<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Curul indígena está cerca de quedarse vacía

  • El representante a la Cámara por la circunscripción indígena, Abel David Jaramillo. FOTO Cortesía
    El representante a la Cámara por la circunscripción indígena, Abel David Jaramillo. FOTO Cortesía
Por Leonardo Botero Fernández | Publicado el 12 de febrero de 2020

Un contrato en 2014 tiene en riesgo la curul de Abel David Jaramillo, el representante a la Cámara por la circunscripción indígena. La Corte Suprema de Justicia resolvió que como Jaramillo ya era aforado cuando fue imputado por los hechos, depende de ella definir su futuro.

El caso se remonta a cuando el congresista era alcalde de Riosucio (Caldas). Jaramillo realizó una licitación para reformar viviendas con “necesidades básicas insatisfechas”, por $165 millones. El elegido para ejecutarlo fue el Consorcio Duque Proyectos.

Pero en septiembre de 2014 se determinó que el consorcio no era el adecuado. Cuatro años después, la Fiscalía imputó a Jaramillo ante un juez de Riosucio, por los delitos de contratos sin cumplimiento de requisitos legales e interés indebido en la celebración de contratos.

Sin embargo, el representante dijo a EL COLOMBIANO que el proceso lo inició “un contratista al que no le favorecieron los resultados”.

Después de año y medio desde que se abrió el caso, la Corte Suprema resolvió que la diligencia contra Jaramillo, que comenzó en la justicia ordinaria, es su responsabilidad.

El caso apenas comienza, pero, por ser delitos contra la administración pública, podría llevar a que nadie pueda tomar esa curul si Jaramillo sale, lo que plantearía el debate sobre la representación indígena en el Congreso.

El espacio de las minorías

En Colombia, de acuerdo con el Censo de 2018, hay 1.905.607 indígenas. Jaramillo dice que desde su escaño ha buscado defender los intereses de estas personas, pero asegura que faltan “garantías sociales para las comunidades”. Una presión que se dificulta por la poca representación en el Congreso.

Al respecto, Luis Fernando Arias, consejero mayor de la Organización Nacional Indígena de Colombia (Onic), insiste a EL COLOMBIANO en que no son suficientes tres sillas: “Es necesario que haya una representación de las comunidades indígenas adicionales a las que ya existen”.

Por eso mismo, Arias dice que, más importante que la posibilidad de que la Corte Suprema pudiera dejar sin curul a Abel David Jaramillo, es que para ellos hay una subrepresentación en el Congreso que los discrimina.

Un contrato en 2014 tiene en riesgo la curul de Abel David Jaramillo, el representante a la Cámara por la circunscripción especial indígena. La Corte Suprema de Justicia resolvió, a finales de enero, que como Jaramillo ya era aforado cuando fue imputado por los hechos, sería su responsabilidad definir el futuro político del congresista.

El caso

En 2014, cuando era alcalde de Riosucio (Caldas), Jaramillo realizó una licitación pública para un contrato de $165 millones destinado a “la adecuación de las unidades de vivienda que presentan altos índices de necesidades básicas insatisfechas”. De los oferentes, resultó elegido el Consorcio Duque Proyectos. Sin embargo, en septiembre de 2014, se determinó que ese consorcio “no cumplía con las exigencias técnicas”.

Por eso, la Fiscalía, el 22 de marzo de 2018, imputó a Jaramillo ante un juez del Circuito de Riosucio, los delitos de contratos sin cumplimientos de requisitos legales e interés indebido en la celebración de contratos.

“Se determinó que el Consorcio Duque Proyectos no cumplía con uno de los requisitos habilitantes determinados en el pliego de condiciones definitivo, por tanto, debió determinarse la no admisión del consorcio dentro del proceso de selección”, señaló el ente investigador.

Sin embargo, el representante, que no aceptó cargos, dijo a EL COLOMBIANO que todo empezó porque “hubo un contratista al que no le favorecieron los resultados y él interpuso una demanda con el argumento de que a quien se le adjudicó la obra no cumplía. Pero el beneficio a la comunidad llegó, se llegó a las comunidades que más lo necesitaban”.

Después de más de año y medio en el que no se había definido quién debía juzgar a Jaramillo, la Corte Suprema resolvió que era el organismo en cargado por tratarse de un aforado.

La representación indígena

El proceso contra Jaramillo apenas comienza, pero, por ser delitos contra la administración pública, si se falla en su contra, podría declararse la silla vacía. Es decir, nadie podría reemplazarlo. Con este panorama, surge la duda de qué pasará con la vocería de estas comunidades en el Congreso.

En Colombia, de acuerdo con el Censo de 2018, hay 1.905.607 indígenas, lo que supone 4,4 % de la población total, repartidas en 115 comunidades que tienen presencia en todo el territorio nacional.

Sobre su trabajo en el Congreso, Jaramillo aseveró que ha buscado defender a las comunidades indígenas, presentando, por ejemplo, iniciativas para el reconocimiento de la niñez y de la mujer indígena, así como otras propuestas destinadas a la protección de los territorios propios de estas comunidades.

Sin embargo, también aseveró que, a pesar de ese trabajo, faltan “garantías sociales para las comunidades indígenas, pues no se han cumplido los acuerdos firmados por este y por gobiernos anteriores” en temas como tierra. Una presión que, dice, se dificulta por la poca representación en el Congreso.

Punto que es profundizado por Luis Fernando Arias, consejero mayor de la Organización Nacional Indígena de Colombia (Onic), quien señaló, en diálogo con EL COLOMBIANO, que tres no son suficientes las curules para representar a estos pueblos en el Congreso.

“Es necesaria que haya circunscripciones territoriales en las cinco regiones del país, que haya una representación de las comunidades indígenas adicionales a las que ya existen. En una reforma política deberían introducir una mayor participación habida cuenta la diversidad”, afirmó.

Por eso mismo, Arias insiste en que, más importante que la posibilidad de que la Corte Suprema pudiera dejar sin curul a Abel Jaramillo, es que, incluso hoy, hay una subrepresentación en el Congreso para los intereses de los indígenas.

Contexto de la Noticia

radiografía Las otras curules indígenas

La Constitución de 1991 definió que en el Congreso debe haber un representante y dos senadores provenientes de los pueblos indígenas. Para este cuatrenio, los encargados son Abel David Jaramillo en la Cámara, y Feliciano Valencia y Manuel Bitervo Palchucán en el Senado. Sin embargo, para Luis Fernando Arias, consejero mayor de Onic, esta representación es insuficiente, “porque en Colombia existen 115 pueblos indígenas. Debería haber una representación por cada una de las cinco regiones”.

Leonardo Botero Fernández

Periodista de la UPB y especialista en Creación Narrativa de la Universidad Central (Bogotá). Escribo.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Notas de la sección