<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Autouri pone el suspenso

  • FOTO Juan Antonio Sánchez
    FOTO Juan Antonio Sánchez
Publicado el 20 de mayo de 2019
47,6%

registra la campaña general de Paulo Autuori con los verdes: 28 partidos, 10 triunfos, 10 empates y 8 derrotas.

59,5%

es el rendimiento del estratega brasileño en el Atanasio, luego de 14 juegos: 7 victorias, 4 empates, 3 caídas.

46,4%

es el desempeño verdolaga en Liga Águila-1: 23 duelos, 8 triunfos, 8 empates, 7 traspiés. Marcó 26 goles y recibió 24.

Ningún proyecto en un club grande, sin excepción alguna, se sostiene sin el soporte de los resultados. El discurso de Paulo Autuori y de la directiva verde, en cabeza de Juan David Pérez, hacía pensar que tenían la convicción de mantener este plan deportivo independiente de todo.

El estratega, desde su llegada, reiteró en cada encuentro con la prensa que la misión que le había sido encomendada iba más allá de los números. Que era un objetivo que requería tiempo y paciencia. Pero al final se impuso la realidad.

En los últimos días, con la involución futbolística del equipo, al técnico brasileño se le empezó a ver cada vez más incómodo. Declaraciones irritadas y gestos de abatimiento en el banquillo. Ayer el equipo tocó fondo y la paciencia tanto de él como de la hinchada se rompió.

La responsabilidad, evidentemente, no es solo de él. El club acarrea un delicado lastre financiero producto de manejos del pasado. Hay jugadores que no tienen respaldo alguno desde el rendimiento, lo cual evidencia que no debieron llegar a la institución o que también deben dar un paso al costado.

En la mitad del problema quedan los juveniles, quienes han hecho su aporte en medio de una incursión traumática al profesionalismo. Pero no puede recaer sobre ellos el peso competitivo.

“La línea que separa el hecho de ser terco o persistente es muy delgada”, dijo Autuori al momento de poner su cargo a disposición de las directivas. Al cierre de esta edición los dirigentes analizaban su renuncia.

En Nacional han pasado tres técnicos en menos de dos años (Juan Manuel Lillo, Jorge Almirón y Paulo Autuori), prueba de que el club no puede permitirse tal cosa como un proceso largo que no cuente con resultados expeditos. Puede sonar injusto o nocivo, pero es el peso de la jerarquía.

Contexto de la Noticia

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS