<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Hilo de retorno y cómo rehacer una película 10 años después

El director Erwin Goggel presenta el Hilo de retorno, que surgió tras otra visión de Retratos en un mar de mentiras. Este fue el proceso.

  • Paola Baldión es la protagonista de Hilo de retorno. FOTO Cortesía
    Paola Baldión es la protagonista de Hilo de retorno. FOTO Cortesía
  • Escena de la película con Paola Baldión y Julián Román. FOTO Cortesía
    Escena de la película con Paola Baldión y Julián Román. FOTO Cortesía
Publicado el 24 de febrero de 2022

Hay, según sus cálculos, un 40 % de diferencia entre las dos películas, Retratos en un mar de mentiras, que se estrenó en 2010, e Hilo de retorno (2020), que se verá a partir de hoy en Medellín. El director y productor colombiano Erwin Goggel explica que comparten actores, escenarios y el aspecto básico de las situaciones, pero son dos cintas diferentes.

La película de 2010 fue la ópera prima de Carlos Gaviria, producida por Goggel. La de 2020 dice en los créditos: guion y dirección de Erwin Goggel, basada en un guion original de Carlos Gaviria.

No hay muchos detalles de qué pasó para que Goggel decidiera hacer una nueva película, él explicó: “De entrada fue mi visión, lo que pasó es que con Carlos acordamos que él sacaba primero su película y nosotros otra. Nos demoramos terminando esta porque además era bueno dejar pasar tiempo para que esta tuviera una nueva generación de espectadores”.

Hilo de retorno es la historia de Marina, que tras una avalancha en un barrio pobre de Bogotá debe regresar al pueblo que había abandonado tras haber sido desplazada del conflicto por la guerrilla.

Retratos en un mar de mentiras cuenta la misma historia, pero con diferencias. “Hilo de retorno tiene otro tema. Retratos en un mar de mentiras era bastante llena de chistes, a lo Sábados Felices, y esta está centrada más sobre la historia de las mujeres, en el relato de la mujer (interpretada por Paola Baldión) que en el del fotógrafo ambulante (Julián Román)”.

Lo cierto es que es una muestra de cómo se pueden contar historias, que todo depende de la visión del artista. El director comenta que para quienes vieron la primera será muy interesante ver cómo una película puede ser tan distinta coincidiendo en actores, lugares y escenas, y que la experiencia será nueva, “más valiosa, más profunda y más seria que la primera película”.

Escena de la película con Paola Baldión y Julián Román. FOTO Cortesía
Escena de la película con Paola Baldión y Julián Román. FOTO Cortesía

Vigente 10 años después?

Para Goggel, quienes tenían 8 años cuando salió la primera ya tienen 18. “Hay una cantidad de público nuevo, ha pasado tanto tiempo que por un lado la gente no va a saber muy bien qué fue lo que vio en la primera y esta los va a sorprender”.

Para Goggel la versión de hoy sigue vigente: “Precisamente porque el país sigue igual de mal”, y aclara que esta película le da peso a la historia de las mujeres, ellas son el centro de la historia. Para Goggel son quienes más sufren con los conflictos del país, pero a la vez son la esperanza de que pueda mejorar.

Como ha pasado tanto tiempo, no hubo cómo meter escenas nuevas, pero sí explica Goggel que después de terminar el rodaje, hace más de 10 años, se siguieron filmando escenas hasta el punto en el que fue imposible hacer otras nuevas. “Los actores ya estaban cambiando mucho o estaban muy ocupados”. En la producción aparece Edgardo Román, quien murió hace menos de un mes.

Esta película se terminó en 2020, pero apenas se verá en cine este año. Hoy tendrá una función especial en el Museo de Arte Moderno de Medellín a las 5:30 p.m. en la que Goggel conversará con Víctor Gaviria (Goggel fue el productor de La vendedora de rosas).

Se verá también en El Centro Colombo Americano: sede centro y cinemas Procinal, Las Américas.

Contexto de la Noticia

Para saber más Mucho se graba, no queda todo

El cineasta paisa Juan Sebastián Mesa explica que en cada película es muy relativo lo que se queda por fuera luego de terminarla: “Depende de cada proyecto, normalmente los primeros cortes son de dos horas, dos horas y media para una película de 90 minutos, por lo general, es un tercio de lo que se rueda lo que queda al final. Hay escenas a las que se le hacen varias tomas y solo queda una. Hay directores que ruedan mucho, otros poco, no hay como una cifra exacta y son múltiples factores, guiones muy largos que luego hay que sintetizar, por ejemplo, en la sala de montaje”.

El que quede tanto material por fuera puede facilitar las nuevas versiones. Uno de los casos más sonados en los últimos años fue La liga de la justicia. En la primera película, de 2017, su director original Zack Snyder se fue del proyecto antes de terminarla (por problemas personales). La que salió ese año fue la visión de otro director. A petición de los fanáticos Snyder regresó a terminar, con lo que había hecho, su propia versión, quedó una película de cuatro horas y 28 minutos lanzada en 2021.

Claudia Arango Holguín

Periodista, presentadora y locutora. Fui DJ de radio, reportera de televisión y ahora disfruto el ejercicio de escribir a diario. Melómana, cinéfila y seriéfila.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección