<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

¿Los pollos de hoy son más grandes y los cerdos más musculosos que ayer?

La ciencia y la tecnología han permitido la eficiencia alimentaria para acabar con el hambre mundialmente. ¿Es esto malo?

  • ¿Los pollos de hoy son más grandes y los cerdos más musculosos que ayer?
Vanesa de la Cruz Pavas | Publicado el 31 de mayo de 2022

La población mundial está creciendo sin parar y pareciera que, al mismo tiempo, crece también el hambre. Como diría una madre, “más bocas para alimentar”, pero menos recursos y más contaminación ambiental que limitan el acceso. Una tarea para la ciencia.

Según un estudio publicado en ScienceDirect, los pollos de engorde, para consumo humano, han cambiado mucho en las últimas décadas. Pasaron de pesar 905 gramos en 1957 a pesar 4.200 gramos en 2005, un aumento a los 42 días de nacidos de 3,30 % por año, en 48 años.

La transformación de los alimentos que consumimos es real, evidente y, según la profesora Margarita María Arango, de la Corporación Universitaria Remington, ha sido una combinación entre la evolución “natural asociada a las condiciones de vida, clima, disponibilidad de alimentos; y evolución mediada por el hombre con mejoras en las condiciones de manejo, de alimentación, de aporte al bienestar animal, cruces de razas para buscar mejorar la productividad”, entre otros.

De la mano de las tecnologías y de la innovación hay estrategias y procesos que han modificado la agricultura y la ganadería para obtener pollos más grandes, cerdos con más músculo, vegetales más resistentes a las plagas, vacas cuya leche tiene insulina humana añadida. Y esto ha despertado, nuevamente, un debate: ¿debería el ser humano modificar a su antojo y necesidad a los animales?, ¿se vale para acabar con el hambre global y salvar vidas?

Bob Reiter, director de investigación y desarrollo de la división Crop Science de Bayer, por ejemplo, cuenta que no es solo en Colombia sino en todo el mundo donde el hambre incrementa, “y debemos poder alimentar a esas poblaciones mientras protejamos, al mismo tiempo, al medio ambiente”, siendo considerados con todas las partes. Y ya es bien sabido que ni la agricultura ni la ganadería son siempre justas, verdes, responsables con la Tierra y con las comunidades, pero sí pueden llegar a serlo y, para lograrlo, será con la ayuda de la ciencia y la tecnología, dice él.

Así, agrega Reiter, será necesario ser productivos, innovar, buscando procesos precisos y de calidad, pero echando mano de las nuevas tecnologías. Algunas han sido la edición genética, el uso de hormonas y químicos, la selección natural, los transgénicos, entre otras, todas con mitos y temores a su alrededor. ¿Son ciertos? (Ver recuadros).

Pollos más grandes

El estudio Crecimiento, eficiencia y rendimiento de pollos comerciales de 1957, 1978 y 2005 realizado por investigadores de la Universidad de Alberta, en Canadá, encontró que “se ha logrado un cambio profundo en la productividad de la industria del pollo de engorde a través de la selección genética intencional, mediante técnicas cuantitativas tradicionales” que han permitido mejoras en el crecimiento de los pollos, en el peso corporal, el alimento que consumen y su rendimiento, pero aceptan que también ha tenido efectos negativos que se han podido ir controlando, como defectos esqueléticos, trastornos metabólicos o alteraciones inmunológicas.

“De 1957 a 2005, las tasas de crecimiento de los pollos de engorde aumentaron en más del 400 %”, la edad en la que se pueden consumir ha también disminuido un 2,55 % por año, y “se ha reducido la cantidad de alimento necesaria para producir carne de pollo a la mitad y carne de pechuga en un 67 %”.

Todo se logró con métodos de selección tradicional (ver recuadro 1), que han logrado que “los pollos modernos crezcan rápidamente gracias a su tremendo potencial genético para hacerlo”. En los resultados no deseados se sigue trabajando.

La selección natural (sea asistida o no), ha sido una forma de mejorar las especies para ciertos objetivos o propósitos pero, con ayuda de la ciencia, se han perfeccionado las técnicas y se han creado otras alternativas, como el uso de hormonas. los transgénicos o la edición genética.

Los pros y los contras

El uso de la biotecnología y la ciencia en los animales y los vegetales y frutas tiene un objetivo claro: mejorar las características en pro del consumo humano, pero también se ha hecho para mejorar las condiciones propias de los animales. Para los humanos, se pueden mejorar las razas domésticas, utilizarlos en la medicina, para el consumo como alimento y para mejorara su rendimiento.

Las prácticas como la selección genética no suelen ser peligrosas ni dolorosas para los animales, porque como explica Arango, “para realizar un determinado cambio en una ubicación específica del ADN, es necesario tener acceso a embriones en sus primeras fases de gestación”, pero sí pueden ocurrir fenómenos como el de las vacas azul belga (ver recuadros), que naturalmente se seleccionó, pero que al tener crecimiento prematuro puede sufrir enfermedades mortales como muertes súbitas o malos partos. La creación de transgénicos se hace también en las primeras etapas reproductivas.

En todo esto sí hay implicaciones morales, pues se trata de modificaciones innecesarias para el animal y útiles solo para el consumo humano. Aún así, sí hay, para el caso de animales y vegetales incluidos, cambios y mejoras que los benefician a ellos mismos, volviéndolos más fuertes y resistentes ante plagas y enfermedades.

En cuanto a los peligros para los humanos, las fuentes y la literatura está dividida: hay quienes dicen que son peligrosos para la salud humana y los que dicen que no, sobre todo en el tema de transgénicos. Dependerá de la mirada. Arango, por ejemplo, explica que puede ser positivo: “Gracias a los procesos de tecnificación de la industria porcina, al excelente manejo sanitario y al mejoramiento genético, la carne de cerdo ha reducido sensiblemente sus niveles de grasa, por ejemplo, en 100 gramos de un corte magro como solomito, que nos aporta solo 3,2 gramos de grasa de los que 48 % corresponden a grasas monoinsaturadas, que en muchos estudios han demostrado tener propiedades de prevención de las enfermedades cardiovasculares”.

Finalmente, en temas de equilibrio biológico y genético de las poblaciones, pueden alterarlo, explica Gómez Martínez, “como el caso de peces modificados que se pueden escapar de cautiverio y generar replicaciones en ecosistemas que no están adaptados a ellos”.

En frutas y verduras ocurre

La biotecnología también le sirve a la agricultura y, aunque abre el debate del consumo orgánico, libre de químicos y hormonas de todo tipo, permite mayor eficiencia, rendimiento para todas las partes (productores y consumidores) y protección ambiental.

También se ha procurado que la ciencia y la tecnología permitan mejorar la salud humana, animal y ambiental. Reiter, por ejemplo, cuenta que ellos han desarrollado semillas más productivas para los campesinos y más resistentes a plagas y a los cambios ambientales, aunque exigen reiniciar el ciclo de sembrado a cada oportunidad.

Por ejemplo, la edición genética o los híbridos en semillas han permitido que cultivos que son muy largos o inestables se mantengan más bajos, más cortos, para resistir mejor al viento; que sean más resistentes a algunas plagas, o que tengan más sabor o nutrientes.

“La tecnología tiene un papel a largo plazo. Permite que la agricultura sea económicamente sustentable, que haya suministro alimentario al día con el crecimiento poblacional y que el impacto ambiental sea menor”, añade Reiter.

En cuanto al debate con lo orgánico, Arango dice que no se podrá producir en igual cantidad y, en últimas, la comida será más costosa, por lo que habrá que tomar la decisión entre lo que más conviene o necesita la población

