<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

El incontenible éxodo de los rohinyás a Bangladesh

  • Refugiados rohinyás. FOTO AFP
    Refugiados rohinyás. FOTO AFP
Por mariana escobar roldán | Publicado el 25 de octubre de 2017
Infografía
El incontenible éxodo de los rohinyás a Bangladesh

Desde Ruanda, el amargo capítulo de 1994, la humanidad no asistía a un éxodo de tales proporciones. Entonces, el enfrentamiento entre las etnias hutus y tutsis provocó un genocidio en el que 800.000 personas perdieron la vida y tres millones erraron al interior del país o a naciones vecinas.

Ahora, en pleno 2017, conmociona la huida en solo dos meses de 603.000 rohinyás, un grupo étnico musulmán que ha vivido por siglos en Myanmar, país del sudeste asiático, con mayoría budista y donde se le considera “apátrida” a esa población minoritaria.

“Es insostenible. Se trata del éxodo más rápido de un solo país desde el genocidio rwandés”, expresó ayer el alto comisionado de la ONU para los refugiados, Filippo Grandi, mientras pedía en Ginebra donaciones millonarias para la supervivencia de los rohinyás que llegaron desde el 25 de agosto a Bangladesh y a 400.000 más que tuvieron que huir en meses o años anteriores por la persecución en Myanmar.

¿Qué detonó entonces esta migración en masa? La organización Amnistía Internacional, que ha seguido de cerca los episodios de violencia de larga data contra miembros de la etnia, explicó en un informe de septiembre que, al no ser considerados como ciudadanos, 1,1 millones de rohinyás, concentrados en el estado de Rajine (fronterizo con Bangladesh), estaban segregados del resto de la población, no podían circular libremente y tenían un acceso limitado a la asistencia médica, la escuela y el empleo.

El pasado 25 de agosto, tras ataques cometidos por rohinyás armados contra retenes de la policía en Rajine, “el ejército de Myanmar inició una represión militar contra toda la comunidad”. El registro de Amnistía Internacional da cuenta de vejámenes contra esa población, como homicidios ilegítimos, detenciones arbitrarias, violaciones y agresiones sexuales a mujeres y niñas y el incendio de más de 1.200 edificios, incluidas escuelas y mezquitas.

La versión del Gobierno de Myanmar es distinta. Aung San Suu Kyi, consejera de Estado, líder de facto del país y Premio Nobel de Paz, no reconoce los abusos militares e impidió el ingreso de trabajadores de ayuda humanitaria a la zona, argumentando que dan apoyo “al grupo armado rohinyá”.

Lo cierto es que quienes han escuchado los relatos de los rohinyás que escaparon hablan de una espantosa persecución. María Simon, coordinadora de Emergencias de Médicos sin Fronteras en Cox’s Bazar, Bangladesh, le contó a EL COLOMBIANO que miles de personas fueron expuestas a violencia generalizada y sistemática, sus pueblos fueron incinerados y muchos de sus familiares y amigos fueron asesinados, “por eso tuvieron que huir al país vecino”.

Una parte de la frontera entre los dos países es terrestre y otra, marítima. Por eso, la ruta de migración varió para unos y otros, dependiendo de su ubicación geográfica. Los que llegaron por el norte, caminando, tardaron más de 10 días en cruzar; los del sur, nadaron por el río Naf, que separa a esas naciones, o tomaron atestadas embarcaciones que en varios casos naufragaron. En el camino, detalla Simon, hubo familias que se quedaron ocultas en el bosque, esperando a que la situación mejore en Rajine o a que alguien les garantice que hay condiciones para vivir en Bangladesh.

Vivir en el tierrero
A borde de carretera, en la ciudad sureña de Cox’s Bazar, han llegado la mayoría de rohinyás. Aunque del otro lado, del lado costero, esta urbe es un paraíso turístico, con la playa más extensa del mundo (120 kilómetros), hacia el interior el paisaje es opaco: montañas de tierra sin vegetación y cientos, miles de techos de plástico apretujados.

“Son campamentos de refugiados improvisados en una zona de colinas de barro. Unos son más grandes, otros más pequeños, dependiendo del tamaño de las familias. Los ranchos se levantan con palos bambú cubiertos por plástico. No hay árboles ni ríos y eso hace que las necesidades estén concentradas en agua, alimento y saneamiento”, describe Simon desde el lugar, donde tampoco hay letrinas suficientes y el riesgo de epidemias de cólera, enfermedad diarreica y desnutrición es muy alto.

La población es tal, que la capacidad e infraestructura primaria de Médicos sin Fronteras se agotó. Aunque pasaron de tener 200 personas a más de mil al servicio de los refugiados, solo en Cox’s Bazar se atienden 2.000 consultas al día.

Contexto de la Noticia

Paréntesis dudas a medida de los campamentos

Aunque la emergencia de los rohinyás no deja muchas alternativas, el concepto de campo de refugiado levanta ampolla. Christian Visnes, director del Consejo Noruego para Refugiados en Colombia, dice que aunque su organismo ha manejado campamentos, lo más apropiado es “evitarlos”, porque se vuelven espacios difíciles de controlar y la garantía para el acceso a servicios se agrava.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Notas de la sección