<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

¿El destino de los Óscar este año será Roma?

  • Alfonso Cuarón, a días de hacer historia en los preimos Óscar este año. FOTO AFP
    Alfonso Cuarón, a días de hacer historia en los preimos Óscar este año. FOTO AFP
Publicado el 21 de febrero de 2019
en definitiva

El aparente mal momento por el que pasan los Óscar no ha hecho que disminuya su importancia para el sector cinematográfico. De hecho, siguen siendo vitales para estimular la industria.

Esta edición tiene muchos asteriscos: primera vez que una cinta en español –y otra de superhéroes – son nominadas a Mejor película, que una mujer indígena entra a la categoría Mejor actriz, y después de tres décadas no habrá anfitrión que guíe la gala. Los Óscar se transforman.

Además, hay expectativa por la presentación de Queen y Lady Gaga en vivo, y por el impacto que pueda tener Netflix, productora de Roma, como una plataforma digital que se mete en el negocio de las productoras tradicionales: hacer y proyectar cine.

Esas peculiaridades hacen que hoy la Academia se proyecte como “más atenta y diversa” y que sea una entrega “histórica para Latinoamérica”. Así se refirió el crítico y presentador de TNT, Rafael Sarmiento, en entrevista con EL COLOMBIANO, quien durante 16 años ha cubierto para la cadena de televisión los principales eventos de cine.

El nonagenario se ha mantenido en pie y sigue entregando los galardones más cotizados de la industria.

De la familia para la familia

Otra cosa está clara. Es un evento de la industria norteamericana para estimular, esencialmente, su propia cinematografía.

De hecho, el crítico de cine Orlando Mora, asiduo asistente a Festivales internacionales, se refiere a este evento como una “fiesta nacional”, en la medida que hace parte de la estrategia de promoción de sus productos y figuras.

“No es simplemente que la industria se mire a sí misma, porque no es narcisista, sino que se celebra en una conmemoración familiar”, explica.

También señala que no es del caso compararlo con los encuentros cinematográficos que se dan en Cannes, Berlín o Venecia, porque estos trabajan bajo criterios de calidad y no tratan de “promover ninguna industria”.

¿Y la crisis?

Los cambios repentinos, los debates alrededor de si hay o no presentador, de disminuir el tiempo de la transmisión de 4 a 3 horas , de incluir largometrajes taquilleros (como Pantera negra) en la categoría Mejor película, responden principalmente a una idea: baja audiencia.

En 2018 el programa de televisión cayó un 19 % en su tasa de espectadores frente al año anterior. Fue visto por 26,5 millones de televidentes, casi la mitad de los que vieron el show en 1998, cuando Titanic, con 55 millones, arrasó.

“A lo mejor tiene que ver con los cambios en el público y la volatilidad cada vez mayor del espectador de televisión”, comenta Mora.

A pesar de que el evento es visto por menos personas su importancia sigue siento definitiva. Las casas productoras (Netflix como nuevo competidor) luchan por ganar. “Visibilidad”, es la razón que le da el crítico y profesor de cine, Pedro Adrián Zuluaga, a la influencia de los premios: “Incluso si la gente no ve la ceremonia –por larga y aburrida– los Óscar determinan las conversaciones”.

Rafael Sarmiento explica que la simple etiqueta de Academy Award Winner (Ganador del Óscar) es un punto de venta de entrada: “A nivel de industria cambia las condiciones económicas y laborales. Te abre otras puertas”.

Roma o no Roma

La discusión la planteó el diario The New York Times el fin de semana pasado. La película de Alfonso Cuarón producida por Netflix– es la conclusión a una racha de “crisis” de intereses: “¿Votar por Roma porque es la mejor película o no? ¿Respaldarla, sin importar sus méritos artísticos, solo porque Netflix representa un desafío?”, dice el artículo.

Orlando asegura que esta edición estará marcada por lo que suceda con la cinta mexicana y la plataforma digital: “Lo más curioso es que hay más atención frente a Roma y si el servicio de streaming es capaz de ganar un Óscar, que frente a cuáles son las otras películas en competencia”, explica Mora.

Sarmiento cree, incluso, que Netflix ya se metió: “El que no lo quiera ver vivirá anacrónico. Estamos en un nuevo orden de producciones y consumo”.

Este domingo se sabrá si los Óscar encenderán más televisores que el año pasado, si los superhéroes harán historia y si se hablará más de cine en español que antes .

Contexto de la Noticia

Claudia Arango Holguín

Periodista, presentadora y locutora hoy inmersa en el mundo digital. Fui DJ de radio, escribir siempre ha sido un gusto y leer una pasión. Amo los animales y mi afición son los viajes. Periodista de tendencias en elcolombiano.com

Ronal Castañeda

Periodista. Estudiante de maestría en Estudios y Creación Audiovisual.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección