<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Con sus manos, Manuel Rojas le da vida al cobre

  • Manuel Rojas está en Medellín hace ocho años. FOTO Julio César Herrera
    Manuel Rojas está en Medellín hace ocho años. FOTO Julio César Herrera
  • Con sus manos, Manuel Rojas le da vida al cobre
Por John saldarriaga | Publicado el 27 de febrero de 2017

Manuel Rojas ha sido andariego. Y en sus andanzas por el país ha dejado huella de trabajador y en sus manos ha quedado la marca de la rudeza de los materiales y las herramientas que ha empuñado.

Cuando uno tiene en la mano la suya para saludarlo, cree por un momento que agarra un riel del ferrocarril, tibio por el sol. Áspero, como si ese riel hubiera dejado hace tiempos de ser pulido por el paso del tren y el óxido se hubiera apoderado de él. Es por el cobre, explica. Retuerce los alambres con los dedos, sobre todo con el pulgar y el índice, al punto que se le han borrado las huellas digitales.

Su figura alta guarda la elegancia elástica de nacidos en Buenaventura. Coronado con una gorra de beisbolista, ve el mundo con un solo ojo, el izquierdo, porque de niño perdió el derecho jugando, y a través de unas gafas oscuras. Su tez negra contrasta con una chivera blanca.

Trabaja bajo la sombra de uno de los árboles de la Plaza Botero ante la vista admirada de los transeúntes, unos de estos extranjeros, que se detienen a observarlo.

Nacido el 17 de junio de 1949, su destino está regido por el signo Géminis. Asunto nada menor si se tiene en cuenta que las figuras que más le piden en filigrana de cobre son signos zodiacales. Entre las características de su signo, los astrólogos señalan que son viajeros, inteligentes, deseosos de aprender cosas nuevas y con la idea de que la vida es un juego. Entonces, Manuel es un Géminis legítimo: ha movido tanto sus pies que no ha impedido la hierba crecer en ninguna parte. En cada sitio aprende un oficio, en especial los agropecuarios y las artesanías. Y el trabajo lo ha tomado como algo lúdico, no como una pesada carga ni un castigo que haya que cumplir por haber quedado establecido en el Génesis.

Por encargo, elabora cualquier signo, sin muestra, sino que lo va observando en la figura que conserva en la mente. Cuando no tiene un pedido, va dándole forma a una balanza, la de Libra, porque tiene más venta. No solamente se la compran los libranos, esos que nacimos entre septiembre y octubre, sino los abogados que siguen teniendo en la balanza el símbolo de la justicia.

“Salí a andar desde que tenía catorce años”, cuenta sin dejar de trenzar alambres amarillos. “Ya había conocido Guapi, Tumaco, Micai y López de Micai con los pescadores, de modo que muy temprano aprendí a pescar”.

Al salir de casa, nadie se opuso. Su madre y su padre no andaban juntos ni le prestaban mucha atención, de modo que nadie debió extrañarlo. Fue a parar a los ingenios azucareros de Cali, siguió por los arrozales del Tolima, se demoró en los hatos de los Llanos Orientales... Quemaba monte para preparar terrenos para el cultivo, sembraba, desmalezaba. En Urabá creyó asentarse de para siempre. Permaneció diez años al lado del mar, trabajando primero en las bananeras y después pescando.

“Yo sé que usted quiere que le cuente cuándo me encontré con el cobre... —enrolló un alambre alrededor de un cilindro metálico, como formando un resorte. Lo sacó del cilindro y le dio vueltas alrededor de un brazo de la balanza, para decorarlo—. Yo vivía en Santa Bárbara del Zulia, en Venezuela. Era el año 1990 o algo así. El bolívar valía como dieciocho pesos, de modo que pasaba a Cúcuta los fines de semana a tomarme unos tragos. Conocí a una ocañera de ojos verdes, artesana. Nos enamoramos y me la llevé a Venezuela. Yo seguí trabajando en una platanera y ella con sus alambritos. Fui aprendiendo a trenzarlos y un buen día, con tantos pedidos que tenía ella, terminé cambiando de trabajo. Me volví artesano. Y, vea, no me va mal”.

A la hora en que las sombras son más cicateras, los vendedores de golosinas y de bebidas, así como los fotógrafos, se aglomeran bajo uno de los árboles frondosos de ese parque de esculturas, situado frente al Museo de Antioquia. Manuel suma su humanidad a este grupo y sigue trabajando de pie mientras habla con ellos animadamente.

Contexto de la Noticia

John Saldarriaga Londoño

Envigadeño dedicado a la escritura de periodismo narrativo y literatura. Libros de cuentos: Al filo de la realidad y El alma de las cosas. Periodismo: Contra el viento del olvido, en coautoría con William Ospina y Rubén López; Crónicas de humo, El Arca de Noé, y Vida y milagros. Novelas: Gema, la nieve y el batracio, El fiscal Rosado, y El fiscal Rosado y la extraña muerte del actor dramático. Fábulas: Las fábulas de Alí Pato. Premio de la Sociedad Interamericana de Prensa.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Notas de la sección