<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
Indígenas expulsan a las Farc de sus campamentos en Toribío
POR JUAN CARLOS MONROY G. | Publicado el 10 de julio de 2012
La resistencia civil de los indígenas de Toribío (Cauca) trascendió el rechazo a la presencia de la guerrilla y la misma Fuerza Pública y condujo a centenares de indígenas a adentrarse en las montañas donde desmantelaron campamentos guerrilleros e incluso persiguieron a algunos insurgentes para obligarlos a abandonar sus territorios.

El cansancio y temor, tras varios días de combates y ataques contra la población, con saldo de varios heridos, casas averiadas y unos 600 desplazados, se transformó en ira e indignación.

James Yatacué , consejero mayor indígena, relató que unos 300 miembros de la Guardia Indígena se internaron desde el lunes en las montañas y ayer "encontraron a su paso campamentos improvisados (de las Farc) que destruyeron con sus propias manos, al igual que hicieron otros indígenas horas antes con las trincheras de la Policía en el casco urbano".

A los guerrilleros que se toparon en su camino los increparon por su violencia y les exigieron abandonar "sus territorios sagrados".

"Hasta cuándo van a matar nuestros jóvenes, hasta cuándo van a invadir nuestro territorio... fuera, fuera", fueron las palabras de rechazo al unísono mientras correteaban a los guerrilleros que en silencio se devolvían a la zona montañosa, donde iniciaron una oleadas de ataques contra la Policía local.

Según el secretario de Gobierno de Toribío, Miller Correa , más de 20 años en las que se acumularon 14 tomas guerrilleras, cinco destrucciones totales y 610 hostigamientos a la fecha "colmaron la paciencia de esta comunidad victimizada por los actores del conflicto y olvidada por el Estado y generaron esta resistencia civil".

No solo Toribío sufre la arremetida guerrillera. Desde la tarde de ayer el frente 60 se enfrenta al Ejército luego de atacar con armas de largo alcance y explosivos la ya destruida, por los indígenas que también rechazan las tropas oficiales, estación de Policía del corregimiento El Mango, de Argelia. A eso se sumó la explosión de un artefacto instalado en una bicicleta, en el corregimiento El Plateado. En el hecho murió un niño y dos más resultaron heridos.

Frente a esta situación, el gobernador del Cauca, Temístocles Ortega , aseguró que "necesitamos una mayor acción y efectividad de la Fuerza Pública e inversión social que gane la confianza de las comunidades".

En consecuencia, el panorama con el que se enfrentará hoy el presidente Santos, quien se trasladará a Toribío con sus equipo de gobierno para apoyar a la población y adoptar medidas de choque, será en extremo complejo.

Seguridad deteriorada
El Cauca es el departamento más afectado por una oleada de ataques contra la Fuerza Pública, como también ocurre en Antioquia, Casanare, Putumayo, Arauca y Norte de Santander, que generaron críticas al Gobierno por el manejo de la seguridad y abren interrogantes sobre la efectividad de la estrategia militar.

Gobernadores, alcaldes, senadores e informes de organizaciones dedicadas al estudio del conflicto controvierten la posición del Gobierno de que el orden público está "controlado".

Según el informe semestral del Centro de Seguridad y Democracia de la Universidad Sergio Arboleda, "los ataques contra la Fuerza Pública duplican los de 2008. En los primeros seis meses ha sido objeto de 164 ataques guerrilleros", señaló el informe elaborado por el analista Alfredo Rangel , que también advirtió de mayor presencia subversiva luego de años de repliegue y pérdida de control territorial.

"La presencia violenta de las Farc se ha expandido a 50 municipios a donde la guerrilla regresó luego de ser expulsada", agregó el informe.

El análisis también alertó por un incremento del 200 por ciento de los retenes ilegales respecto al año 2011: "Cada 3,7 días hay un retén de la guerrilla en algún lugar de la geografía nacional, aunque se concentran en Norte de Santander, Nariño, Meta, Cauca, Antioquia y Arauca".

Como un efecto negativo para la economía, el informe enfatizó que el sector más afectado es el petrolero, debido al aumento de ataques en un 116 por ciento entre 2011 y 2012 y un 19 por ciento este año, representados en 31 atentados.