<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Las 16 quebradas que podrían causar grandes tragedias en Medellín

Hace 25 años no se actualizan estudios y la Alcaldía evade medidas sobre la emergencia climática.

  • Quebrada La Iguaná y sector El Pesebre. FOTO: ESNEYDER GUTIÉRREZ
    Quebrada La Iguaná y sector El Pesebre. FOTO: ESNEYDER GUTIÉRREZ
Las 16 quebradas que podrían causar grandes tragedias en Medellín
"
Publicado el 06 de noviembre de 2022

Cada habitante de Medellín, independiente del barrio donde viva, puede encontrar una quebrada a menos de 500 metros de distancia.

Medellín tiene 4.217 quebradas (56 afluentes principales y 4.161 secundarios), juntas suman 1.888 kilómetros de una portentosa red hidrográfica que pocas ciudades en el mundo pueden emular y muchas quisieran tener para ejecutar los reordenamientos urbanos necesarios para adaptarse al nuevo planeta que impone la crisis climática.

Sin embargo, quienes habitan la capital antioqueña cargan con el peso de las decisiones que las élites y gobernantes romaron desde comienzos del siglo 20 en torno al río Aburrá y cada quebrada.

Dichas decisiones se traducen hoy en amenazas y riesgos contra decenas de sectores. Lo que asegura el subsecretario de Recursos Naturales Renovables de la Alcaldía, Luis Humberto Ossa, es que cada una de las 4.217 quebradas presenta algún grado de riesgo. Pero, particularmente 16 de estas, por su longitud, caudal y alteración por las actividades humanas, podrían causar enormes tragedias.

Los investigadores Clara Cortés y Esteban Gómez, junto con el semillero de Derecho y Medio Ambiente de Eafit, se le midieron a rastrear esas decisiones y consecuencias que crearon la relación que hoy tiene la ciudad con su río y quebradas. Algunas de las conclusiones, socializadas recientemente, arrojaron datos interesantes.

Hace 82 años la ciudad celebró la creación de la ordenanza para canalizar el río Aburrá, una medida que le ganó el pulso a otro plan que pedía pista para que las las zonas meándricas y de inundación del río se convirtieran en bienes del Estado y fueran protegidos con un parque lineal que cruzara el Valle de Aburrá. Sin embargo, según Gómez, empresarios, el Concejo y el alcalde se opusieron.

Hoy es claro que se equivocaron, pero no se les puede condenar plenamente por ello. Lo que explica esta investigación es que ante la falta de evidencia técnica y científica los tomadores de decisiones entonces asumieron que río y quebradas; su cobertura vegetal y relieves eran ornato prescindible y alterable en beneficio del crecimiento urbano, la producción y control de plagas y enfermedades.

Ahora existen las herramientas para barajar una nueva relación con el río Aburrá y las quebradas. El POT vigente propone consolidar un sistema de parques lineales de quebradas y ecoparques para aliviar la pobreza de espacio público en Medellín que permite menos de cuatro metros cuadrados por habitante cuando la OMS propone 10 metros cuadrado por habitante.

Lo que sigue ausente es la voluntad política. Desde hace más de tres meses la ciudad espera por la declaratoria de la Emergencia Climática por parte del alcalde Daniel Quintero, una dilación sin justificación, pues las mismas comunidades, organizadas en el Movimiento de Laderas, optaron por hacer el trabajo que no lideró la Alcaldía y le entregó una rigurosa hoja de ruta sobre cómo adaptar la ciudad al cambio climático.

La postergación de Quintero para anunciar la declaratoria, compromiso que volvió a incumplir el pasado 2 de noviembre, impedirá que el Plan Operativo de Inversiones en 2023 tenga un enfoque en cambio climático, algo urgente en una ciudad que tiene el 25 por ciento de su territorio bajo riesgo, según determinó EL COLOMBIANO en una investigación publicada en septiembre pasado.

La Alcaldía tira cifras al aire. Dijo el 22 de octubre en el Concejo que en 2023 se invertirán 30.000 millones en quebradas. La realidad, por otro lado, dice que desde hace 25 años no se actualiza su estudio hidrográfico, quiere decir que Medellín convive día a día con amenazas que ni siquiera sopecha.

Infográfico
Juan Felipe Zuleta Valencia

Soy periodista porque es la forma que encontré para enseñarle a mi hija que todos los días hay historias que valen la pena escuchar y contar.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección