<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x

una de las primeras instituciones que adoptó el bilingüismo en la ciudad cumplió siete décadas de enseñanza, graduando más de 2.800 mujeres en el mismo lapso. el aniversario será celebrado en una serie de eventos, entre ellos un foro educativo.

con una eucaristía en la catedral metropolitana de la ciudad, comenzó la celebración de los 70 años de historia del colegio marymount, ubicado en la comuna de el poblado, en medellín.

el centro educativo fue fundado en 1954, cuando las religiosas del sagrado corazón de maría trajeron por primera vez una oferta educativa bilingüe femenina a la ciudad de medellín.

su historia como uno de los primeros colegios privados de la ciudad, relata también la transformación colombiana. “cuando comienza el colegio en los años 50, se buscaba educar a las mujeres con herramientas que les permitiera ser líderes en la sociedad y contar con el manejo de una segunda lengua que era el inglés. se funda el colegio, y a finales de los años 50 y 60 viene todo este auge de las mujeres, de la libertad, del liderazgo, del empoderamiento, es por esto que creemos que nuestras religiosas fueron muy vanguardistas”, comentó catalina guzmán urrea, rectora del marymount.

por sus aulas han pasado medallistas olímpicas, campeonas mundiales deportivas, importantes investigadoras científicas internacionales, médicas reconocidas a nivel mundial, directoras de fundaciones y ong, empresarias, directoras de teatro y líderes culturales, actrices, gerentes de empresas, periodistas destacadas y un incontable número de mujeres que se han dedicado a dejar huella, un legado en la sociedad.

“tenemos claro el contexto de estas estudiantes, que vienen de unas familias donde sus papás son líderes empresariales, en salud, financieros, en fin, dentro del sector productivo tienen un liderazgo, vienen con ese adn. entonces, como las estudiantes traen desde casa esas herramientas, buscamos formar buenos seres humanos que, con todo lo que tienen, puedan realmente impactar la sociedad; es esa ética de cómo me relaciono con el otro, qué hago por el otro, es mi bienestar, pero también es el bienestar del otro”, comentó guzmán.

según las directivas de la institución, esta fue pionera en adaptar los cambios tecnológicos que experimentaba el mundo perder su filosofía. de las máquinas de escribir pasaron rápidamente a los computadores y al uso de internet y la adopción de nuevas metodologías. en pandemia tuvieron un modelo exitoso de educación virtual y luego fue uno de los primeros colegios privados en abrir sus puertas tras la cuarentena.

“siempre ha dado respuesta a lo que ha pasado en lo social en ese momento, entonces ahora la pregunta es ¿qué vamos a hacer con todo este tema de inteligencia artificial, con la tecnología, las redes sociales? ¿cómo formamos estudiantes para que tengan esas herramientas, pero también pensando en cómo van a impactar en lo social? esto nos hace unos abanderados en esa educación pertinente, pero que también es de vanguardia”, explicó la directiva.

uno de los giros trascendentales que ha tomado la institución recientemente es la inclusión en sus aulas de niños, convirtiendo al marymount en una institución de educación de calidad ahora mixta. hasta la fecha se han matriculado 21 niños para la vigencia 2024.

además, su énfasis actual es la inteligencia emocional. “a la par del currículo académico tenemos el currículo socio emocional, es la posibilidad de que los niños y los padres de familia vean ese seguimiento de ese ser humano, que no solamente da cuenta del rendimiento académico, sino de cómo vas como persona, qué hábitos has desarrollado, desde tu proceso evolutivo, cómo va esa relación con el otro y contigo mismo”, relató la rectora.

el marymount medellín tiene doble acreditación internacional proporcionada por las agencias cis y neasc, proceso que se realiza cada cinco años. este año se acreditará bajo una nueva ruta que les permitirá documentar sus cuatro nuevos proyectos: espacios de aprendizaje siglo xxi, educación mixta

un cambio de mentalidad, sistema institucional de evaluación y el currículo internacional en preescolar, basado en el juego.

según indicaron desde el marymount, este es el segundo mejor colegio de la ciudad y ocupa el lugar 15 en el país, según el ranking col sapiens 2023

2024.

la celebración por los 70 años también acogerá el foro “educación pertinente para un mundo cambiante” que se llevará a cabo en el auditorio del colegio el próximo 6 de marzo, desde las 8:00 a.m. y contará con 300 invitados presenciales en el auditorio y transmisión en streaming por el canal de youtube del colegio para toda la comunidad que quiera conectarse.

language COL arrow_drop_down

“El conflicto armado no puede convertirse en verdad oficial”

El historiador Darío Acevedo es la nueva carta del Gobierno para escribir la memoria del país.

  • Darío Acevedo Carmona, aspirante a director del Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH). FOTO ARCHIVO JAIME PÉREZ
    Darío Acevedo Carmona, aspirante a director del Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH). FOTO ARCHIVO JAIME PÉREZ
02 de febrero de 2019
bookmark

La dirección del Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH) se convirtió en una papa caliente para el presidente Iván Duque, quien en primera instancia buscó nombrar al periodista Mario Pacheco, abierto opositor al trabajo del Centro y a quien retiró el ofrecimiento tras la presión de las organizaciones de víctimas, y después al profesor Vicente Torrijos, quien había incluido en su hoja de vida un falso doctorado.

Ahora, su apuesta es por el historiador antioqueño Darío Acevedo, cuyo currículo está en la Función Pública para observaciones ciudadanas. Si pasa este requisito podría ser el nuevo director, en reemplazo de Gonzalo Sánchez, quien estuvo al frente de la entidad desde sus inicios, en 2011. EL COLOMBIANO habló con él.

¿Se está metiendo en la boca del lobo, porque los otros aspirantes al puesto recibieron fuertes críticas por su tendencia política?

“Hay que tener en cuenta que el CNMH es un ente estatal, no es una ONG ni una Universidad, tiene como función recoger, recopilar toda la memoria histórica de las víctimas de la violencia política en Colombia desde 1982, entonces no puede haber sesgos ni para un lado ni para el otro. Quienes estemos trabajando ahí somos funcionarios, los integrantes del equipo deben ser académicos que no podemos enturbiar los análisis sobre una situación tan delicada”.

Habla de violencia política cuando el CNMH está planteado en la Ley 1448, que establece la existencia del conflicto armado en Colombia, ¿usted reconoce la existencia de ese conflicto?

“Ese es un tema de mucha controversia, hay quienes sostienen que lo vivido en Colombia fue un conflicto armado, algo así como un enfrentamiento entre el Estado y unas organizaciones levantadas contra él; otros piensan que fue una defensa del Estado de una amenaza terrorista y de unas organizaciones que habían degenerado en su perspectiva política al mezclarse con el secuestro, el narcotráfico y los crímenes de lesa humanidad. Aunque la ley de víctimas dice que lo vivido fue un conflicto armado eso no puede convertirse en una verdad oficial”.

No me respondió, ¿cree que hubo un conflicto armado?

“Lo que yo opine al respecto no puede marcar la producción del Centro de Memoria, no puede influir deliberadamente en los testimonios que den las víctimas”.

El CNMH ha hecho una gran recopilación de testimonios de excombatientes ¿serán importantes para la construcción de la memoria?

“Yo pienso que solamente en casos en que sea estrictamente necesario escuchar a algún victimario, pero en general esa no es la función del CNMH, escuchar a los victimarios es la función de la JEP y de los organismos judiciales”.

¿El CNMH bajo su tutela va a ser el contrapeso de la Comisión de la Verdad?

“No. Ese es un asunto que se debe pensar en diferentes instancias del Gobierno porque hay una situación de duplicidad de funciones y de trabajos con el Acuerdo de Paz entre el Gobierno Santos y la guerrilla de las Farc. Este Acuerdo estipuló la creación de la JEP, de la Comisión de la Verdad y una serie de organismos que tienen distintas funciones. El Centro fue creado, mucho antes, y está haciendo tareas que hoy en día también está haciendo la JEP, por ejemplo, esa justicia citó a algunas personalidades que habían sufrido el secuestro por parte de las Farc, ellos rindieron testimonio, dijeron lo que habían sentido, cómo había sido su experiencia, y eso es algo del interés del CNMH. La JEP se debe concentrar en acopiar la información que llegue a establecer un juicio y su respectiva penalidad sobre los responsables de ciertos delitos”.

Pero además de la JEP, que es el órgano jurisdiccional, también está la Comisión de Esclarecimiento de la Verdad, ¿cómo cree que puede ser el trabajo entre las dos instituciones?

“Necesitamos que se delimite el campo de acción de cada entidad, si ellos están encargados de establecer la verdad, cosa que ya ha sido aceptada por el Estado, como quien dice van a producir una verdad oficial, no tendrían por qué tener un trabajo de interpretación; en cambio, nosotros nos dedicaríamos a recopilar todo tipo de información, declaraciones verbales, documentos, imágenes, objetos que puedan ser clasificados y dispuestos al servicio de los investigadores académicos para que produzcan sus interpretaciones”.

Cuando hay críticas sobre los otros candidatos a la dirección del Centro, se habla de cómo el relato del conflicto podría cambiar y se desconozcan los “falsos positivos”, ¿qué opina?

“Ese no es un motivo de preocupación porque si las víctimas cuentan una determinada historia, ninguna institución puede cambiar esa declaración”.

Es decir, ¿considera que siempre las víctimas tienen la razón?

“No, no es que las víctimas siempre tengan la razón, pero cuando están hablando, las víctimas están contando su memoria, su impresión, nadie tiene por qué cuestionar lo que está diciendo una víctima, pero si se encuentra información que pueda ser manipulada o inventada, como en efecto ha ocurrido en nuestra historia, habrá que poner eso en manos de organismos de investigación”.

¿Qué opinión le merece el trabajo hecho por Gonzalo Sánchez?

“Todavía no tengo una información bien formada sobre el trabajo del doctor Sánchez, sé que es un trabajo largo, de prácticamente 10 años. Él es un experto en estudios de la violencia y yo tengo algunas contradicciones con sus estudios, pero no tengo elementos de juicio para hacer un balance de todo lo que hizo el Centro. Tengo que mirar la marcha de la institución, la planta, los trabajos que hace, los proyectos que tiene y eso solo se podrá hacer cuando esté allá en funciones”.

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*