<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

¡Qué tal! Bibliotecas públicas ya no abren sus puertas domingos y festivos

El sistema cerró sus puertas los domingos y festivos, lo que ha causado indignación en los usuarios.

  • En el parque biblioteca Manuel Mejía Vallejo, en Guayabal, el sistema de bibliotecas instaló un tablero aclarando la suspensión del servicio durante los domingos y los festivos. FOTO CAMILO SUÁREZ
    En el parque biblioteca Manuel Mejía Vallejo, en Guayabal, el sistema de bibliotecas instaló un tablero aclarando la suspensión del servicio durante los domingos y los festivos. FOTO CAMILO SUÁREZ
29 de julio de 2022
bookmark

Aunque la ciudad aún no logra reponerse de una de las caídas más estrepitosas en los indicadores de uso de la red de bibliotecas públicas, que pasó de atender 105.518 niños en 2019 a 40.336 el año pasado, ese sistema decidió recortar en todas sus sedes los horarios de atención.

La noticia le llegó por sorpresa, y sin previo aviso, a los lectores de todos los rincones de Medellín, que se toparon a comienzos de este mes con una escueta resolución de dos páginas en la que la Alcaldía notificó que a partir del 11 de julio todas las sedes del sistema estarán cerradas durante los domingos y los fines de semana.

“En ejercicio de sus facultades constitucionales y legales (...) la Secretaría de Cultura Ciudadana del Distrito de Medellín resuelve (...) modificar el horario de prestación de servicios a la comunidad en las diferentes Unidades de Información del Sistema de Bibliotecas (...) a partir del 11 de julio”, se lee en la resolución, en la que se establece que los parques biblioteca solo funcionaran entre lunes y sábado, de 10:00 a.m. a 7:00 p.m., y que las bibliotecas de proximidad lo harán de lunes a sábado, de 9:30 a.m. a 6:30 p.m.

“No se prestará servicio ni domingos ni festivos”, especifica el documento, firmado por el secretario de Cultura Álvaro Osmar Naváez Díaz, con fecha del pasado 7 de julio.

Para los lectores que solo tienen sus días de descanso para prestar libros y asistir a las decenas de actividades que el sistema ofrecía los domingos, la decisión de la Alcaldía cayó como un baldado de agua fría.

Así lo explica Eddy Joaquín Rodríguez Herrón, líder de la comuna 15 (Guayabal) y usuario del Parque Biblioteca Manuel Mejía Vallejo, ubicado a tan solo una cuadra del aeropuerto Olaya Herrera y uno de los espacios culturales más importantes del suroccidente de Medellín.

“Esto es una comuna muy grande, son más de 7 barrios y viene gente de todas partes. Esta es la única que tenemos y la única que abría los domingos y festivos”, resaltó el líder, haciendo hincapié en que esos días son los únicos disponibles para las personas que tienen horarios de oficina y para los estudiantes que emplean los fines de semana para avanzar en sus trabajos académicos.

De igual forma, Rodríguez, resalta que los domingos siempre han sido días muy importantes en materia de agenda cultural, ya que es durante los fines de semana que la comunidad tiene la oportunidad de reunirse y hacer que estos espacios de ciudad cobren vida, tal como fue pensado cuando se construyeron.

Sobre ese mismo punto llama la atención Jhony Alonso Gallego Giraldo, usuario de las bibliotecas de La Ladera, Quintana, Belén, Guayabal y 12 de Octubre, señalando que durante los domingos y festivos eran las fechas para clubes de cine y, sobre todo, para atraer a la población infantil.

“Las actividades culturales se desarrollaban los domingos, porque es el día en el que más población infantil está acompañada de sus padres. Eso es un elemento cohesionador, es una oportunidad para compartir, para mejorar la comunicación y los entornos de los niños y de las familias, pero poco a poco la actual administración está convirtiendo las bibliotecas en equipamientos sin vida”, cuestionó Gallego.

La caída en la afluencia de niños a las bibliotecas no solo ha salido a flote con base en los testimonios de los lectores. Tan solo esta semana, el programa Medellín Cómo Vamos, en la presentación de su último informe de calidad de vida, alertó que el número de niños atendidos con estrategias de lectura infantil se viene desplomando desde 2019.

Mientras en ese último año, el Sistema registró 105.518 niños atendidos, la cifra cayó a 35.209 niños en 2020 (principalmente a causa de la pandemia) y en 2021 se situó en 40.336 niños atendidos, pese a la reactivación de esos espacios.

Según cuestionan los lectores, con base en esa crisis, la Alcaldía pareciera ir en la dirección contraria; es decir, reduciendo el tiempo de atención, en vez de fortalecer las actividades durante los días más importantes.

Para conocer las razones de este cierre parcial, hasta cuando se extendería y qué alternativas se les proporcionarían a los usuarios, EL COLOMBIANO envió un requerimiento a la Secretaría de Cultura Ciudadana, pero hasta el cierre de esta edición no se obtuvo respuesta.

Jacobo Betancur Peláez

Comunicador social y periodista de la Universidad Pontificia Bolivariana, especializado en la investigación de temáticas locales. También cubro temas relacionados con salud, historia y ciencia.

Te puede interesar

Hechos de talento
El empleo que busca en Antioquia está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Regístrate al newsletter