<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
El efecto Avatar
Crítico

Diego Agudelo Gómez

Publicado el 14 de diciembre de 2019

El efecto Avatar

Las historias se adhieren al espíritu. A lo largo de los años, a raíz de la exposición constante a las tramas, este se ve rodeado de capas innumerables, como una cebolla. En el centro, hay un fuego palpitante y, alrededor, se pliegan viajes, rostros, nombres, héroes, bestias que dormitan o rugen, tesoros ocultos, búsquedas, misterios, una piel de oro custodiada por una serpiente, un caballo de madera preñado de guerreros, un príncipe desquiciado, una cortesana que en sus horas de desvelo escribe un libro que nunca morirá, un esclavo diminuto que finge ser un turpial para invocar el clímax de una princesa, un enfermo que recuerda la gloria de sus vidas pasadas, un rayo que insufla vida a una compilación de cadáveres, un corazón que delata a su asesino, un niño congelado en el sueño de un siglo en el centro de un témpano de hielo.

Desplegar cada capa de este cúmulo de historias equivale a elevar una plegaria a algún dios compasivo. Es un ritual de purificación: se sacude la memoria para llevar una circulación de aire y luz a aquellos rincones que se van oscureciendo, nuevos sentidos emergen de imágenes o frases que creíamos aprehendidas, se entiende que a la vera de los senderos recorridos crece una vegetación mutable que siempre ofrece una que otra flor insospechada a quienes emprenden la tarea de volver sobre sus huellas. Nuevas pisadas surgen sobre las antiguas: revisitar historias nos convierte en viajeros que escriben un palimpsesto de caminos.

De nuevo me sumergí en los capítulos de Avatar, el último maestro aire. Es una serie animada de 2005 disponible en Netflix. Sus tres temporadas están conformadas por 60 capítulos que cuentan una historia que se atraviesa como cualquier héroe mítico atraviesa los umbrales que lo transforman en su aventura. Con pocas series he sentido tal atmósfera de simulación: no es el cotidiano efecto de sentirse identificado con un protagonista o dejar fluir la empatía hacia alguna historia de vida; es un deseo imprevisto que nos invita a vestir la piel de un ser que irradia vida allende el soporte en el que está dibujado.

Aang es como el mesías de un mundo en el que los espíritus y los hombres se rozan en secreto. Si acaso el equilibrio se rompiera, su poder de controlar los cuatro elementos le permitiría reestablecer el orden de ese universo fantástico en el que se forjan lazos de amistad irrompibles con bestias de aspecto antediluviano y los vínculos afectivos perduran a lo largo de sucesivas reencarnaciones.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Críticos

Aplausos y pitos

$titulo

EFRAÍN “EL CAIMÁN” SÁNCHEZ

Lección de vida ejemplar deja este legendario deportista, primer arquero mundialista de Colombia

$titulo

DESPOJO DE VIVIENDAS

Bandas criminales expulsan y se apropian de las viviendas de sus víctimas en zonas de Belén.