Contexto de la Noticia

Selección natural: la primera y más antigua

El magíster en Biotecnología y nutricionista animal, Juan Esteban Gómez Martínez, explica que el mejoramiento genético a través de la selección ha sido una de las técnicas más usadas desde tiempos ancestrales tanto en animales como en vegetales y frutas. “Es la selección de ciertas características asociadas a la genética que se reproduce para que permanezca en la población”. En palabras más simples, es elegir al individuo que tenga la característica deseada y reproducirlo con otro, evitando que procreen los que no la tengan o tengan otra no deseada. “Al aumentar esa característica, estamos aumentando la frecuencia de esos genes asociados en la población”. Y es una técnica muy eficaz. Ya lo vimos en el tema de los pollos más grandes, pero pasó también con un bovino llamado el azul belga, una raza vacuna proveniente de Bélgica que mediante mejoramiento de selección, sin ninguna modificación genética humana, “solo reproducción, ha generado doble musculatura, tiene más masa muscular más rápido”. Y esto se puede hacer también con vegetales y plantas, es más fácil, y con otros animales no mamíferos, como peces.

Edición genética: con intervención humana

Con el auge de la biotecnología, a través del avance tecnológico en computación y en técnicas moleculares, se han logrado cambios a nivel genético y en esas características deseadas pero mediante la manipulación genética, “que puede ser a través de cambios genéticos, con manipulación directa en el ADN, con extracción o inclusión de ciertos genes, entre otros”, añade Gómez Martínez. Se ha utilizado, por ejemplo, en la porcicultura, con cerdos, también con vacas, y en otras industrias. Arango añade que “supone editar con precisión un par de bases de nucleótidos del genoma del animal, que puede ser una adición o una eliminación” y, para eso, existen varios métodos y tecnologías, todos con la capacidad de “permitir la edición exacta en una ubicación predeterminada del genoma”. Esto se hace, continúa la experta, para mejorar genéticamente la producción de carne, por ejemplo, para incrementar “la frecuencia de genes favorables en una población, lo que conduce a cambios deseables en características importantes para una producción rentable, sustentable y con atributos que satisfagan al consumidor’’. Los recientes avances en genética molecular han permitido identificar genes con efectos sobre la calidad, puntualiza Arango.

¿Las hormonas, qué? ¿Buenas o malas?

El uso de hormonas es una práctica muy controvertida, pero no necesariamente es negativa y puede ser muy productiva. Explica Gómez Martínez que en la piscicultura, por ejemplo, se prefieren las hembras de las truchas y en el caso de las tilapias rojas, se desean machos porque las hembras tienen los huevos en la boca y, al tenerlos ahí, dejan de comer y de crecer, y se pierde la uniformidad del lote, que afecta la eficiencia. “Es mediante hormonas incluidas en el alimento, que se logra que en la etapa de alevinaje cambien morfológicamente a machos o hembras”, añade el experto. No son peligrosas para los peces, los animales, ni para los humanos pues las cantidades no son suficientes para causar algún daño. De hecho, “para generar cambios o efectos en un humano se tendría que comer dos vacas completas”. A las aves o a los mamíferos no se les da hormonas normalmente, porque no se retribuye económicamente. Una hormona para 100.000 pollos, un lote normal, resultaría muy costoso y no sería eficaz en el tiempo. Estos últimos han cambiado mediante selección natural (inducida o no), logrando una mayor cantidad de modificaciones fenotípicas y genéticas.

Animales transgénicos, más posibilidades

Mucho más avanzada es la creación de transgénicos, animales, vegetales o frutas que han sido manipulados genéticamente insertándoles un gen que no forma parte de su genoma natural y que se conoce normalmente como transgén. La finalidad es añadir características diferentes a las propias y lograr que estas se hereden con la reproducción. Un ejemplo que ofrece Gómez Martínez son las vacas que producen leche con insulina humana, que se logra mediante “proteínas recombinantes en las que se selecciona un fragmento de ADN conocido y se incluye el gen que se quiere, se introduce en una célula que se replica y luego se incluye en una célula totipotencial (capaces de transformarse en cualquier clase de célula del organismo), y de ese embrión que queda se puede generar la característica deseada”. Otro ejemplo son los cerdos con órganos con características humanas que han sido utilizados para trasplantes renales o de corazón. O como el caso del llamado salmón AquAdvantage, el primer animal transgénico aprobado como alimento, que crece en la mitad del tiempo.

Vanesa de la Cruz Pavas

Periodista de la UPB. Amante de las historias y de las culturas. Estoy aprendiendo a escuchar y a escribir.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección