<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Nunca es tarde para volver a la escuela

  • Los espacios de aprendizaje que estimulan los lazos afectivos aumentan el número de receptores en el cerebro para hormonas que se relacionan con la percepción de bienestar. FOTO Cortesía Eafit
    Los espacios de aprendizaje que estimulan los lazos afectivos aumentan el número de receptores en el cerebro para hormonas que se relacionan con la percepción de bienestar. FOTO Cortesía Eafit
Helena Cortés Gómez | Publicado el 03 de octubre de 2018
en definitiva

Para aprender, el primer requisito debe ser tener una motivación. Aunque hay oficios que requieren de más vitalidad física, otra gran variedad de actividades se pueden cultivar en la edad adulta

Hay personas a las que les pasa como a Janeth Gómez, paisa de 55 años, hija de un par de viejos de Frontino, Antioquia, y con 11 hermanos: dejó de estudiar muy joven y al retomarlo veinte años después creyó que ya no aprendería igual, que le costaría. Tenía miedo.

En su juventud no terminó el bachillerato, pero logró recibir su diploma a los 41 años, graduada de un instituto de validación de los estudios secundarios en el Centro de Medellín.

En su caso, sentía que estaba oxidada pues había dejado de trabajar para acompañar en la niñez a sus dos hijas, pero vio que era necesario regresar a las aulas, en tanto se separaba de quien dependía económicamente.

Así que terminó el bachillerato porque lo requería para conseguir un empleo en ventas, lo que le gusta todavía. Hoy es vendedora en supermercados de barrios de Robledo y se goza el trabajo porque, como ella dice, puede hablar con gente y todos sus días son diferentes.

Según el Perfil Demográfico 2016-2020, el 30 % de la población de la ciudad tiene más de 55 años, como pasa con Janeth, y algunas de estas personas caen en la trampa de pensar que estudiar será muy diferente como adulto que cuando niño. Nada que ver.

Lea aquí: Cada segundo el mundo se hace más viejo, usted también

Volver a la escuela

El aprendizaje está conectado con las emociones, afirman neurocientíficos como David Pineda, profesor del doctorado en Psicología la Universidad San Buenaventura y del de Ciencias Básicas Biomédicas de la de Antioquia. Por esto el cerebro debe estar motivado.

Friedrich Wilkening, docente del Instituto para el desarrollo de la Universidad de Zurich, ha sugerido, a partir de sus experimentos en psicología, que la comprensión del mundo que poseen los adultos es con frecuencia tan fragmentaria como la de los niños. “Pero los objetivos del aprendizaje, según la edad del ser humano, son muy distintos; las prioridades, intereses y disposición al aprendizaje cambian a medida que avanzamos en edad”, escribió en uno de sus estudios publicados en 1999.

Así que, expertos de Oxford en aprendizaje en personas mayores aseguran en su portal web que sí hay algunas áreas en las que si aprende como adulto nunca será sobresaliente. Por ejemplo, si comienza a dedicarse a los 20 años, es poco probable que se convierta en un bailarín de primera clase, pero no debería permitir que esto le impida tomar clases de ballet en absoluto. Después de todo, aunque es perfectamente posible llegar a ser un corredor de nivel élite en sus 20 o incluso 30 años, aunque no haya hecho ese tipo de ejercicio antes, ese no es el objetivo que la mayoría de las personas tiene en mente cuando trota por la mañana. Entonces, ¿por qué desanimarse?

Alguien mayor puede descartar aprender algunas cosas por completo (la pronunciación de un idioma como un hablante nativo suele ser algo que se piensa no se puede hacer una vez pasaron los 30), o suponer que algunas cosas deben revisarse cuando niños y otras como adultos. Ciertamente, para algunos temas es verdad, nadie recomendaría enseñar a manejar un carro a un niño de cinco años, pero esa es una rara excepción. La barrera más grande puede ser una suposición de su parte.

Según Laura Restrepo Vélez, psicóloga de la Universidad Pontificia Bolivariana, “el problema es que de adultos creemos que debemos dejar de jugar, pero investigaciones de la ciencia de la felicidad de la Universidad de Berkeley en California han encontrado que recuperar el papel del juego ayuda a disminuir los síntomas de ansiedad, depresión y aumenta la percepción de felicidad”.

Y, como ha encontrado Wilkening, la forma en que se aprende no cambia significativamente cuando se es mayor.

Es posible que se sienta inclinado a dejar de usar métodos de aprendizaje “infantiles”, como mnemónicos, canciones y coloridas tarjetas, y pruebe enfoques que sean más adultos (y, por lo general, menos divertidos). De hecho, estas técnicas funcionan igual de bien a cualquier edad.

María Victoria Manjarrés, de Saberes de vida de la Universidad Eafit, asegura que la idea de que adultos y niños aprenden de manera diferente ha dañado la educación de ambos grupos, y reitera que en general, todos lo hacen mejor con contenido atractivo y a través de una aplicación frecuente del conocimiento que fomente la asimilación.

En el caso de este programa en el que hay 600 estudiantes de más de 50 años, Manjarrés dice que “allí van por el placer intelectual, lo que hace que muchos potencien sus habilidades y experiencias con nuevos conocimientos”.

Las motivaciones en las diferentes etapas de la vida son diversas. Algunos aprenden para ser útiles a la sociedad, otros por placer, unos más por simple curiosidad, motivados por una necesidad o por todas estas razones a la vez.

Beatriz Helena Peláez, líder del programa La casa de la Felicidad de la Universidad Pontificia Bolivariana, asegura que el compromiso es una parte importante del aprendizaje y los humanos aprenden mejor cuando están intrínsecamente motivados. “Nuestro nombre no hace referencia a un lugar físico sino al cultivo de la casa; queremos cultivar sabiduría, muchos a estas edades buscan saborear la vida de nuevo”.

La ciudad presenta una oferta cultural y académica cada vez más amplia para los mayores de 60 años que ya representan el 16 % de la población. Explore los recuadros y atrévase a activar esa mente de nuevo con Medellín como escuela. Lo recomiendan los expertos en el cerebro que saben que mantener la mente activa es incluso saludable .

Lea aquí: Hasta robots están diseñando para que atiendan a los adultos mayores

Contexto de la Noticia

Cursos de la Biblioteca epm

Esta institución pública tiene una colección de material bibliográfico de ciencia, industria, medio ambiente y tecnología. Sus cursos asumen estas mismas líneas y de manera gratuita ofrecen contenidos de robótica para adultos, así como de ajedrez básico, genética básica, huertas urbanas, sistemas de gestión ambiental para organizaciones, entre otros.

Saberes de vida en Eafit

Con cerca de 19 años de existencia cuenta con diplomados en estudios del renacimiento y humanismo, del mundo árabe y musulmán, talleres de escritura, cursos de contraste como grandes debates contemporáneos y hasta entrenamientos neuronales. Este programa tiene presencia en Medellín, Llanogrande y otras ciudades del país.

Casa de la felicidad de UPB

Antes llamado Hacia la plenitud humana, este programa tiene más de 24 años de existencia. Sus ámbitos de formación se dividen entre artes y oficios (huertas orgánicas, fotografía, pintura, dibujo, jardinería, carpintería), y espirituales (misiones académicas e interculturales en otros países).

Sus cursos tienen una duración promedio de dos meses.

Actividades de la alcaldía

La Secretaría de Inclusión Social, Familia y Derechos Humanos de la Alcaldía de Medellín

promueve proyectos para las personas mayores. A través de Amautta tienen espacios de formación a cuidadores, acompañamiento a 613 clubes de vida en la ciudad, manualidades, actividades para el buen vivir y validaciones del bachillerato.

Cajas de compensación

Educación y cultura, viaje y recreación, salud y bienestar y cursos financieros ofrecen Comfama y Comfenalco a los adultos mayores. En su formación continua contemplan cursos sobre nuevas tecnologías, desarrollo humano, artes y pasatiempos: artes plásticas, música, actividades acuáticas y formación física como pilates son algunos de sus programas.

Helena Cortés Gómez

Periodista, científica frustrada, errante y enamorada de los perros. Eterna aprendiz.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección