<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Por Ricardo Gómez Fontana - opinion@elcolombiano.com.co

Guapi y su juventud sin oportunidades

15 de noviembre de 2023
bookmark

Por Ricardo Gómez Fontana - opinion@elcolombiano.com.co

Si bien me produjo orgullo el corto artículo, no puedo negar que me llenó de profunda tristeza leer “El ingeniero Ricardo es el profe en Guapi” (El Colombiano Histórico, 9 de noviembre de 2023). Diez años han pasado desde que fui reconocido como un Colombiano Ejemplar por mi labor en Guapi. Tres presidentes han gobernado Colombia y tres alcaldes han administrado el pueblo en esos diez años. Las tres o cuatro motos que rodaban por las calles son ahora tres o cuatro mil. Los niños que asistían a nuestro centro de asistencia escolar son ahora jóvenes, muchos de ellos madres y padres de sus propios pequeñitos. “Chepe” y sus nuevos amigos forman una colección de más de 30 libros que leen los nuevos niños que llegan al centro. ¿por qué la tristeza entonces? Porque por diez años más, Colombia ha mantenido cerrada la puerta de las oportunidades a los jóvenes de Guapi al igual que a la mayoría de los niños que pudieron ser el futuro de la nación pero que no lograron vencer el sinnúmero de obstáculos que destruyeron los sueños que pudieron tener a sus cinco o siete o diez años. El hambre, la falta de interés de las autoridades, la venta de su salud y de su curiosidad a los intereses económicos y la insalubridad de sus barrios continúan siendo barreras infranqueables al avance de los pequeños. Es así como los niños que se sentaban hace diez años a leer las aventuras de Chepe, utilizan ahora el tiempo de descanso en sus trabajos de bulteros o de mucamas, de raspachines o de trabajadoras sexuales para sentarse a mirar video repugnantes, a jugar adictivos videojuegos o a patanear alrededor de ruidosas músicas industriales. Y sus hijitos se sientan a comer dulces o a jugar en el barro esperando su turno para agarrar el celular que tal vez uno de sus progenitores descuide para pintarse las uñas o para limpiar su fierro. Todo mientras en Bogotá se discuten planes para construir universidades hasta en los más remotos rincones de la periferia nacional.

Sigue leyendo

Por Ricardo Gómez Fontana - opinion@elcolombiano.com.co

Te puede Interesar

Regístrate al newsletter

PROCESANDO TU SOLICITUD