<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

El lenguaje incluyente trae incluido el caos

El lenguaje incluyente causa enredos, y no es correcto gramaticalmente. El espíritu de la lengua no es sexista.

  • ilustración Elena ospina
    ilustración Elena ospina
Por John Saldarriaga | Publicado el 23 de octubre de 2016

En lugar de decir “el interesado”, deben decir: “el/la interesado/da”, y al dirigirse a “los indígenas”, deben hacerlo a “las y los indígenas”...

Estas son dos de las numerosas normas que dictaron el Instituto Nacional de las Mujeres y el Gobierno de México para el personal de salud.

Esas normas son parte del llamado lenguaje incluyente que defienden algunas personas y saca de quicio a otras.

A las primeras les brinda un aire de equidad entre los géneros. Devuelve, aunque sea en la forma, la visibilidad a las mujeres que han permanecido imperceptibles por siglos, en la mayor parte de los grupos humanos organizados.

A las últimas les desespera el enredo de los diálogos y la extensión que toman las expresiones. “El lenguaje de hecho es incluyente...


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección