<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
Colombia prohíbe actividades mineras en zona ampliada de páramo de Santurbán
  • Foto Colprensa
    Foto Colprensa
Resumen de agencias | Publicado el 31 de marzo de 2014

Las declaraciones este lunes de Luz Helena Sarmiento, ministra de Ambiente dio una luz después de meses de acuerdos para que el Páramo de Santurbán esté a salvo.
 
Aunque a la prensa no se mostró con precisión el mapa con la delimitación del páramo de Santurbán, la jefe de la cartera de Ambiente aseguró que la zona de protección del páramo solo en Santander se extenderá a 42 mil hectáreas, un área cuatro veces mayor a la que actualmente se conserva con el Parque Regional Natural Santurbán.
 
Con estas declaraciones, Sarmiento también afirmó que las mineras multinacionales en la zona de Soto Norte tendrán que tomar decisiones, pues muchos de los títulos mineros adquiridos por dichas compañías, están dentro de la línea de páramo.

Y es que la decisión de ampliar los límites del Páramo de Santurbán de 11.700 a 42.000 hectáreas impide actividades mineras y agrícolas en una zona del norte del departamento de Santander por ser una región ecológicamente sensible para el suministro de agua.

"El recursos hídrico es lo más importante", dijo la ministra del Ambiente, Luz Helena Sarmiento.
 
Sarmiento también aseveró que esta línea no empezará a regir inmediatamente, sino que pasarán tres meses antes que entre en vigencia.
 
El cuidado del agua, y por ende de la vida de más de dos millones de personas que se surten del líquido que nace en Santurbán, fue el argumento principal de la decisión de Minambiente, quien fue asesorado por el Instituto Alexander Von Humbolt. 

Implicaciones
Lo dicho por la ministra de Ambiente atizó la polémica sobre la conservación o el ejercicio de la minería en la zona.
 
Si se ejecuta la línea tal y como ha planteado el Ministerio de Ambiente, en la zona de páramo no podrá realizarse ninguna actividad económica, como la agricultura, ganadería y la minería. Así las cosas, los habitantes de los cascos urbanos de los municipios de Soto Norte y quienes viven en puntos rurales, tendrían que acogerse a una estrategia del Gobierno para su reconversión económica.
 
Por otro lado están las compañías mineras, que tendrían que terminar sus procesos en las zonas de páramo.
 
Para los alcaldes de Soto Norte, es necesario saber qué mapas muestra la Ministra “para poder hacernos una idea de lo que podría pasar, solamente entre Vetas, Suratá y California habría más de 4 mil personas afectadas. Ya escucharemos a la ministra y podremos sacar nuestras propias conclusiones”, dijeron.
 
De igual manera, las afirmaciones de la jefe de la cartera de Ambiente tomaron por sorpresa a los mandatarios municipales de la zona de páramo, pues ellos esperaban que solo hasta hoy, como se había anunciado por parte del Ministerio, se diera a conocer la extensión de la zona de reserva.
 
 
Reacciones
Para el secretario de Planeación de la Gobernación de Santander, Sergio Isnardo Muñoz, a quien la noticia también tomó por sorpresa, hay que ser prudentes con el anuncio y esperar “lo que venga a decir la ministra este lunes. Tanto ella como nosotros sabemos que no podemos acabar de un "plumazo" con la economía de esa región y mucho menos generar vulnerabilidad en la zona. Estamos seguros de que Soto Norte tendrá una buena respuesta”.
 
En el otro lado de la mesa están las multinacionales mineras, que entienden con estas declaraciones que su situación va a cambiar. El gerente para Colombia de Eco Oro, Hernán Linares, aseveró que “esperamos que esta línea de páramo no pase por las zonas de interés productivo, pues ahí se verían implicados muchos de nuestros proyectos prioritarios. Pero si es así, muy pocas salidas tenemos”.
 
En caso de un no rotundo para los títulos que estén dentro de la línea de páramo, Eco Oro, en este caso tendrían que “acudir a instancias legales para recuperar la inversión. Hasta ahora la compañía había invertido US$240 millones y empleado a más de 400 personas, de las cuales solo quedan 75, sería muy lamentable tener que ir a tribunales, lo que perjudicaría al Gobierno y sus Finanzas”, indicó el gerente de esa firma minera.
 
Pero además con notable descontento recibieron las declaraciones de Luz Helena Sarmiento, los mineros de Soto Norte.
 
El representante del Sindicato de Trabajadores Mineros de Soto Norte, Freddy Gamboa, indicó que si las “cosas son como lo dijo la ministra, la situación se va a poner aún más preocupante. La minería ilegal se va a tomar esta zona. Lo que está pasando desde hace meses en nuestras tierras ya es alarmante y nadie dice o hace nada”.
 
Así mismo, Gamboa subrayó que lo “que viene será una ola de minería ilegal y de una tensión muy grande, pues la afectación es muy difícil de calcular. Si es necesario conformaremos un grupo, un movimiento, porque no vamos a dejar que nos condenen a la pobreza, el sustento de nuestras familias y la historia minera de esta zona no está en juego”, concluyó.
 
Aunque como aseguró este minero, los habitantes de la zona no quieren recurrir a la ilegalidad, “el hambre y el desempleo nos empujan a ir hacia allá. Nos preocupa mucho que en la zona vuelvan a presentarse brotes de violencia como en el pasado, el desespero lleva a la gente a hacer cosas complicadas. A esto súmele que puede haber desplazamiento de los pobladores cercanos al páramo”. 
 
La propuesta del gobierno
Pagar por preservar, esta es la constante con la que el Ministerio de Ambiente se ha sostenido desde que se planteó la idea de una línea de páramo para la conservación.
 
Este proyecto quiere cursar como parte de una política nacional para la protección del recurso hídrico, por lo cual debe pasar por el conducto regular para serlo. En anteriores ocasiones la Cdmb, Corponor y Minambiente indicaron que esta reglamentación se devolvería a la sociedad como un decreto o una ley de la República, situación que merece un tiempo prudencial.
 
Así pues que, mientras se gesta este plan de pago por servicios ambientales, habría un tiempo de transición que la ministra Luz Helena Sarmiento espera que sea de 18 meses. Hasta ahora, sobre este plan de pagos se conoce que deberán pagar, por ahora, las grandes empresas que consuman cantidades representativas de agua.
 
La nueva delimitación del páramo de Santurbán se aplicaría, según el ministerio, entre 2016 y 2017. Las cerca de 42.000 hectáreas del páramo tiene recursos hídricos que proporcionan el agua a 2 millones de personas del área metropolitana de Bucaramanga.