<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Disfrute de Flecho, la Fiesta del Libro del Chocó, desde la virtualidad

La cuarta edición ya pasó por Bahía Solano y arrancó en Quibdó. El tema de este año es “Somos aire”, reflexiones en torno al elemento en el que viajan las palabras.

  • Disfrute de Flecho, la Fiesta del Libro del Chocó, desde la virtualidad
  • Foto: Mateo Hernández
    Foto: Mateo Hernández
Valeria Murcia Valdés | Publicado el 17 de marzo de 2021

En el instante en que el viento va hacia el sur en Bahía Solano, ese municipio de Chocó que se abre entre montañas, ya se sabe que está a punto de llover. Y siempre que ventea hacia el norte, observando cómo las nubes se mueven en otro sentido, se sabe que será un día soleado. El dato lo contó el alcalde de Bahía Solano, Ulmer Mosquera, mientras llovía durante el acto de apertura de la Fiesta de la Lectura y Escritura de Chocó (Flecho) 2021, que este año celebra su cuarta edición, también en Quibdó, hasta el 21 de marzo.

Los movimientos del aire son parte de la cotidianidad en este lugar, tanto como la variedad extensa de pájaros que surcan el cielo o el mar cuyo oleaje es un sonido tan conocido como la voz de una persona que se quiere. Diana Vidal, quien fue tallerista en esta edición, sabe que esos rumbos que toma el aire determinan ese contexto y esas condiciones van moldeando, a su vez, a quienes las habitan. “No es lo mismo que una persona se críe en Antioquia, donde el clima es muy diferente, a que una persona se críe en Bahía”.

Gran parte de la identidad de Chocó está ligada a la naturaleza y a sus narraciones. “Cuando se habla de la tradición oral del Chocó se puede analizar y comprender que todo está relacionado con el entorno, se relaciona de modo que genera una relación tan hermosa con lo natural desde la cultura afro como la cultura embera. Todas esas historias que están por contar van hacia esa relación armónica de la naturaleza”, explica Luis Gonzalo Chaverra, tallerista y promotor de lectura.

Por eso el lema de este año es “Somos Aire”. Se trata de una reflexión por entender esa conexión, y aun más tras un año como 2020, en el que el aire, además de ser el que lleva consigo el sonido, por ejemplo, se convirtió en el transportador de una amenaza invisible que detuvo los planes humanos.

Flecho se dispuso a tratar de entender el viento en sus diversas facetas. “No nos damos cuenta de la importancia del aire. Solo escuchamos el sonido por el aire y solo podemos elevar nuestras voces para contar una historia, narrarla por el aire”, cuenta Velia Vidal, directora de la Corporación Cultural y Educativa Motete, que año tras año planea Flecho. “El mundo de las ideas es el mundo del aire y el de la imaginación también”.

Nuevas actividades

Esta edición de Flecho integra actividades presenciales y virtuales (puede ver el Informe para saber cómo conectarse desde casa). La temática del aire ha permitido que se expanda el panorama de los talleres, conversaciones y demás actividades que van dando forma a la Fiesta.

El aire se respira profundo y a un ritmo lento con varias sesiones de yoga que son transmitidas de manera remota. Hay espacios para admirar los seres del aire, que involucran el avistamiento de aves y charlas sobre las especies que habitan Chocó.

En lo que queda de la semana, el público podrá escuchar a Pablo Guerra, Alfonso Múnera, Úrsula Mena y Pedro Lemus, así como al clarinete de Tomás Domingo Moreno, el saxofón de Luis García y el bombardino de Leonidas Valencia.

Los eventos presenciales son de aforos limitados y la lección que ha llegado a partir de esa asistencia, más reducida que en otros años, ha sido “valorar lo pequeño, entender que si un taller tiene cinco personas o dos, vale la pena. Entender que si en una presentación hay 10 personas, es un éxito. Tenemos que partir de la idea de que el encuentro entre dos es suficientemente valioso, no estamos centrados en la cifra”, destaca Velia Vidal.

Además, la pandemia ha traído una oportunidad diferente para este encuentro: “Ir a lugares donde no habíamos ido”, ir hacia la gente, ya que muchos se siguen cuidando, en casa, y no hubieran llegado al sitio donde antes se hacía el evento de manera concentrada. En la edición de este año en Bahía Solano llegaron a los corregimiento de Cupica, Huina y Valle, donde llevaron libros. En total son 1.500 que se entregarán al finalizar esta edición.

“Si no hubiésemos conocido esta pandemia no nos hubiésemos puesto en la tarea de llegar a donde estaban las personas que no podían venir”. En Quibdó irán a varios barrios como Ciudadela Mía, El Jardín, Niño Jesús o Reposo, donde realizarán talleres y habrá muestras artísticas.

Foto: Mateo Hernández
Foto: Mateo Hernández

Seguir contando historias

El aire “es un sustento fundamental para ese subsistir”, anota el promotor Luis Chaverra y en eso encuentra una relación con ese elemento natural y la literatura “sin ambas no se puede avanzar” y resultan dando fundamento a la vida de un ser.

Por eso siguen con la tarea de recolectar y relatar historias. “Es darle entrada a los niños a otros mundos y aquí en el Chocó me parece aún más importante porque es darles la entrada a lo desconocido”, dice Diana Vidal, quien vivió hasta su adolescencia en Bahía Solano y nunca vio, en su momento, una actividad en torno a la lectura como Flecho.

“Chocó es uno de esos departamentos donde la gente no lee y hay un alto nivel de analfabetismo. El hecho de ver un niño sentarse a leer un cuento, luego dibujarlo e interpretarlo desde su mundo, le va cambiando esa perspectiva”. La misión es ir llevando letras, susurrarlas a cada niño y adulto y no parar de intentarlo.

Chaverra continúa: “Nuestra tradición es muy oral, entonces al contar se recolecta y se conserva lo que es la tradición oral” y no quieren que por la tecnología o la llegada de otras costumbres se pierdan historias que se ha narrado por décadas. “Me intriga que estas nuevas generaciones tengan en cuenta esta tradición nuestra. Son historias contadas y que no tienen esa textura inmortalizada en el papel”, así que es por medio de la voz que esos relatos se convierten también en respiros de vida.

30
autores invitados hacen parte de Flecho este año, en Bahía Solano y Quibdó.
Valeria Murcia Valdés

Periodista que entiende mejor el mundo gracias a la música, que atrapa cada momento que puede a través de su lente fotográfico y a la que le fascina contar historias usando su voz.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección