<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

La obra de arte del año fue un banano pegado en la pared

  • A principios de diciembre, en la feria Art Basel Miami 2019, la gente hacía fila para tomarse fotos con la banana. FOTO afp
    A principios de diciembre, en la feria Art Basel Miami 2019, la gente hacía fila para tomarse fotos con la banana. FOTO afp
  • En @cattelanbanana se postean imágenes de intervenciones que han hecho los usuarios de su amor y odio por esta pieza de arte contemporáneo. FOTO cortesía
    En @cattelanbanana se postean imágenes de intervenciones que han hecho los usuarios de su amor y odio por esta pieza de arte contemporáneo. FOTO cortesía
  • La obra de arte del año fue un banano pegado en la pared
  • La obra de arte del año fue un banano pegado en la pared
Por ronal Castañeda | Publicado el 20 de diciembre de 2019
en definitiva

Sea una obra o no, en las prácticas artísticas contemporáneas un objeto cotidiano puede ser considerado como arte. El italiano Piero Manzoni logró provocar a los medios y redes sociales.

El escándalo y dilema del banano pegado con una cinta a una pared surge porque fue vendido como una obra de arte en la feria Art Basel 2019, en Miami Beach, por 120.000 dólares, 405 millones de pesos colombianos (en realidad se vendieron dos), creado por el polémico artista italiano Maurizio Cattelan.

En medios de comunicación y redes sociales hubo conmoción, comentarios y burlas. Se compartieron memes, fotos y videos de gente usando la cinta adhesiva para poner frutas u objetos para campañas. Un usuario de Twitter pegó un ratón de un ordenador a la pared, otro unió su oreja a un retrato de Van Gogh y una empresa aprovechó la coyuntura para hacer la publicidad de una torta de crema y señaló que “el arte nunca había sabido mejor”.

¿Qué significa este fenómeno de arte que puso a hablar al mundo de un banano?

Controversia

La polémica pieza del italiano ha puesto a pensar a más de uno si tiene valor o si simplemente es una tomadura de pelo. El curador y director del Museo Universitario de la Universidad de Antioquia, Óscar Roldán-Alzate, vio el banano durante la feria en la galería francesa Perrotin, representante del artista.

Explica que fue avalada por cuatro eslabones: la plataforma (Art Basel), la galería, el artista y el público. “Hay una definición tautológica que indica que arte es todo lo que hacen los artistas y artistas son los que hacen arte”, comenta.

Carlos Uribe, artista plástico y curador jefe del Museo de Antioquia, indica que a este tipo de “creaciones” se les conoce como ready made (arte encontrado). Se trata de objetos cotidianos que el creador saca de su contexto y los presentan como producciones, como lo hizo Marcel Duchamp cuando mostró en 1917 un orinal (La Fuente) con la firma R.Mutt 1917. “Esa pieza generó polémica y cambió el transcurso del arte como lo conocemos hoy”, señala Uribe.

En adelante muchos autores hicieron lo mismo. Entre los casos conocidos está el del británico Damien Hirst, uno de los más ricos del mundo, que puso a un tiburón tigre de 4,5 metros en un tanque de 23 toneladas con formol La caja con el animal se llamó La imposibilidad física de la muerte en la mente del vivo y fue vendida en 2004 por $12 millones de dólares. Por difícil que parezca, hoy Hirst sigue siendo uno de los más cotizados en subastas.

Uribe recuerda a otros artistas hicieron lo mismo, como el también italiano Piero Manzoni, que en 1961 hizo una crítica al mercado del arte con su obra Mierda de artista, una serie de 90 latas numeradas y firmadas que contenían literalmente excrementos de artista. Fue una crítica que quiso hacer Manzoni al mercado y a lo que parece absurdo a primera vista, que con solo la firma de su creador cualquier objeto tenga un incremento irracional en su cotización.

¿Y si se pudre el banano?

La explicación la da Roldán-Alzate. Para él es importante separar arte y mercado, dos mundos distintos que se confunden al vender cualquier pieza creativa. “Uno es el mar y el otro el cielo, no tiene que ver una cosa con la otra. Una feria, por ejemplo, se parece más a un mercado de bovinos o automóviles que a otra cosa. La particularidad del arte es que además de mercancía es una manifestación simbólica que puede ser susceptible de entrar o no al mercado”.

Una obra, como la fruta, se vuelve mercancía porque hay especulación en el mercado. “En la calle un banano cuesta menos de un dólar y algo similar se pagaría por un pedazo de cinta. A eso se le suma el valor por el tiempo que tard-ó el artista en hacer la propuesta. Lo que hace que estas valgan mucho más es la especulación o plusvalía”, comenta el curador Óscar Roldán-Alzate.

Carlos Uribe, también artista plástico, defiende estos “riesgos” en el arte. ¿Qué pasaría con el valor del banano una vez se pudra?, se pregunta. Lo que le da validez, según él, es el certificado de autenticidad en el que se indica quién es el propietario de la obra. Así, el propietario puede conseguir un banano nuevo cada que lo quiera reemplazar o, incluso, si lo quiere revender más adelante.

Provocación

El galerista y coleccionista Alberto Hugo Restrepo también estuvo en los pasillos de Basel. Era tanta la cantidad de personas tomando fotos y grabando que parecía una performance. Cree que el banano no es arte y deja en entredicho si realmente se vendió o si fue el mismo artista el que hizo la compra.

Lo que sí está seguro es que logró impactar y llamar la atención de los medios para disparar el precio de su obra. “Detrás de todo creo que hay un axioma de la publicidad que dice que lo importante es el resultado, que hablen de uno, bien o mal, pero que hablen”, dice.

Por su parte, Óscar Roldán lo menciona en algún momento como un “gesto de provocación”.

Publicidad, burla, crítica o farsa, su obra fue ampliamente conocida en estas dos semanas. La conmoción fue mayor luego de que otro artista, David Datuna, durante la feria, despegó la fruta de la pared, la peló y se la comió ante la mirada perpleja de los espectadores que querían una selfie. Justificó el acto como una representación performática ni sintió pena en absoluto porque no era una fruta si no un concepto. “simplemente me comí el concepto del artista. Así que creo que esto es genial, es divertido, de eso se trata el arte”, dijo en una rueda de prensa al otro día..

Contexto de la Noticia

Paréntesis un autor con un recorrido provocador

Maurizio Cattelan (1960) es un artista conocido por sus instalaciones y esculturas hiperrealistas. Se dio a conocer a finales del siglo XX por una instalación en la que se veía una réplica a escala del papa Juan Pablo II aplastado por un meteorito. También es recordado por su inodoro de oro de 18 quilates, valorado en seis millones de dólares y que supuestamente fue robado del Palacio de Blenheim a principios de este año.

Ronal Castañeda

Periodista. Estudiante de maestría en Estudios y Creación Audiovisual.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Notas de la sección