<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

“En los negocios, a las mujeres no nos falta talento ni preparación, nos falta financiamiento”: Silvina Moschini, CEO de Unicorn Hunters

En entrevista con EL COLOMBIANO, Silvina Moschini, CEO de Unicorn Hunters y primera mujer latina en fundar un unicornio, habla sobre los retos a los que se enfrentan las mujeres a la hora de levantar capital.

  • Silvina Moschini también fundó SheWorks, una plataforma integral que brinda acceso a talento femenino y herramientas de gestión. FOTO jaime pérez
    Silvina Moschini también fundó SheWorks, una plataforma integral que brinda acceso a talento femenino y herramientas de gestión. FOTO jaime pérez
11 de agosto de 2023
bookmark

“Puedes ser lo que quieras, pero si vas a ser una princesa, tienes que ser una que construye sus propios castillos”, fue la frase que escuchó Silvina Moschini de su papá cuando apenas era una niña. La misma que, sin saber, fue un presagio para su vida, pues años más tarde se convirtió en una de las líderes más destacadas dentro el sinuoso mundo empresarial.

Nació en Tandil, provincia de Buenos Aires, Argentina. En sus tiempos libres daba clases de inglés y fue niñera: cuidaba a veces a los hijos de sus vecinos. Años más tarde fue que decidió que debía partir de su pueblo e irse a estudiar a Estados Unidos, pues fue descubriendo que su concepción de éxito tenía que ver con su crecimiento profesional.

“Me fui y comencé a pelear en el mundo con las poquitas armas y experiencia que tenía en ese momento. Me dije, ‘tal vez esto era lo que papá me quería decir’. Ahí me di cuenta que lo que quería era ser una mujer que no necesitara que la rescataran económicamente”, cuenta.

Una cazadora de unicornios

Gran parte de su vida profesional la dedicó a grandes empresas: fue gerente de Comunicaciones para América Latina de Compaq; luego fue promovida a directora de Relaciones Públicas. Entre los años 1999 y 2000, trabajó en estrategias de internet cuando este apenas estaba naciendo. También hizo parte del equipo Patagon.com, vertiente web de Grupo Santander. De allí pasó a Visa Internacional, donde fue vicepresidenta de Comunicaciones Corporativas.

Fue luego de toda esta trayectoria que Silvina vio que una de sus mayores virtudes es su capacidad propositiva, por lo que tomó la decisión de emprender.

Así, en 2012 creó Transparent Business, un software de gestión de trabajo remoto. Y aunque este emprendimiento, al principio, no tuvo mucha acogida —pues muchas empresas aún no concebían el teletrabajo—, la pandemia de covid-19 fue el gran impulso que los llevó a alcanzar una valorización de más de Us$1.000 millones. Esto convirtió a Silvina en la primera mujer latinoamericana en fundar un unicornio.

Y es que el aprovechamiento de esta oportunidad de negocio durante el aislamiento hizo que Transparent Business creciera exponencialmente en solo unos meses: la startup creció hasta 1.100%, lo que les hizo acelerar sus procesos.

“Las empresas ya buscaban trabajar de forma remota en el aislamiento, por lo que nuestra primera fase fue asegurarnos que los colaboradores contarán con un equipo para trabajar, posterior a esto proporcionamos soluciones de colaboración como Teams y Meet y después proporcionamos un sistema de gestión”, comenta.

Más adelante, Silvina fundó también SheWorks, una plataforma que capacita y conecta a mujeres con oportunidades laborales flexibles y globales de manera remota.

“Con el propósito de reducir la brecha de género a través de la tecnología, en SheWorks buscamos centralizar el talento de mujeres de todo el mundo y les damos a las compañías la oportunidad de llegar, a través de nuestra plataforma, a profesionales calificadas que quieren trabajar con modelos flexibles y remotos”, anota.

Tiempo después, luego de crear estas dos empresas, a la vida de Silvina llegó Unicorn Hunters o Cazadores de Unicornios, un show televisivo que tiene un concepto parecido a Shark Tank, solo que en este se enfocan en startups que tienen potencial de convertirse en negocios de US$1.000 millones.

“Buscamos hackear el modelo de acceso a oportunidades de inversión para la gente y de financiamiento para los emprendedores. Es decir, que la gente de la audiencia pueda coinvertir conmigo; con Steve Wozniak, cofundador de Apple; con Rosie Ríos, la extesorera de Obama, y el resto de panelistas”, dice la empresaria.

Fue precisamente en este programa que hace un año también lanzó Unicoin, una criptomoneda de última generación que paga dividendos y está respaldada por capitales privados de compañías con gran potencial de crecimiento. Fue diseñada para solucionar la volatilidad extrema de los tokens tradicionales y ofrecer a sus tenedores una solución alternativa.

Pero esto no quedó ahí. Este año, uno de los recientes movimientos de Silvina fue crear Unicoin Women, una iniciativa que nació de Unicoin y que busca enseñarle a las mujeres cómo, cuándo y dónde invertir.

“No necesitamos consejos”

Cuando se trata de hablar de género, Silvina afirma que no le gusta mucho usar la palabra ‘empoderamiento’, pues cree que es un concepto que está ‘maltratado’.

“Las mujeres no necesitamos que nos digan que tenemos talento, motivación o que estamos muy preparadas. Necesitamos es que nos den dinero y contratos, no solo intenciones ni consejos”, dice.

Y es que para esta argentina uno de los principales obstáculos que tienen las mujeres en los negocios, un mundo que tradicionalmente ha estado dominado por hombres, es el acceso a financiamiento.

De hecho, recuerda que uno de los grandes retos que tuvo enfrentar cuando decidió emprender fue que, “tristemente a los hombres los apoyan basados en su potencial, mientras a las mujeres nos ponen a prueba. Entonces, a mí me decían, ‘sí, muy bien tu idea’, pero no invertían su plata en mi emprendimiento”.

De esta manera, para Silvina, si bien se ha avanzado en el cierre de brechas de género en el mundo empresarial, aún falta que se apueste más por las mujeres, pues, dice, “todos hablan de equidad de género, pero la única respuesta que hay para eso es facilitar el financiamiento. Falta quienes las apoyen desde el punto de vista económico, porque todavía es una rareza que se invierta en mujeres, más aún en Latinoamérica”.

Ahora, después de tocar puertas, sacar a flote sus empresas y ser reconocida como una “maga de los negocios digitales”, la invitación de la empresaria a las mujeres es a creer en ellas mismas y, sobre todo, a pensar en grande.

“A nosotras nos da más miedo fallar, y como sentimos que pensar en chiquito es más fácil de lograr, a veces perdemos la perspectiva. Cuando creas una fabrica de jabones en forma de limón, el retorno será exactamente eso. Pero sí piensas mejor en un The Body Shop vas a tener más posibilidades de expandirte y tener inversores”.

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*