<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

¿Qué leyeron en Medellín este año?

  • Las ventas de los libros parecen haber aumentado este año y los intereses de los lectores han cambiado, ahora buscan más escritoras y firmas locales. FOTO Manuel Saldarriaga
    Las ventas de los libros parecen haber aumentado este año y los intereses de los lectores han cambiado, ahora buscan más escritoras y firmas locales. FOTO Manuel Saldarriaga
Por María Antonia Giraldo R. | Publicado el 01 de enero de 2022

Aunque todavía no hay cifras oficiales consolidadas de las ventas de libros este año, las librerías sienten un aumento y un interés creciente por las escritoras.

Durante el aislamiento por la pandemia en 2020, los libros se sintieron como una gran compañía y las librerías sufrieron una acelerada transformación digital para responder a la demanda, que en realidad decreció. Según las estadísticas del libro en 2020, publicadas por la Cámara Colombiana del Libro en noviembre, las ventas del sector editorial colombiano disminuyeron en un 16.1 % respecto a 2019. El subsector de Interés General cayó 8.6 %, el subsector religioso 41.6 %, el técnico y científico 11.8 % y el didáctico 6.2%.

Este año las ventas parecen haber crecido, por lo menos es la sensación de algunos libreros que se han visto alentados por la presencialidad y la reactivación de la temporada navideña. Para Anthony Pulgarín, librero de Bukz, la nueva normalidad permitió volver a la experiencia de visitar la librería, recibir las recomendaciones de los libreros y participar de conversatorios y clubes de lectura presenciales. “En el e-commerce la gente entra y compra lo que quiere, no hay forma de recomendar, en la tienda se antojan de más cosas. Pero las promociones siguen siendo atractivas en línea y la ventaja es que se puede llegar a cualquier lugar”, afirma.

Eso podría explicar que los títulos más vendidos en Antioquia para buscalibre.com, la librería en línea más potente de América Latina en la actualidad, sean tan diferentes a los más vendidos de librerías con curaduría local como Exlibris, Te Creo y la misma Bukz. Boulevard de Flor M. Salvador fue el más vendido en buscalibre.com, una novela de amor adolescente que salió de la plataforma Wattpad, es decir, un producto nativo digital. Lo siguieron en importancia Como, del doctor Carlos Jaramillo; Tulio en su salsa, de Tulio Zuloaga; Una vida, muchas vidas, de Gustavo Petro, y Bitácora del naufragio, de Mario Mendoza, todos autores consolidados.

En contraste, entre los más vendidos de Librería Nacional, Exlibris, Te Creo y Bukz se encuentran Esta herida llena de peces de Lorena Salazar, Los abismos de Pilar Quintana, Cómo maté a mi padre de Sara Jaramillo, Qué hacer con estos pedazos de Piedad Bonnett y El infinito en un junco de Irene Vallejo. El libro de Salazar sobresale por ser una ópera prima, con buena repercusión en España. La novela es el recorrido de una madre blanca con su hijo negro por el Atrato, en busca de la madre biológica del niño, el viaje se aprovecha para contar la historia familiar y hacer una panorámica de la región.

Por su parte, la novela de Pilar Quintana ganò el premio Alfaguara de este año, la de Sara Jaramillo, se las ha arreglado para seguir encabezando las listas desde su lanzamiento el año pasado, la de Bonnett es una nueva exploración del mundo de los afectos y el ensayo de la española Irene Vallejo es uno de los textos más aclamados por la crítica este año. Se trata de la historia de los libros, el alfabeto, las bibliotecas, los lectores y los bibliófilos.

Pulgarín resalta que desde Bukz se ha hecho un esfuerzo promover escritoras y plumas locales, pero que al mismo tiempo se ha notado un interés especial de parte de los clientes por estos temas, siendo la novela el género preferido, en lo que coincide María José Posada, librera de Te Creo.

Darse la oportunidad de leer

Si bien no se puede hablar todavía de un aumento significativo en la venta de libros este año, sí es cierto que la promoción de la lectura estuvo en primer plano desde las librerías, las instituciones públicas y la empresa privada. Por ejemplo, Comfama entregó entre sus afiliados 8.905 bonos para redimirlos en las librerías locales, con un subsidio total de $271.070.20o y, según Ana María Montoya, coordinadora de gestión y servicios bibliotecarios, anualmente se define un plan de lectura para los empleados y en las bibliotecas se mantienen abiertos clubes de lectura y escritura.

Los clubes de lectura, presenciales y virtuales, han servido como espacios para descubrir nuevos autores, estimular las ideas y fomentar el contacto, que sigue aún muy limitado por el tema de salud pública. Precisamente fue en el aislamiento preventivo cuando Diego Aristizábal empezó a coordinar el club de lectura de la empresa de energía Celsia, que le ha permitido ver cómo se puede disfrutar de la literatura desde profesiones fuera de las humanidades y desarmar prejuicios. “A los libros hay que bajarlos de estrato, porque a veces se piensa que solamente son para ser más eruditos o para hacer tareas, y no. Así como se habla de un partido de fútbol, se puede hablar de libros, cada uno desde su experiencia de lectura”.

La primera forma de acercamiento al libro y a la lectura es desde las bibliotecas, cuyos usuarios suelen ser más los niños y jóvenes en edad escolar, que necesitan el servicio, pero también aprovechan para hacer descubrimientos. Entre los libros más prestados en las bibliotecas de Medellín este año se encuentran títulos relacionados con matemáticas, dinosaurios, dibujo y cómic. También están presentes algunos clásicos como El olvido que seremos de Héctor Abad Faciolince y El principito de Antoine de Saint-Exupéry, que se asoman entre los más vendidos.

Sin excluir

Lejos del prejuicio de la erudición y la alta cultura que algunos le atribuyen a los libros, en el mundo editorial hay espacio para todos los temas y desarrollos. Tampoco se depende totalmente de las novedades, aunque son la mayoría de los títulos en las listas, también aparecen clásicos que dejan percibir el ánimo de los tiempos. Además de los arriba mencionados, se vendieron significativamente 1984 de George Orwell y La insoportable levedad del ser de Milan Kundera.

Para Aristizábal, esto muestra la importancia de los clásicos y la capacidad de la literatura para ofrecer posibilidades en situaciones de incertidumbre como las actuales. Además, es válido que el recorrido literario personal salte en el tiempo y las temáticas, que se explore con mayor curiosidad. Un ejercicio para el que pueden ser útiles las bibliotecas, donde se puede errar en una selección sin gastar mucho dinero.

Aunque no se deja de temer que las cifras globales de las ventas no hayan subido considerablemente, es claro que la lectura sigue siendo importante en Medellín. Según Juan José Daza, director regional de Buscalibre para Latinoamérica, Antioquia representa el 30 % de todas las ventas de librería y Medellín ha tenido un crecimiento del 20 % este año. Los libros infantiles y juveniles son la segunda categoría que despierta mayor interés, solo superada por autoayuda y bienestar.

Contexto de la Noticia

los más vendidos en las librerías

La novela negra y la histórica parecen estar dejando su reinado atrás, aunque todavía figuran en las listas títulos como El club de los psicópatas de John Katzenbach. También se ven el interés por temas de creatividad en libros como El camino del artista de Julia Cameron y temas coyunturales como Los pecados de la paz del general (r) Jorge Mora y La estrategia emergente de Alejandro Salazar. Los premios literarios siguen atrayendo lectores, en el top 10 de la Librería Nacional están Paraíso de Abdulrazak Gurnah, Premio Nobel de Literatura, y Los abismos, de Pilar Quintana, premio Alfaguara.

Los más prestados en las bibliotecas

Las bibliotecas, por sus amplias áreas de influencia, tienen públicos muy heterogéneos. Curiosamente, las revistas tienen una amplia participación dentro de los préstamos, y muchas ya tienen disponible el servicio de préstamo de material digital. Los niños y jóvenes son los usuarios principales de la mayoría de las salas. Señala Aristizábal que puede ser por el alto costo de los libros infantiles que suelen tener una impresión más elaborada y ser mucho más cortos que las novelas de los adultos. De ahí que las bibliotecas sean un gran entretetenimiento para ellos, lugares por explorar y saciar la curiosidad. Un espíritu que los adultos parecieron perder en el camino.

María Antonia Giraldo Rojas

Periodista cultural del área de Tendencias de EL COLOMBIANO.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS