<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Jefe de la temible banda El Mesa le propuso al Gobierno abrir una “casa de paz” en el Valle de Aburrá

Aunque salió de la cárcel desde hace tres semanas, su paradero y actividades en el marco de la llamada paz urbana eran todo un enigma.

  • Gustavo Adolfo Pérez Peña cumplía una condena de 8 años, pero solo pagó cuatro años. FOTO: MANUEL SALDARRIAGA
    Gustavo Adolfo Pérez Peña cumplía una condena de 8 años, pero solo pagó cuatro años. FOTO: MANUEL SALDARRIAGA
03 de abril de 2024
bookmark

Tres semanas después de haber obtenido su libertad en medio del secretismo del Gobierno Nacional, Gustavo Adolfo Pérez Peña, alias “el Montañero”, máximo jefe de la banda El Mesa, reapareció con un comunicado en el que le hizo una propuesta al Gobierno Nacional.

“El Montañero”, que fue condenado a ocho años de cárcel en 2020, había sido transferido el año pasado a la cárcel de máxima seguridad de Itagüí por gestión de la Oficina del Alto Comisionado para la Paz. Allí se llevan a cabo los diálogos con el Gobierno, junto a los principales jefes de las bandas del Aburrá que participan en ese proceso de diálogo sociojurídico con el Gobierno Petro.

De manera que “el Montañero” solo alcanzó a purgar cuatro años y cinco meses de su sentencia, a pesar de que tener a cuestas otra investigación más por homicidio, específicamente por el crimen ocurrido el 21 de marzo de 2020 en el patio N°2 de la cárcel de Cómbita, en Boyacá, donde asesinaron a Alejandro Mazo Pulgarín, alias “Titi”, cabecilla de la banda Pachelly y acérrimo enemigo de “el Montañero”. Mazo murió acuchillado en medio de una riña, y “el Montañero” fue el principal sospechoso, según el expediente que abrió la Fiscalía 9° Seccional de Tunja (noticia criminal N°152046300150 202080072).

El jefe de El Mesa ya había purgado a medias otra condena de 26 años por homicidio agravado, tentativa de homicidio agravado, tentativa de hurto calificado y agravado, concierto para delinquir y porte ilegal de armas de uso privativo, por el asalto a un camión de valores en el que fue asesinado un policía. Sin embargo, tras pagar solo nueve años regresó a las calles en 2013 a seguir delinquiendo.

Aunque el regreso a la libertad de “el Montañero” causó temor en el Valle de Aburrá, agravado por la falta de información del Gobierno sobre el contexto de su salida de la cárcel y el objetivo de la misma, solo hasta esta semana se conoció el primer pronunciamiento del jefe criminal, quien explicó que tras recibir la boleta de libertad una de las primeras acciones que adelantó como gestor de paz fue contactar a Jorge Mejía, coordinador del equipo del Gobierno Nacional en los diálogos de Paz Urbana en el Valle de Aburrá. Posteriormente, viajó a Bogotá y se reunió con el comisionado de Paz, Otty Patiño y la senadora Isabel Zuleta para proponerles formalmente la creación de la “casa de paz” en el Valle de Aburrá.

Sin embargo, “el Montañero” no entregó detalles sobre qué es lo que pretende con la creación de esta casa, ni quienes estarían allí, qué actividades realizaría, dónde estaría ubicada y cómo se enmarcará en el diálogo que se adelanta con el gobierno Petro. Lo que sí aseguró es que desde que salió de la cárcel todas sus acciones han estado enmarcadas en sus compromisos con la llamada “paz urbana”.

Lo cierto es que la falta de información de cara a la ciudadanía sobre qué es lo que está negociando el Gobierno con las bandas ha incrementado el temor sobre un posible fortalecimiento de El Mesa, una banda que nació en el barrio del mismo nombre en el municipio de Bello y que a sangre y fuego se quedó con el control del hampa en dicha localidad para luego expandirse a partir de 2020 a otras zonas de Antioquia, con presencia en 17 municipios y también hasta en Bogotá y Tunja.

Se estima que, solo en Antioquia, El Mesa cuenta con 300 hombres y que ha desplegado sus tentáculos a casi todas las rentas criminales posibles, incluyendo el narcotráfico, la minería ilegal, la extorsión, lavado de activos, explotación sexual, sicariato, entre otros.

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

PROCESANDO TU SOLICITUD