anota Parra.

Las personas que llegan al simulador de vivienda lo hacen a través del Plan de Beneficios en Salud (PBS, antes el POS). Los pacientes llegan remitidos por oftalmólogos, fisiatras, neurólogos o pediatras, que detectan pérdida de visión irreversible que repercute en su cotidianidad y, tras una evaluación, pueden entrar al programa para ciegos.

Así ingresó José Albeiro Delgado hace un año, pero antes pasó más de ocho meses en casa sin animarse a retomar el rumbo de su vida. “Yo decía que no volvería a trabajar, me creía inútil”, confiesa.

Parra explica que es un síntoma de muchas personas con discapacidad visual. “La ceguera ha estado soslayada, escondida, hay pacientes que prefieren encerrarse sin enfrentar la enfermedad”, observa.

Albeiro cuenta que al comienzo fue difícil ubicarse en la “casita”, solo con el tiempo logró dominar el espacio y ahora sabe que al entrar hay un comedor y cuatro sillas, a la izquierda se entra a la cocina y desde allí a la derecha el lavadero y al otro costado la habitación, que tiene al fondo un baño.

“Sé dónde está ubicada la cocina, donde está el ropero en el cuarto —y señala a estos cuartos con el bastón—. Aprendí a doblar la ropa y guardarla. Ya fui capaz de freír papas, hacer huevos revueltos, arepa con quesito y chocolate”.

Las personas ciegas, con la terapia, logran desarrollar actividades cotidianas sin depender de alguien. FOTOS<b><span style="text-transform:uppercase"> JULIO CÉSAR HERRERA</span></b>
Las personas ciegas, con la terapia, logran desarrollar actividades cotidianas sin depender de alguien. FOTOS JULIO CÉSAR HERRERA

Pacientes beneficiados

Al igual que José Albeiro, cada semestre el simulador, que se integra con otras terapias del proceso de rehabilitación en San Vicente, recibe entre 18 y 20 personas.

El proceso varía de acuerdo a la evolución de cada paciente: para unos puede durar un par de meses, para otros se prolonga más de un año. Quienes pasan por allí reciben al final una certificación del hospital que da cuenta de los objetivos cumplidos y servirá para demostrar capacidades y acceder a empleos.

Wílmar Babativa Bejarano es el tiflólogo que acompaña las terapias en el simulador. Es como si fuera el entrenador de los pacientes. En los 12 años que lleva trabajando en el San Vicente ha acompañado la rehabilitación certificada de 165 personas.

“Es satisfactoria la labor, hemos visto cómo ha crecido el programa, y es reconfortante ver cómo ellos recuperan su autonomía. Este espacio, que era como un sótano, se convirtió en un lugar donde se ayuda a mucha gente”, expresa.

En la sede de Rionegro el hospital también cuenta con un simulador de vivienda que en tamaño dobla al de Medellín. Sin embargo, aquel espacio no se usa para la rehabilitación de personas con ceguera.

José Albeiro, que recibirá su certificado dentro de poco, espera que a la “casita” puedan llegar más personas que, como él, perdieron en algún momento la esperanza. Escribía Saramago en su Ensayo sobre la ceguera: “Ayer veíamos, hoy no vemos, ¿mañana veremos?”.

José Albeiro Delgado, de 38 años, es uno de los pacientes ciegos que se ha beneficiado con el simulador de vivienda. En el pequeño apartamento recuperó su autonomía.
José Albeiro Delgado, de 38 años, es uno de los pacientes ciegos que se ha beneficiado con el simulador de vivienda. En el pequeño apartamento recuperó su autonomía.

Contexto de la Noticia

DICEN DE... hay que acoger estas estrategias

Con la salvedad de que una persona ciega no llega a ser 100 % independiente, Juan Carlos Ortiz, consultor del Consejo Iberoamericano de Accesibilidad, considera valioso que los centros médicos apliquen estrategias como los simuladores de vivienda. “Si bien siempre se va a necesitar ayuda de alguien, la rehabilitación sí logra que la persona adquiera un grado de autonomía que permite tener una vida común y corriente” dijo. Alrededor de 800.000 personas son ciegas en Colombia, según el Dane (sin contar el subregistro). Para Ortiz, programas como el de San Vicente pueden ser un salvavidas para muchos de ellos.

Diego Zambrano Benavides

Periodista de la Universidad de Antioquia interesado en temas políticos y culturales. Mi bandera: escribir siempre y llevar la vida al ritmo de la salsa y el rock.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección