<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Se agravó la calidad de vida de las mujeres de Medellín

Más carga en el hogar y una recuperación lenta del empleo son algunos de los indicadores.

  • El informe de Medellín Cómo Vamos señala que faltan soluciones por parte de la municipalidad. Foto: Carlos Velásquez.
    El informe de Medellín Cómo Vamos señala que faltan soluciones por parte de la municipalidad. Foto: Carlos Velásquez.
Con la pandemia se agravó la calidad de vida de las mujeres

Si quiere más información:

Publicado el 07 de marzo de 2022

Con una carga sustancialmente mayor en los trabajos del hogar, una tasa de ocupación menor e índices de violencia doméstica disparados, las mujeres se llevaron la peor parte de los impactos que trajo la pandemia en la calidad de vida en Medellín.

El programa Medellín Cómo Vamos reveló ayer una nueva radiografía en la que se confirma la mayor afectación en la calidad de vida de ellas, en temas como empleo, educación, salud, entre otros.

Pese a que durante los últimos meses, tras el inicio de la reactivación, la economía local ha venido levantando de a poco su cabeza, el camino para zanjar las brechas de género que profundizó la pandemia aún se proyecta largo y difícil por cuanto la recuperación del empleo para las mujeres, especialmente las jóvenes, no avanza al mismo ritmo que el de los hombres.

Los indicadores revelan, además, que se incrementó el número de mujeres víctimas de violencia intrafamiliar, al pasar de 4.652 casos en 2019 a 6.648 en 2020. Así mismo durante ese año, las mujeres tuvieron el peor desempeño en las pruebas Saber 11, especialmente las de menores ingresos en matemáticas: el promedio global en estrato 1 fue de 12,9 puntos, mientras que en estratos altos fue de 3,9 puntos.

La carga del hogar

Dentro de la dimensión laboral, el informe de Medellín Cómo Vamos puso sobre la mesa una situación adversa de doble vía, ya que mientras la carga de los trabajos en el hogar aumentó para el sexo femenino durante el último año, la tasa de ocupación sigue mostrando un panorama negativo.

Frente al trabajo doméstico, por ejemplo, el informe recogió que mientras las mujeres dedicaban 27 horas y 35 minutos a labores de cuidado en sus hogares entre noviembre de 2020 y enero de 2021, los hombres dedicaban 14 horas y 97 minutos, lo que equivale a una brecha de 12 horas y 38 minutos entre ambos.

Para María Bibiana Botero, presidenta de Proantioquia, lo que confirma este informe es lo que ya se anticipaba: el agravamiento de las condiciones para que las mujeres logren su autonomía económica y, por ende, la libertad para decidir sobre su vida.

“Lo que queda claro en el estudio es que las mujeres asumimos de forma desproporcionada la carga del cuidado. Segundo que los empleos que más se perdieron fueron los de las mujeres y si bien se ha recuperado algo, el de las mujeres ha tardado más”.

El informe recordó que en 2021 el 44% de las mujeres que habían trabajado alguna vez pero se encontraban inactivas laboralmente estaban en esa condición porque asumieron las responsabilidades en el hogar. En el caso de los hombres tan solo el 3% aseguraba verse inmerso en esa situación, según la Gran Encuesta Integrada de Hogares de 2021.

Aunado a esa brecha, el documento resaltó que, si bien la tasa de ocupación de las mujeres medellinenses mejoró levemente, pasando de 43,1% en 2020 a 45,6% en 2021, su tasa global de participación en el mercado laboral (55,5% en 2021) seguía estando por debajo de los niveles prepandemia (56,6% en 2019).

Agrega Botero que esa pérdida de empleo productivo genera más barreras para que las mujeres consigan por ejemplo su pensión. “Estamos en mora de reconocer esta actividad del cuidado como algo valioso, incluso para la economía, no es simbólico. Está medido que eso equivale al 20% de la economía ”.

Luis Fernando Agudelo Henao, director del programa Medellín Cómo Vamos, consideró tres factores que influyeron en ese mayor deterioro de la calidad de vida de las mujeres. “Los precarios mecanismos de focalización que utilizó la municipalidad impidieron llegar a las familias más necesitadas y con más exposición femenina a la pobreza. En esas ayudas fue el clientelismo y la improvisación, y no la información técnica, la que primó a la hora de entregar ayudas. Segundo, el sistema municipal del cuidado que se presentó con bombos y platillos se quedó en buenas intenciones y en programas sociales a los que se les redujo la cobertura y la calidad de la prestación. Y tercero, la disminución de los estándares de prestación y demoras en la contratación de Buen Comienzo dejó a las familias y en especial a las mujeres en las que recae el cuidado de los niños, sin claridad en torno a los tiempos de inicio y fin de la atención durante el año, lo que dificulta el acceso al mercado de trabajo”.

Infográfico
Jacobo Betancur Peláez

Comunicador social y periodista de la Universidad Pontificia Bolivariana, especializado en la investigación de temáticas locales. También cubro temas relacionados con salud, historia y ciencia.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección