<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Mercado, un año de su puesta en escena

  • FOTO afp
    FOTO afp
Por Oswaldo Bustamante E. | Publicado el 19 de mayo de 2020

Considerado uno de los mejores novatos de las Grandes Ligas en 2019 celebra su debut con los Indios de Cleveland.

“Era una vez... Hace 63 años, ese chico flaco de casi 16 de edad debutó con el #MantoSagrado. El oponente era Corinthians, en el Estádio Américo Guazzelli, en un juego validado por el Trofeo de la Independencia”.

Tal mensaje se publicó en el Twitter oficial del Santos F.C. el 7 de septiembre del año pasado. “Me temblaban las piernas”, recordó “Gasolina”, como llamaban a Edson Arantes do Nascimento, nada más que el Rey Pelé, al recordar, algún día, su primer partido con el equipo blanquinegro de Brasil.

Los debuts, afortunadamente, tienen su historia, aunque todos parecen cortados por la misma tijera. Recientemente, durante una entrevista para la televisión española, Iker Casillas reconocía que “fueron muchos los nervios pero también muchas las emociones”, rememorando su juego inicial como profesional, el 12 de septiembre de 1999 con el Real Madrid ante el Atletic, que sería el arranque de una promisoria carrera hasta convertirse, como Pelé, en una leyenda del fútbol.

“Es difícil describir ese instante, todas las cosas pasan muy rápido, uno casi ni logra digerir, en ese momento, lo que realmente está pasando”, expresa el pelotero colombiano Óscar Mauricio Mercado Arévalo, al intentar hacer memoria de lo que fue su primera salida en las Grandes Ligas.

Unas mirada atrás

La cuarentena lo cogió en Tampa, donde reside con sus padres y hermanos desde niño, y también el primer año de ese episodio.

El 14 de mayo de 2019, ese chico flaco, de piel morena y ágil para moverse entre las bases de los diamantes, vistió el uniforme de los Indios de Cleveland en un choque oficial de temporada.

Y aunque no pegó hit en tres turnos, recuerda que una bola lanzada por Josh Osich, el pitcher de los Medias Blancas, rival esa noche, lo golpeó cuando transcurría la parte alta de la octava entrada, situación que le permitió caminar hasta la almohadilla inicial. Luego, señala, un sencillo de Roberto Pérez lo llevó al plato con una carrera, la primera que también marcó en Grandes Ligas.

Su novena se apuntó una contundente victoria, por blanqueada 8-0, jugando de visita en el estadio Guaranteed Rate Field de Chicago.

La noche anterior a ese duelo que él pensaba lo vería por tv, le habían informado la decisión del manager, Terry Francona, de ascenderlo al primer equipo. Hasta ese momento actuaba en el Columbus Clippers, una la sucursal triple A de Cleveland en Ohio.

“Fueron muchas cosas en menos de un día y confieso que no pude dormir”, relata Mercado, de 25 años, y quien originalmente había sido firmado en 2013 como campocorto por los Cardenales de San Luis y en 2018 cedido a Indios, franquicia que lo removió a la posición de jardinero, gracias a su agilidad para accionar en un amplio sector del outfielder (la parte más profunda del diamante de juego) y al buen brazo (capacidad para despachar la pelota hacia el cuadro interno con la velocidad suficiente que permita poner fuera de circulación a los corredores).

Juan Felipe, su hermano, cuenta que “fue un momento muy especial. Desde que supimos y organizamos el viaje para acompañarlo fue increíble. Ese día, en el estadio, sentí como si yo estuviera jugando, no lo podía creer, era lo que Óscar llevaba soñando y ver que eso se hace realidad, no tiene precio, son sentimientos que te mueven todo, te hace recordar sus inicios. Fue emocionante”.

Para Carlos Villanueva, esposo de Luisa Arévalo, tía de Óscar y quien le ha seguido de cerca todo ese proceso beisbolístico, de luchas, alegrías y tristezas, el debut fue toda una bomba. “No pude estar en Chicago como quería pero lo vi por televisión en Cartagena, todavía recuerdo el momento con una emoción indescriptible, tuve que pellizcarme muchas veces para convencerme que no era un sueño”.

Imborrables

Ciertamente fue una gran sorpresa ser llamado apenas 24 horas antes, ¿cómo asumió ese crucial momento en un deporte en el que a duras penas la historia de Colombia da cuenta de solo 24 peloteros?

“Todo fue muy increíble ese día, por todo lo que significaba y la responsabilidad que tenía, fueron momentos de tensión y de nervios, pero finalmente desaparecieron por el hecho de tener a mi familia a mi lado. Creo que ese fue un punto importante para salir adelante esa noche”.

El llamado fue así, a quemarropa...

“Sí, fue de una. La noche previa me llamaron para decirme que me iban a subir y que cuadrara todo porque tenía un vuelo a Chicago en unas cuantas horas”.

¿Qué pensó y cómo recuerda esos momentos que antecedieron al debut, en especial cuando se concretó ese ascenso al primer equipo que es como la graduación de un bachiller?

“Todo fue demasiado rápido y sorpresivo, no esperaba que fuera así (jugar al día siguiente) y, a veces, uno ni lo logra digerir de una. Lo único que tenía que hacer era demostrar lo que podía brindar cuando me dieran la oportunidad y creo que lo he hecho de la mejor forma”.

¿Cómo pudo controlarse y tener una presentación acorde a un debut?

“Antes del juego intenté absorber todo ese cúmulo de situaciones que lo desbordan a uno. Recuerdo que me dije varias veces que para eso había trabajado y sabía que un día, como este, nada más se vive una vez en la vida”.

¿Recuerda las palabras del manager, quien fue la persona que le dio la posibilidad... qué le dijo y qué le recomendó?

“Es que, de verdad, fueron tantas cosas en un solo día que a veces se olvidan los detalles. De ese episodio solo recuerdo que me insistió en que me divirtiera, que no había nada distinto a lo que yo sabía jugar, porque era el mismo juego de siempre. Y eso fue lo que intenté hacer durante el encuentro”.

Usted se tiene confianza cuando transita las bases: grita, se da ánimos, brinca. ¿Qué hizo al finalizar ese partido?

“Ah, claro que sí... me quedé con las bolas del juego y la hoja del line-up, un recuerdo para siempre”.

De las experiencias que pasaron como si fuera una película, ¿qué imagen no se le borra?

“En ese primer juego todo pasaba tan rápido que es difícil recordar paso a paso cada jugada. Pero sí fue un día muy especial, por lo sucedido: el turno inicial al bate, la primera carrera y, claro, el saber que mi familia (padres y hermanos) me estaba apoyando desde la tribuna, porque ellos también tuvieron que correr a empacar maletas y viajar desde Tampa. Realmente no dormí nada recordando esos momentos”.

Confirmó que tenía condiciones para consolidarse de buen grandesligas...

“Sabía que durante la temporada previa había hecho un gran trabajo, pero igual nunca uno puede relajarse en este negocio porque hay demasiado talento esperando esa misma oportunidad”.

Un año después, ratifica que no fue en vano el lo vivido en la temporada pasada...

“Yo siempre voy a salir a los campos a hacer mi tarea y entregar lo mejor que tenga, jugando con mucha energía e intensidad, nunca bajando la guardia”.

Y, mucha confianza...

“Tuve un buen año y me siento feliz, fue una experiencia maravillosa. Creo que cumplí y estoy jugando. Eso me hace sentir útil y con respaldo de todos. Me tengo confianza y sé que puedo hacer cosas importantes en Grandes Ligas, lo sé, lo siento” .

Contexto de la Noticia

Paréntesis Óscar fue un regalo del cielo: MLB

Antes de iniciarse la pretemporada de 2020, la Mayor League realizó una radiografía de los 30 equipos. En esta ocasión, la MLB señaló a Mercado como candidato de los Indios para ser la gran figura en la división central de la Liga Americana.

El periodista oficial de la Organización de las Mayores, Will Leitch, así lo escribió: “fue un regalo del cielo para un equipo que necesitaba desesperadamente ayuda de campo”. Este año, dijo, “los Indios necesitarán de sus actuaciones para luchar por el primer lugar y ganarse un lugar en la postemporada”. “Merc”, como se le conoce, es el colombiano con mayor número de jonrones en Grandes Ligas en su año de roockie (novato), con 15. En la campaña, actuó en 115 partidos, 438 turnos, 118 hits, 70 carreras, 25 dobletes, 3 triples, 15 cuadrangulares (tercer colombiano en este ítem después de Gio Urshela -21- y Jorge Alfaro -18-), .269 de promedio ofensivo.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS