<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Torturas y encubrimientos: los archivos secretos de EE. UU. sobre la dictadura argentina

  • Manifestación en Córdoba con imágenes de desaparecidos.
    Manifestación en Córdoba con imágenes de desaparecidos.
  • El dictador Jorge Videla con Henry Kissinger y el embajador Raúl Castro.
    El dictador Jorge Videla con Henry Kissinger y el embajador Raúl Castro.
  • Abuelas de Plaza de Mayo. FOTOS cortesía la nación y sstock
    Abuelas de Plaza de Mayo. FOTOS cortesía la nación y sstock
Por juan manuel flórez arias | Publicado el 21 de mayo de 2019
22

mil asesinatos se cometieron en los primeros tres años de la dictadura: Militares

49

mil páginas de archivos ha desclasificado EE. UU. sobre la dictadura argentina.

en definitiva

La apertura de los archivos de la dictadura argentina por parte de las agencias estadounidenses es una ventana para entender un mecanismo represivo cuyas heridas no han cerrado.

El trabajo de Robert S. Scherrer, el agente delegado del FBI para Buenos Aires durante la década de 1970, consistía en escribir historias para que nunca fueran leídas. En sus informes, clasificados excepto para sus superiores, describía las desapariciones y asesinatos de guerrilleros montoneros —y militantes de izquierda cercanos a ellos o sospechosos de serlo—por parte de las fuerzas armadas argentinas.

Scherrer no solo elaboraba un relato pormenorizado de los homicidios, que comenzaron incluso antes del golpe militar de 1976 bajo el mando del teniente general Rafael Videla (Ver cronología). A veces, el agente también daba detalles sobre el proceso de ocultamiento. Narraba la creación de una versión falsa, reproducida por la prensa y que terminaba fijándose en la realidad.

Los secretos que redactó en esos años vivieron más que él, pues murió en 1995, pero no fueron eternos. Se revelaron en abril de este año como parte de las 43.000 páginas de documentos clasificados de la época de la dictadura argentina entregados en abril de este año por el gobierno de Estados Unidos, en la desclasificación más grande de la historia de la Casa Blanca.

Se trata de reportes de 16 agencias de seguridad e inteligencia, como el Departamento de Estado, el FBI y la CIA, que relatan el surgimiento y la operación del gobierno militar que se mantuvo hasta 1983 y que en el camino dejó —según las organizaciones de derechos humanos— 30.000 desaparecidos.

Una guerra oculta

En Argentina, de acuerdo con Marcos Novaro, politólogo investigador de la Universidad de Buenos Aires, los militares libraron en los 70 y principios de los 80 una guerra sin decírselo a nadie. Ni siquiera a sus enemigos. Su estrategia para combatir al comunismo y a los movimientos de izquierda no consistió en grandes incursiones, sino en desapariciones, torturas y asesinatos selectivos.

Para cuando la guerra se hiciera pública, según sus planes, ya estaría ganada. Pero fue un secreto para la inteligencia estadounidense. En uno de los documentos desclasificados, fechado el 24 de julio de 1976 —cuatro meses después del inicio de la dictadura—, el jefe de la división de América Latina de la CIA, Raymond A. Warren, expresaba su preocupación por la coordinación entre países de la región gobernados por militares —Chile, Uruguay, Brasil, Bolivia y la propia Argentina— para “liquidiar a líderes terroristas de América Latina”. La nota terminaba con una pregunta: ¿Qué debían hacer para evitarlo?

La respuesta definitiva no llegó. Una parte de esta, sin embargo, se conoce por otra desclasificación de archivos de la CIA en 2004, en voz de la máxima autoridad de relaciones exteriores estaodunidenses de ese momento, el secretario de Estado Henry Kissinger. Se trata de una conversación con el ministro de exteriores argentino, César Guzzetti en la que dice: “Si hay cosas que deben hacerse, debe ser rápidamente”.

La prioridad de Estados Unidos, según explica Novaro, era la discreción. “La guerra de Vietnam provocó un cambio drástico en ese país. Obligó a los estadounidenses a controlar hasta dónde llegaban sus fuerzas armadas”, afirma.

Los militares argentinos, en cambio, no tenían a la vista un tribunal ante el cual responder. Creían, concluye el experto, que su cruzada no rendiría cuentas, “que era definitiva y sin marcha atrás”.

Ficciones

Scherrer reporta : “De acuerdo con la Policía Federal Argentina de Córdoba, Marcos Osatinsky (41 años), cuyo nombre clave de montonero es “Santiago”, fue capturado hace tres semanas por la Policía de Córdoba y funcionarios del gobernador Raúl Lacabanne. Osatisnsky fue severamente torturado por el cuerpo de seguridad del gobernador Lacabanne (...) Estaba en tan mal estado que se hizo evidente que tenía que ser asesinado, ya que las marcas de torturas serían obvias”.

El informe, del 26 de agosto de 1975, sigue. Relata que mientras el cuerpo de Osatinsky, fundador de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), era trasladado de Córdoba a Tucumán, su ciudad natal, el mismo grupo de policías que lo había torturado, secuestró el ataúd. “El propósito de robar su cuerpo era prevenir una autopsia. Probablemente, el cuerpo de Osatinsky nunca aparecerá”.

Así concluye un relato que, durante 44 años, no existió. Lo que se supo sobre la muerte del comandante montonero, ejecutada antes de la dictadura, fue lo que los policías federales decidieron que se contara: Osatinsky, dijeron, murió en un enfrentamiento con las fuerzas del orden que intentaban recuperar a unos uniformados secuestrados por el grupo guerrillero. Luego, sus seguidores asaltaron su caravana fúnebre y recuperaron su cuerpo.

Su ficción fue casi perfecta. Sobrevivió mucho más que varios de sus implicados: el gobernador Raúl Lacabanne murió en en 1985, así como los hijos adolescentes de Osatinsky, de 18 y 16 años, asesinados meses después de la muerte su padre, también por fuerzas estatales.

El cuerpo de Osatinsky, de hecho, no apareció como lo predijo Scherrer. Pero sus huellas no quedaron allí, sino en un papel escrito por un agente, un documento que viajó a Washington y fue liberado casi medio siglo después.

Dados cargados

¿Por qué, tras desaparecer, torturar y asesinar a alguien, el autor de los crímenes elegiría conscientemente consignar su confesión en una hoja y firmarla? Además de su contenido, la existencia misma de los archivos de dictaduras como la argentina son huellas para entender su funcionamiento.

Como explica César Osorio Sánchez, asesor de dirección de archivos de Derechos Humanos en el Centro Nacional de Memoria Histórica, los regímenes represivos no escapan a la necesidad de cualquier Estado de registrar sus actividades. Gobernar es, en síntesis, administrar. O, dicho de otro modo, llevar la cuenta, asignar responsabilidades y cadenas de autoridad.

Esta característica estuvo presente en las dictaduras de América Latina, las cuales coincidieron en la segunda mitad del siglo XX y establecieron vínculos de cooperación para perseguir a sus enemigos comunes, bajo el nombre del Plan Cóndor.

El sistema argentino respondía a esta noción de orden desde su propio nombre: Proceso de Reorganización Nacional. Aunque fuera por decenas de miles, los militares no mataban al azar.

Cuando, por ejemplo, torturaban con una picana eléctrica a una psicóloga enferma de polio y postrada en una silla ruedas, como reveló un archivo del Departamento de Estado del 21 de enero de 1978, lo hacían “con el propósito de obtener información sobre uno de sus pacientes”.

Había una suerte de proceder quirúrgico, como apunta Luciano Laise, doctor en derecho de la Universidad Austral de Argentina, bajo el que se transmitía la ilusión de heroísmo, de estar actuando por un bien mayor. “Los militares se sentían los liberadores de Argentina de la amenaza del comunismo y, como tales, algunos se opusieron a ocultar las acciones de la dictadura”, agrega Novaro.

El registro también respondía a esa idea de normalidad. Los crímenes de la dictadura se reportaban como partes de guerra, como victorias, como positivos. Pero cuando la presión por la derrota en la guerra de las Malvinas y las violaciones de derechos humanos obligaron al último líder de la Junta Militar, Ryenaldo Bignone, a convocar elecciones, la prioridad fue la destrucción de las pistas que habían dejado y ahora se convertían en potenciales pruebas judiciales.

Pero no lograron borrar un rastro que, desde el regreso a la democracia, han seguido las organizaciones de víctimas y defensoras de derechos humanos. Fue por su petición que Estados Unidos realizó la primera desclasificación en 2002 y también están detrás de la adquisición de los archivos más recientes y de la petición al gobierno argentino de inversión para el procesamiento de esa información.

Porque, tal como la describe Marcela Perelman, directora de investigación del Centro de Estudios Legales y Sociales, los archivos entregados “son como dados cargados”. Tras su existencia hay intenciones, pistas falsas, competencias entre las agencias de inteligencia. El acercamiento, por lo tanto, “no puede ser ingenuo y no puede ser literal”.

Hay que mirar esos fragmentos de historia con el rompecabezas completo en la cabeza, con la certeza de que, probablemente “no hay nada completamente nuevo, nada que no conozcamos otra fuente”, como explica Celina Flores, directora de la ONG Memoria Abierta.

En Argentina, después de todo, una generación completa ha vivido recordando la herida que dejó el régimen militar que terminó hace 36 años y, pese a eso, el pasado aún no se convierte en historia.

Detrás de cada suceso que activistas como Marcela y Celina conocen de memoria, de cada documento rutinario de una agencia estadounidense, puede haber un nombre dejado de lado por la memoria. Una vida cortada, guardada y archivada en páginas escritas para nunca ser leídas.

Contexto de la Noticia

cRONOLOGÍA el camino de la dictadura

24 de marzo de 1976
El jefe del Ejército, Rafael Videla, lidera un golpe de Estado que derroca a Isabel Estela Martínez e impone un gobierno castrense con el objetivo de perseguir a los opositores.

11 de junio de 1978
Se celebra el Mundial de Fútbol en Argentina, presidido por Videla. Países como Holanda y Alemania dudaron en enviar a sus selecciones debido a los crímenes ya conocidos de la dictadura.

10 de diciembre de 1983
El último presidente de la Junta Militar, Reylando Bignone, renuncia por la presión internacional y nacional. Ordenó la destrucción de la documentación existente sobre violaciones de DD. HH.

14 de junio de 2005
La Corte Suprema de Justicia declara inconstitucional las leyes de Punto Final y de Obediencia Debida que habían brindado excensiones a los militares para que escaparan de ser condenados.

18 de marzo de 2016
Barack Obama anuncia la desclasificación de los archivos que concluyó en 2019.“Tenemos la responsabilidad de enfrentar el pasado con honestidad y transparencia”, dijo entonces.

PROTAGONISTAS los que formaron parte de la historia

Image
Jorge videla
Dictador de Argentina
Lideró el golpe militar de 1976. Durante su gobierno, entre 1976 y 1981, inició el plan de extermino de opositores. Murió en la cárcel en 2013, tras ser condenado a cadena perpetua en 2010.
Image
Henry Kissinger
Secretario de Estado de EE. UU.
Encargado de la política internacional estadounidense enre 1973 y 1977. Tuvo bajo su mando varias de las fuentes de las agencias que enviaban información sobre violaciones de derechos humanos.
Image
María Isabel Martínez
Presidenta de Argentina
Destituida en 1976 por el golpe militar. Fue electa en 1974, como sucesora de su esposo, Juan Domingo Perón. Fue detenida al momento de ser retirada del poder y pasó cinco años en prisiòn.
Juan Manuel Flórez Arias

Periodista del Área Internacional, formado en la Universidad de Antioquia. Interesado en acercar con las palabras las historias lejanas en la geografía.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección