<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Ortografía para todos los días
Crítico

Juan David Villa

Publicado el 27 de enero de 2021

Ortografía para todos los días

Cuatro trucos para usar bien la coma

No son trucos realmente. No encuentro la palabra que quiero usar y no digo tips porque parezco un coach, y no quiero. Estos son casos en los que debemos poner comas y tal vez un caso en el cual es incorrecto usarla. Porque hay tres: las comas obligatorias, las comas equivocadas y las comas opcionales. Y estas últimas, a su vez, se dividen en dos: las que cambian el sentido de la frase y las que no causan ningún cambio. Vamos.

1. Hola, Juan. Las pocas personas que leen esta columna cada ocho días pueden quejarse por mi insistencia con esta coma. Pero ni modo: es buen material, queridos lectores. Esta coma, mis parceros, no parece importante, pero sí que lo es. Les aconsejo que se la aprendan con los saludos: hola, Juan. Buenas tardes, señores...

2. La función de la coma no es marcar pausa. Que no y que no. Cierto es que puede hacerlo, pero no es su función principal. Lean esto despacio: “Las personas que no pagaron los servicios o no están al día con sus créditos de consumo no tendrán opciones de pago”. La tentación de poner coma les quema las manos, pero no: no hay coma. Ponerla antes de “no tendrán” es un error. Ponerla después de “servicios” también es un error. Esto demuestra que no es cierto que la coma vaya donde hacemos pausas. La norma es esta: no podemos poner coma entre sujeto y verbo. El sujeto, aquí, son las personas que no tendrán opciones de pago: “Las personas que no pagaron los servicios o no están al día con sus créditos de consumo...”. Y luego viene el verbo con la negación: “... no tendrán”.

3. Va coma antes de “pero”. Casi siempre, como les conté la semana pasada. Yo llegué, pero vos no estabas. Yo llegué, pero, como cosa rara, vos no estabas. La coma que va después tiene que ver con el inciso “como cosa rara”: es una información extra que estoy metiendo en mi discurso. Es opcional en casos como este: es bonita pero peligrosa, por cuanto queda entre dos adjetivos. O entre adjetivo y adverbio: “Lo apretó suave pero firmemente” (las palabras terminadas en “mente” son adverbios).

4. Con esta me voy para no alargar más, ¿de acuerdo? Los apéndices confirmativos, “¿de acuerdo?” aquí es uno, piden coma antes, ¿me entienden? Te manejaste mal en la escuela, ¿cierto? No trajiste lo que te pedí, ¿sí o qué? Son preguntas que no buscan realmente una respuesta desconocida, sino confirmar con tono, casi siempre, de regaño o reclamo.

De esas que casi nunca usamos

Antihistamínico. Sí la usamos mucho. Un antihistamínico, todos hemos comprado uno en la farmacia, es un medicamento que bloquea los efectos de la histamina. El organismo reacciona ante ciertas sustancias. Una reacción puede ser una alergia. La histamina es una sustancia que produce síntomas de alergia: estornudadera, moqueadera... En orden: sustancia externa, el organismo responde, aparece la histamina, estornudamos... Por eso usamos un “anti”, prefijo que indica “contra, que pelea con”.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Críticos
José Rafael Arango