<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Cuidar el ambiente, que sea un trato de este año

  • FOTO ARCHIVO
    FOTO ARCHIVO
Por Helena Cortés Gómez | Publicado el 15 de enero de 2018

Comer, comprar, encender la luz, cerrar la llave del grifo, lavarse los dientes... La vida está llena de rutinas que se repiten a diario y que tienen un impacto en el mundo. ¿Y si intentamos hacerlas de forma más sostenible?

Según un estudio publicado en la revista Science en noviembre de 2016, por cada tonelada de dióxido de carbono que una persona emite en cualquier parte de este planeta (por ejemplo, con el carro, consumiendo productos de aseo), desaparecen tres metros cuadrados de hielo ártico en verano.

Es cierto que pequeñas acciones como reducir el consumo de agua y energía ayudan a disminuir la huella ecológica, que tiene un impacto medible en el planeta.

Sin embargo, activistas ambientales como Carla Bajonero, estudiante de Sociología...


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

53 tortugas regresaron a su hábitat natural

  • La liberación fue de tortugas hicoteas y palmeras. Foto: Donaldo Zuluaga.
    La liberación fue de tortugas hicoteas y palmeras. Foto: Donaldo Zuluaga.
  • Había tortugas de diferentes tamaños. No es posible saber su edad, pero algunas llevaban en el Parque de la Conservación varias décadas. Foto: Donaldo Zuluaga
    Había tortugas de diferentes tamaños. No es posible saber su edad, pero algunas llevaban en el Parque de la Conservación varias décadas. Foto: Donaldo Zuluaga
  • Algunas trataron de escaparse antes, había mucho movimiento. Foto: Donaldo Zuluaga.
    Algunas trataron de escaparse antes, había mucho movimiento. Foto: Donaldo Zuluaga.
  • Una de las 53 tortugas, antes de ser liberada. Foto: Donaldo Zuluaga
    Una de las 53 tortugas, antes de ser liberada. Foto: Donaldo Zuluaga
  • Una cadena humana para llevar las tortugas hasta un punto de agua. Foto: Donaldo Zuluaga
    Una cadena humana para llevar las tortugas hasta un punto de agua. Foto: Donaldo Zuluaga
  • Después de tocar el agua, algunas sacaban la cabeza. Otras se hundieron y se fueron. Foto: Donaldo Zuluaga.
    Después de tocar el agua, algunas sacaban la cabeza. Otras se hundieron y se fueron. Foto: Donaldo Zuluaga.
  • Debían usarse guantes para protegerlas de algún microorganismo, y también a quien la sostenía. Foto: Donaldo Zuluaga.
    Debían usarse guantes para protegerlas de algún microorganismo, y también a quien la sostenía. Foto: Donaldo Zuluaga.
Publicado el 24 de octubre de 2021

Las dos tortugas tenían afán de ser libres: se salieron de las cajas en las que viajaron, en compañía de otras 51, desde Medellín hasta un lugar en Puerto Triunfo donde iban a ser liberadas. Un viaje que duró más de cinco horas, el último antes de volver a su hábitat natural. No había cómo volarse antes, iban bien protegidas en el carro, pero ellas estaban listas para salir de primeras, y aunque las volvieron a poner en las cajas para llevarlas a los puntos de agua, ahí donde iban a empezar la nueva vida, sacaban la cabeza, se montaban encima de las otras, intentaban salirse.

En ese recorrido otras cuatro, tal vez seis, se contagiaron del movimiento, pero las demás estaban muy quietas, algunas con la cabeza escondida entre el caparazón. De todas...

ESTE CONTENIDO ES EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

Contexto de la Noticia

PARA SABER MÁS ¿por qué el tráfico ilegal?

Su carne y sus huevos son apetecidos en algunas regiones del país, a pesar de que es ilegal. De acuerdo con el artículo 328 del Código Penal, hay prisión de 48 a 108 meses y multa hasta de 35.000 salarios mínimos legales mensuales vigentes por vender o traficar recursos de fauna silvestre. Según el Instituto Humboldt, las hicoteas y las morrocoy están en la lista de los reptiles más consumidos durante la cuaresma en el Caribe. A las hicoteas, se lee en el comunicado del Humboldt, cuando las atrapan, las maltratan: las ponen vivas en ollas con agua hirviendo para aflojar la poca carne que tienen. El otro peligro es que las conviertan en mascotas, que igual es ilegal. Allí sufren porque no están en su hábitat y las personas no saben cómo cuidarlas.

Mónica Quintero Restrepo

Es periodista porque le gusta la cultura y escribir. A veces intenta con la ficción, y con los poemas, y es Camila Avril. Editora de la revista Generación. Estudió Hermenéutica Literaria.

Notas de la sección