<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

El viaje de un artista plástico antioqueño a la Antártida

  • La Antártida es Patrimonio Común de la Humanidad, categoría instituida por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura. Actualmente existen 65 bases de investigación de 30 países. FOTOS CORTESÍA SANTIAGO VÉLEZ
    La Antártida es Patrimonio Común de la Humanidad, categoría instituida por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura. Actualmente existen 65 bases de investigación de 30 países. FOTOS CORTESÍA SANTIAGO VÉLEZ
  • La base Pedro Vicente Maldonado de Ecuador inaugurada está en la Isla Greenwich y pertenece a las Islas Shetland del Sur.
    La base Pedro Vicente Maldonado de Ecuador inaugurada está en la Isla Greenwich y pertenece a las Islas Shetland del Sur.
  • El pingüino emperador ha sufrido el cambio climático por la descongelación del hielo, algo que afecta a sus crías y colonias.
    El pingüino emperador ha sufrido el cambio climático por la descongelación del hielo, algo que afecta a sus crías y colonias.
  • En septiembre de 2018 se publicó este mapa de la Antártida en el que se usaron187.585 imágenes satelitales recopiladas durante seis años. FOTO Agencia Nacional de Inteligencia-Geoespacial
    En septiembre de 2018 se publicó este mapa de la Antártida en el que se usaron187.585 imágenes satelitales recopiladas durante seis años. FOTO Agencia Nacional de Inteligencia-Geoespacial
Por Ronal Castañeda | Publicado el 11 de mayo de 2020

El artista plástico antioqueño Santiago Vélez visitó este lugar en la VI Expedición Científica de Colombia. Así fue su experiencia.

La Antártida es de una blancura infinita. Su centro está a 11.377 kilómetros de Medellín, en el hemisferio sur de la Tierra. Su cubierta de hielo abarca el 98 % de su territorio, que mide una tercera parte de América. Puro hielo con un frágil ecosistema que lucha contra su ambiente extremo y los desechos humanos. Crecen algunas algas, musgos, hongos y helechos, y al mismo tiempo merodean pingüinos, ballenas jorobadas, morsas, focas y elefantes marinos que juegan y viven entre lo que se envía de otras partes del planeta: frascos de lociones, empaques y galones de plástico.

“Todo en el planeta está conectado, lo que hagamos acá se sentirá allá”, reflexiona el artista plástico antioqueño Santiago Vélez Salamanca, luego del viaje que hizo durante 16 días al continente blanco. Estuvo entre enero y febrero con un grupo de 24 oceanógrafos, glaciólogos, geólogos, físicos e ingenieros de la VI Expedición Científica de Colombia a la Antártica que desarrollaron 15 proyectos para estudiar el comportamiento del mar, el uso de la luz y la óptica para la navegación, la actividad aérea y los rayos ultravioleta.

Cinco de ellos trabajaron a bordo de buques como el Hespérides de España, Laura Bassi de Italia y BAP Carrasco de Perú. Los 19 investigadores restantes hicieron la fase de campo en colaboración internacional con Argentina, Bulgaria, Brasil, Chile, Ecuador, España y Polonia.

De acuerdo con el Consejo de Administradores de Programas Antárticos Nacionales —COMNAP–, 28 países tienen estaciones de investigación permanentes y temporales (en el verano austral) en la Antártida. De Suramérica, con base permanente, están Argentina (6), Chile (5), Brasil (2) y Ecuador (1). Colombia no tiene derecho a estación porque no es miembro consultivo del Tratado Antártico (ver Radiografía).

Blanco profundo

La misión despegó el 17 de enero desde Bogotá rumbo a Punta Arenas, extremo sur de Chile, en un avión Hércules C-130 de la Fuerza Aérea Colombiana (FAC), que tiene capacidad de viajar largas distancias y hacer aterrizajes en pistas cortas. En otras ocasiones se ha usado el buque insignia colombiano ARC 20 de Julio, construido en Cartagena, para viajar en cuatro de las seis expediciones que se comenzaron a hacer desde 2014.

La delegación viajó (y en general así es) en el verano austral, época del año en la que hay luz durante casi 24 horas del día y el clima es de aproximadamente 0 grados centígrados (en invierno puede rondar los -80 grados). Desde Punta Arenas, los investigadores zarparon en un buque de la armada chilena hasta la isla Rey Jorge, la más grande y cercana a América de la Antártida. Al día siguiente salieron en un buque chileno a la isla de Greenwich, donde está la base ecuatoriana en la que se quedó Santiago.

Cada expedicionario colombiano fue enviado a estaciones de otros países según el tipo de investigación. La comunicación fue una de las partes complejas del viaje. “No teníamos Internet, había un correo que podíamos usar con varias limitaciones y teníamos un celular para 20 personas (10 militares y 10 expedicionarios). Cada uno podía apuntar solo dos contactos de WhatsApp, pero de los 16 días solo alcancé a conectarme unas seis veces”, explica Vélez, quien estuvo en la estación Pedro Vicente Maldonado de Ecuador, equipada como las demás para resistir las inclemencias del clima e, incluso pueden estar cubiertas completamente de nieve.

La base lo equipó, como a los demás miembros ecuatorianos, con ropa reflectiva (para no perderse entre la nieve) de tres capas, gorros y guantes especiales para protegerse de la radiación ultravioleta del sol, que irradia durante 22 horas del día y se esconde levemente en las dos restantes. Hicieron recorridos por territorios como la isla Barrientos, donde avistaron colonias de pingüinos Barbijo, Juanito y Papúa, “fascinantes aves que se ganaron la simpatía de los expedicionarios por su torpeza al andar, por la curiosidad con la que se acercaban y por ser unos nadadores impresionantes”, relata en su diario de viaje Santiago.

El color blanquecino de la Antártida cambia en el verano, cuando se deshiela el paisaje. “Se hacen visibles kilómetros de tierra y rocas, pero no se ve ni un árbol ni una flor”. Habla también de la foca Weddell, mamífero que puede sumergirse cientos de metros dentro del mar hasta una hora y “siempre encuentra la forma de volver y salir a respirar por un agujero”.

Una mañana salieron a pasear por la isla Greenwich y se toparon con un fragmento de glaciar que se había desprendido. Corrieron a abrazarlo y a besarlo, luego extrajeron un pequeño bloque de 20 cm, para rematar tomando un whisky “con hielo milenario”.

Meta

El capitán de navío, Juan Camilo Forero, secretario ejecutivo de la Comisión Colombiana del Océano y director del Programa Antártico Colombiano (PAC), explica que se han hecho investigaciones científicas en diferentes aspectos: “Fisiología en ambientes extremos, temas de cartografía náutica, qué sucede con las ballenas jorobadas que se alimentan en la Antártida y llegan a tener sus crías en nuestro Pacífico, nos interesa entender esa conexión de por qué llegan a donde llegan y en qué condiciones, cómo se comporta el clima, cómo reacciona al cambio climático y cómo es la dinámica de los glaciales, cuánto casco polar se está perdiendo o si se recupera en una zona”.

Desde hace tres años se incluye a un artista entre los investigadores de las expediciones científicas. La primera fue Natalia López “La Reina”, que realizó una serie fotográfica a partir de su viaje. Ahora coordina el Proyecto Colombiano de Arte en Antártida y busca artistas que puedan hacer proyectos que se ajusten a esa experiencia. “De alguna manera el arte está más cerca de la parte emocional del ser humano y por ende puede captar el interés tanto en los campos de las ciencias naturales, ciencias militares y sociales como en la política y cultura de un país”, dice.

El proyecto de Santiago es una Beca de Circulación Nacional e Internacional para Artistas del Ministerio de Cultura. Atlas de un continente que no existe, como le llamó, surge por varias coincidencias. En muchos mapamundis encontró que no se incluye a la Antártida en sus referencias, es un área que no contiene países ni división geopolítica, no hay fronteras y los habitantes permanentes son muy pocos. “Así mismo, la idea de no existencia viene de que el 80 o 90 % de la geografía de la Antártida aún no ha sido cartografiada, en parte porque la nieve borra completamente el territorio”.

Esa invisibilidad del lugar junto a los resultados de los profesionales de otras disciplinas, será el material que presentará junto a dibujos de mapas con luz y radiación, y trazados cartográficos con georreferenciación. Su exposición estaba preparada para presentarse en la galería de Medellín Lokkus, pero tuvo que ser postergada por la pandemia. Los resultados de su trabajo se puede ver en el sitio web y las redes sociales del proyecto Viajelogía.

Contexto de la Noticia

PARA SABER MÁS la ciencia valora este continente

El continente es el cuarto más grande después de Asia, América y África. En 1820 fue el primer avistamiento y en 1895 el primer desembarco, de exploradores noruegos. La población total varía entre 1.000 y 5.000 habitantes, dependiendo de la temporada del año, por lo que se le considera el lugar más desolado de la Tierra. La importancia de este continente para la investigación científica la explica Jerónimo López, entonces presidente del Comité Científico para la Investigación Antártica (SCAR, por sus siglas en inglés). En una entrevista de 2016 publicada en la revista Scientific American mencionó que allí se estudian los cambios climáticos, las conexiones atmosféricas y oceánicas entre Antártida y el planeta, la acidificación de los mares antárticos y los cambios del nivel del mar.

radiografía la meta entre colombia y la antártida

La relación con el polo sur viene desde 1989, cuando el país suscribió el Tratado Antártico, el sistema que define las condiciones internacionales para el uso de ese gran terreno dedicado a fines pacíficos y científicos. 29 naciones son miembros consultivos del Tratado, es decir, tienen voz y voto para decidir el destino de ese gigante; 24, entre ellas Colombia, son países observadores. Las expediciones hacen parte del paquete de requisitos que debe cumplir Colombia para lograr esa categoría. Según Juan Camilo Forero Hauzeur, secretario ejecutivo de la Comisión Colombiana del Océano y director del Programa Antártico Colombiano, este proceso tomará unos cinco años más. “Debemos tener un mínimo de 10 años de investigación científica continua en la Antártida. Después de eso y del cumplimiento de otros temas, la secretaria del Tratado y sus miembros evalúan la admisión del país”.

Ronal Castañeda

Periodista. Estudiante de maestría en Estudios y Creación Audiovisual.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS