<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

“La crónica permite ahondar en aspectos que no permite la noticia”: Cristian Valencia

El escritor colombiano ha hecho una antología de su trabajo de cronista en la que tuvo una conversación consigo mismo.

  • Ganador del Premio Simón Bolívar, Cristian Valencia ha escrito para varios medios colombianos. FOTO cortesía
    Ganador del Premio Simón Bolívar, Cristian Valencia ha escrito para varios medios colombianos. FOTO cortesía
Publicado el 26 de octubre de 2022

El Quijote anda en burro y otras crónicas es un recuento de la trayectoria periodística del escritor Cristian Valencia, editado por Tusquets. Sus textos han sido publicados en SoHo, Gatopardo, El Tiempo, Semana y Credencial. Recibió mención en un concurso de crónica organizado por Gatopardo y en 2019 recibió el Simón Bolívar de Periodismo en la categoría de columna de opinión. Ha escrito las novelas El rastro de Irene, Bitácora del dragón y Eráse una vez en el Chocó.

¿Volver a este material que lecciones le dio de su trayectoria de cronista?

“Revisitar el trabajo personal siempre es un ejercicio contradictorio, un diálogo con el ejercicio del oficio. En la mayoría de los casos, por fortuna, mi objetivo es que el protagonista no sea el cronista sino la historia, así que me siento a gusto con todos los textos. Más que lecciones, diría yo, que se trata de una conversación con uno mismo”.

En su trabajo hay una inclinación especial por narrar las vidas de los personajes alejados de la coyuntura ¿Qué posibilidades ofrece la crónica para expandir la agenda de los medios de comunicación?

“La crónica que me interesa, como lo digo en el prólogo, es la que trata sobre ‘las personas que pocas veces son visibles’. En ese sentido, digamos que puede ser un instrumento para expandir la agenda de los medios de comunicación que se interesan sobre todo por la coyuntura. La crónica permite ahondar en aspectos que no permite la noticia, el hecho solo, la anécdota; su fuerza reside en ese hilo que teje desde la superficie hasta lo más profundo y permite conectar la historia con asuntos humanos que sobrepasan lo inmediato”.

¿Cuáles han sido las características de su trabajo y el de sus coetáneos en la crónica que los diferencien de los cronistas del pasado?

“En Colombia tenemos una tradición de cronistas increíbles. Creo que nos leemos unos a otros; y leemos a los que nos anteceden. Pero la crónica recibió un impulso especial en este siglo, porque venía de capa caída. Cuando apareció Gatopardo en escena, convocó a un concurso iberoamericano y quedé de subcampeón con la crónica de Yamal, un pirata turco que conocí en Cartagena. También estuvieron, en ese nuevo impulso, la revista Cromos bajo la dirección de Marianne Ponsford, y la primera etapa de Soho bajo la dirección de Daniel Samper; fueron vitales para que se fortaleciera el género en nuestro país y en el eje latinoamericano. Me parece que la crónica hoy en día es un género que habla castellano principalmente —obvio que no desconozco la enorme tradición estadounidense—”.

Le puede interesar: El periodista colombiano Juan Miguel Álvarez ganó el Anagrama de Crónica

En su opinión, ¿cuáles son las herramientas principales del cronista?

“La mirada aguda, el oído atento, el corazón dispuesto, los brazos abiertos, las puertas de la imaginación sin llave, una biblioteca robusta, y sed de investigar y aprender”.

¿Tiene en el tintero algún proyecto de largo aliento?

“Sí, estoy trabajando en varios proyectos que me fueron quedando en la trasescena de varias crónicas que escribí, y que por ahora tienen cara de novela. Además estoy terminando la segunda parte de Las aventuras de John Soto, que tuvo su primera parte en el Chocó y ahora anda por la Guajira” .

Contexto de la Noticia

radiografía Los cruces de la ficción y el periodismo

“Tengo un afiche en mi estudio con la siguiente frase: ‘En una biografía uno esta obligado a inventar, en una novela está obligado a decir la verdad’. Yo no pensaría que son los hechos verificables los que diferencian los géneros. En mi oficio como cronista trato de encontrar puntos de encuentro con realidades que sean posibles para todos; y en la novela también. Diría que las diferencias tienen que ver más con los temas, digamos, y cómo acercarse a ellos. La crónica tiene unos límites formales más concretos, la novela tiene una voluntad propia que impone sus reglas. En la novela, yo escojo mi tema, en la crónica, muchas veces, el tema está predeterminado. Por otro lado, he escrito novelas que son el resultado de la información que me ha ido quedando sin armar de mi trabajo como cronista”.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección