<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Campaña electoral, un fantasma para el avance de la legislatura

  • El periodo legislativo anterior se caracterizó por fuertes discusiones que atrasaron la agenda. El actual podría tornarse lento no solo por la esencia de los proyectos pendientes, sino por la actividad política de los congresistas por las elecciones venideras. FOTO colprensa
    El periodo legislativo anterior se caracterizó por fuertes discusiones que atrasaron la agenda. El actual podría tornarse lento no solo por la esencia de los proyectos pendientes, sino por la actividad política de los congresistas por las elecciones venideras. FOTO colprensa
Por colprensa y
juan camilo montoya e. | Publicado el 19 de agosto de 2019
200

proyectos de diversas temáticas han sido radicados en la actual legislatura.

en definitiva

Las campañas en las regiones para las próximas elecciones tendrán a los congresistas en dos frentes: el cuidado de su caudal electoral en los municipios y la gruesa agenda legislativa.

Carlos Cuenca, presidente de la Cámara de Representantes que recién ajusta el primer mes en el cargo, recibió una derrota muy particular: el plenario no lo acompañó en la idea de que las sesiones se mantengan los martes y los miércoles y no los lunes y martes.

El cambio en la agenda de trabajo se debió a que de aquí hasta la última semana de octubre los congresistas tendrán una prioridad política de peso, liderar las campañas de sus candidatos a las elecciones regionales del día 27 de ese mes cuando se escogerán alcaldes, gobernadores, concejales, diputados y ediles, todos ellos claves para las aspiraciones de reelección de los congresistas en marzo de 2022.

No valió la advertencia de Cuenca. “Con esta propuesta se corre peligro de que las Comisiones no puedan sesionar, porque el lunes estarían llegando los congresistas de la región a Bogotá y el martes sería el día de lleno para la plenaria”, manifestó el dignatario de la Cámara a sus compañeros y a los periodistas.

Esa nueva realidad, sesionar lunes y martes, estaba casi que echada. El Senado impuso ese modelo desde hace un mes cuando su presidente, Lidio García, así lo dispuso para facilitar la campaña política en la región y el trabajo legislativo en Bogotá.

De ahí que la campaña se convierte desde ya en un “fantasma” para que la discusión de más de 200 proyectos, ya radicados, en donde hay de toda índole se puedan colgar y frenar las pretensiones de partidos (oficialistas, independientes y oposición) y el propio gobierno.

Pocos avances

Va poco más de un mes de la actual legislatura y lo rescatable hasta ahora tiene que ver con iniciativas acumuladas del periodo anterior.

El proyecto que le daría cárcel a los corruptos, hundido hace pocos meses por una falta de comunicación entre el Gobierno y algunos congresistas y que es una de las banderas de la consulta anticorrupción, ya se encuentra en el Senado y deberá ser votado en dos ocasiones.

También los pliegos tipo, una prioridad para el gobierno de Duque para darle transparencia a la contratación estatal en las obras de infraestructura, ya fue aprobado en el tercero de sus cuatro debates y solo le queda la plenaria en la Cámara de Representantes para convertirse en ley.

Aquí está el nudo

Como sucedió en marzo con las objeciones del presidente Duque a la ley estatutaria de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), que se tomó dos meses de las sesiones en el Congreso; hay proyectos polémicos que pueden estancar el camino de toda la legislatura en términos generales.

Este martes inicia la discusión de la propuesta de cadena perpetua para los violadores y asesinos de menores de edad.

Duque ha defendido esa intención y ha asegurado que no se trata de “populismo punitivo” y que confía en que los congresistas lo tramiten con celeridad.

Este proyecto, que además tiene el respaldo de la Fiscalía General de la Nación, avanza en la Cámara de Representantes aunque los debates más polémicos están por venir.

No obstante, los proyectos que tendrían más controversia en el Congreso son de autoría del Centro Democrático.

El primero, con insistencia del uribismo, es la reforma a la JEP con la cual esperan que se incorpore una subsala especial para que haga revisión exclusiva a los procesos que tienen los militares, sumado a que se aumenten los magistrados que los atenderán. Desde ya, en bancadas como el liberalismo y La U, han manifestado que no la acompañarán porque cambia la normatividad de los acuerdos de paz.

El segundo proyecto del Centro Democrático que comienza a suscitar controversia es el que permite la doble instancia para aforados con retroactividad, también conocida como la “Ley Arias”.

Esta iniciativa tiene la especial defensa del expresidente y senador, Álvaro Uribe Vélez, y beneficiaría al exministro de Agricultura Andrés Felipe Arias, quien fue recientemente extraditado de los Estados Unidos y sigue pagando una condena de 17 años por el caso del Agro Ingreso Seguro.

Otro proyecto que agitará la discusión es el que prohibiría en Colombia la fumigación aérea con glifosato de cultivos ilícitos, esto para proteger la vida de los campesinos de las regiones en donde el narcotráfico tiene sembradíos de coca, para quienes están a favor. El Gobierno y sus bancadas continuarán defendiendo las cualidades de la aspersión aérea.

También se radicó una iniciativa para lograr condiciones de equidad para los soldados e Infantes de Marina profesionales en servicio activo, la prohibición de los plásticos de uso único y del polietileno expandido como el icopor, espera su discusión en esta legislatura, así como la creación del Ministerio de la Familia y el nuevo Código Nacional Electoral que se espera que para mediados de septiembre.

Los antecedentes y las temáticas por tratar presagian que la polarización y las diferencias estarán a la orden del día. Panorama difícil si además los congresistas estarán en las regiones haciendo campaña con sus candidatos.

Contexto de la Noticia

Paréntesis investigaciones pendientes

El Congreso deberá avanzar en dos investigaciones claves. Una abierta al expresidente Juan Manuel Santos en la Comisión de Acusaciones por su presunta responsabilidad al haber recibido financiación de la multinacional Odebrecht para su reelección en junio de 2014. Este proceso está frenado desde hace más de un mes porque su investigador, el representante uribista Ricardo Ferro, está recusado. El otro caso es el del expresidente de la Corte Suprema de Justicia, Leonidas Bustos, quien deberá ser procesado según la Cámara en el juicio político en el Senado por estar comprometido en el “Cartel de la toga”, en el que varios magistrados vendían los fallos.

Juan Camilo Montoya Echavarría

Me gusta escuchar a la gente y contar sus historias, así descubro el mundo. Amor infinito por el océano y, como vivo encerrado entre montañas, cada vez que puedo me voy a bucear. Especialista en Comunicación Política- EAFIT.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección