<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
El trasplante del sabio
Crítico

Diego Agudelo Gómez

Publicado el 13 de febrero de 2021

El trasplante del sabio

The good doctor parece una serie imposible. La historia de un médico autista con el síndrome del sabio o síndrome savant se instaura como toda una trama de superación y reivindicación de las personas con algún tipo de incapacidad o con capacidades diferentes, una mejor manera de nombrar esos otros universos que escapan de la comprensión de la gente que se siente normal. Sin duda el doctor Shaun Murphy tiene un cúmulo de capacidades que rozan lo extraordinario. Además de la memoria fotográfica, la honestidad y la capacidad de hacer preguntas incómodas, puede resolver con facilidad los enigmas médicos que llegan al hospital St. Bonaventure de San José, California. Frente a su mirada perdida se despliegan los entresijos del cuerpo, como si tuviera de verdad la habilidad de estar en contacto con esferas intangibles de la existencia. The good doctor parece el típico drama hospitalario en el que cada caso, cada cirugía, cada enfermedad sirve como un cultivo de enseñanzas morales que cada protagonista interpreta según las crisis emocionales que esté atravesando y esta parte hace la serie casi insoportable. Sin embargo, dejando a un lado el racimo de moralejas que trae cada episodio, se puede apreciar una obra imaginativa que explora las distintas posibilidades de poner en jaque a un escuadrón de cirujanos virtuosos y ególatras.

Cuando el escalpelo se abre paso entre la piel y los músculos, y quedan las vísceras al descubierto, los realizadores de verdad exploran las innumerables maneras en las que el cuerpo humano puede contener infinitas tramas entretejidas: el asesino de la mafia que quiere donar su hígado como acto de redención, las siamesas que buscan separarse y encuentran el pavor de estar solas por primera vez en la vida, el tumor alojado en el cerebro de un astro del deporte de voluntad inquebrantable, la bala que destruye una arteria oculta en su trayectoria destructora. Cada caso atendido sobre la mesa de cirugía es un relato de aventuras en sí mismo y el doctor Murphy, interpretado por Freddie Highmore, hace el ejercicio simbólico de miniaturizarse para rastrear entre órganos, arterias y tejidos la verdadera causa que acerca a sus pacientes a la muerte. En esas escenas en las que su mirada se eleva a esas dimensiones de la genialidad inalcanzables para quienes lo rodean, de verdad lo imagino como un tripulante de esa nave microscópica de la película Viaje extraordinario, en la que un grupo de científicos navegan por los torrentes sanguíneos de un hombre común.

El creador de la serie, David Shore, supo ver oro puro en la serie original, una producción coreana de 20 capítulos emitida en 2013 y con un éxito arrasador entre las audiencias. Solo bastaba invertir la fórmula utilizada en otra de sus series, House: el médico tocado por el genio ya no es un arrogante sátiro que lidera a su equipo como una especie de Napoleón envanecido sino un joven cuya condición lo mantiene marginado, y desde ese margen es que puede ejercer su genialidad.

La serie, además, ha sufrido diversos procedimientos que la trasplantan a otros hemisferios con el mismo resultado: en Turquía se llama Miracle, en Japón el protagonista se especializa en cirugía pediátrica; la original, surcoreana, recibió además un premio de una asociación que trabaja por el bienestar de las personas discapacitadas. En cada caso, supongo que según las preferencias del público, la dosis de drama se incrementa o disminuye. Los fragmentos que se encuentran en Youtube de las otras versiones dejan ver que en Turquía están sedientos de lágrimas y en Japón prefieren la sobriedad y la calma. La versión norteamericana, con 66 episodios, oscila entre el culebrón de superación personal y la intriga científica sofisticada. Cuando la balanza se inclina más hacia el segundo aspecto, nos es permitido disfrutar de esa burbuja inasible de la mente en la que el doctor Murphy orbita todo el tiempo.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Críticos
Juan David Villa
Juan David Villa

Aplausos y pitos

$titulo

EL VICHE

Quedó protegida y reconocida como bebida ancestral y patrimonio del Pacífico colombiano por nueva ley.

$titulo

ENRIQUE VIVES CABALLERO

Aparentemente trata de evadir su responsabilidad en el accidente que dejó seis muertos y un herido.