<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Escaleras, la única forma de llegar a los barrios en la ladera de Medellín

  • Vista del metrocable desde el Popular. Ante la falta de andenes, esta es la única opción de moverse a pie. FOTO Jaime Pérez
    Vista del metrocable desde el Popular. Ante la falta de andenes, esta es la única opción de moverse a pie. FOTO Jaime Pérez
Por miguel osorio montoya | Publicado el 21 de mayo de 2021

La ola urbanizadora colonizó las partes altas desde los años 60 sin planificación del territorio. Con algunas obras se intenta mitigar el problema.

Sin ayudas del Estado, y con el sueldo que ganaba en una empresa de vigilancia, Luis Efrén Calle comenzó a construir su casa en 1990. El lugar escogido fue el barrio Popular, en la comuna 1. Trepado en la ladera, que para entonces era “puro monte”, levantó la morada a fuerza de sudor, abriéndose paso entre la maleza y el pantano. Hoy, 31 años después de eso que parece una proeza, mira hacia atrás y recuerda: “Como la alcaldía nunca me construyó un muro de contención, entonces tuve que hacerlo yo para que el agua no me tumbara la casa. Después de mucho pelear, de poner quejas, le pusieron pasamanos a las escaleras. Pero fue tarde: antes de que lo pusieran, dos personas se cayeron. Una murió”.

La historia de Luis Efrén es ejemplificante. En esa zona de la comuna nororiental, que es la más alta, no hubo planeación alguna. Cada cual fue llegando y construyendo su casa como pudo. Primero los ladrillos que formaron los muros, luego el cemento que les dio estabilidad. Después, calles, andenes y escaleras. Muchas escaleras.

Y es con ellas que comienza este relato. La Alcaldía de Medellín anunció, el pasado 5 de mayo, que está invirtiendo $5.270 millones para la renovación de espacios en las comunas 1 (Popular) y 3 (Manrique) y el corregimiento San Antonio de Prado.

En las dos primeras se han construido 850 metros cuadrados de escaleras y andenes. Además, precisó Natalia Urrego, secretaria de Infraestructura, se han instalado 1.816 metros lineales de pasamanos y defensas viales. “Estas obras son ejecutadas con el presupuesto participativo, priorizadas por la misma comunidad. La ejecución de las mismas va en un 90 %. Estos pequeños trabajos cambian la calidad de vida y nos ayuda a generar 193 empleos directos”, dice la funcionaria.

Luis Efrén fue, precisamente, uno de los beneficiados de estas obras. Para entrar a su casa, en la calle 108 A, había que quitarse los zapatos: “Uno pasaba descalzo o con botas. Era un pantanero y bajaba el agua sucia. Además de eso, les pusieron pasamanos a las escaleras. Para uno, que es mayor, es difícil subir por ellas. Ya no es como cuando uno era joven y las subía brincando”.

Para llegar a la casa de Luis Efrén a la calle 107, por ejemplo, en donde está la iglesia, hay que subir 58 escalones. En esa zona de la ciudad, en que la ladera es tan escarpada, los vecinos deben trepar los peldaños para hacer una visita, llevar el mercado o ir a misa.

Los escalones van ensanchándose hacia las fachadas de las casas. “Llevan al cielo”. Esa es una frase común que se escucha en los barrios, inspirada en la incapacidad de ver su fin y su aparente ascenso hacia lo infinito.

La secretaria de Infraestructura reconoce que la topografía de estos espacios es compleja y que, por ello, en algunos sectores toca construir escaleras. “En algunas partes la pendiente no permite hacer rampas, pues no cumpliríamos los estándares de accesibilidad. Ante esto, optamos dotar de andenes y pasamanos. Lo importante es buscar soluciones con mejores materiales y señalética. Todo cumpliendo con el manual de espacio público de la ciudad”, dijo Urrego.

También en el Popular, pero cerca a la estación del metrocable, Silvia Buitrago lleva los insumos para sus confecciones, negocio con el que se gana la vida. Dice que su abuela, de 77 años, fue una de las fundadoras del barrio. Con el peso de la edad a cuestas se le ha hecho difícil la subida y la bajada. “Ella está anticoagulada por una enfermedad que tiene. Cuando sube, lo hace muy despacio, sosteniéndose como puede. Frecuentemente sale a misa o a citas médicas y se demora mucho en las escaleras”, menciona la nieta.

Por eso, una de las prioridades de la Secretaría de Infraestructura es que los barrios sean más accesibles para todos. En el caso de Luis Efrén, además de ponerse pasamanos a las escaleras, se construyó una rampa para quienes se les dificulta subir.

John Castaño, otro beneficiado de las obras en la comuna 1, cuenta que su casa sufría a causa de una humedad que se le filtraba desde la calle. Precisa que el agua bajaba y los desagües no alcanzaban a encauzarla: “Pusieron una barrera vial para que los carros no se fueran a un hueco. Los pasamanos quedaron pintados. De a poquito hemos estado mejorando. Lo que sí hay que decir es que no hay andenes, las casas están casi sobre las vías”.

María Edith Madrigal, presidenta de la Junta de Acción Comunal de Palermo, en la comuna 4 (Aranjuez), tiene una visión diferente en cuanto al mejoramiento de espacios públicos. Dice que desde 2012, cuando llegó al cargo que ocupa, está pidiendo que se arreglen varios pasamanos y se instalen otros nuevos. “Ninguna administración me ha escuchado”, se queja.

Como prueba de ello, la mujer anexó varios correos, con fechas entre 2013 y 2017, en los que pide que se haga la adecuación de andenes y se instalen nuevos pasamanos.

La líder comunal es crítica frente a que los recursos para los arreglos provengan del presupuesto participativo: “Eso no deberíamos tener que pedirlo porque es algo que debería estar bien. No es justo que el presupuesto participativo deba invertirse en algo que es obligación de la administración”.

Urrego, la secretaria de Infraestructura, explica que las obras se ejecutan un año después de su definición. Es decir, las realizadas en 2020 habían sido definidas por la comunidad en 2019. Y advierte que para ello se llevaron a cabo varias reuniones con los líderes de cada comunidad.

Los puntos a intervenir, precisa la funcionaria, se estipulan con visitas al terrero en compañía de los habitantes y son ellos quienes piden las intervenciones.

El asunto de fondo
A pesar de que las obras mencionadas mejoran la movilidad en los barrios, expertos señalan que la solución del problema no es tan simple.

César Hernández, experto en temas de planeación urbana, comenta que el problema de los barrios populares de la ciudad —en especial los de la zona nororiental— radica en su falta de planeación. Explica que el Plan Piloto de Medellín de 1950 propuso un modelo de ocupación de las zonas más planas. “La planeación alcanzó hasta la carrera 38, más o menos. O sea, hasta esa parte se planificaron las comunas 1, 2, 3 y 4. En la 1 y 2 solo se planificaron las calles 105, la 107 y la 110. Los dueños de esos predios eran terratenientes y los cedieron para la llegada de vivienda”, explica el experto.

Lo que el Plan Piloto no pudo prever fue la presión demográfica que habría de sufrir la ciudad en la segunda mitad del siglo XX. Según las cuentas de la época, a la urbe llegaron cerca de 2 millones de habitantes entre las décadas del 50 y del 70, la mayoría de ellas huyendo de la violencia. “Una anécdota muy diciente recuerda que el primer secretario de Planeación de Medellín (en la década del 60), Chicho Duque, se fue con un buldócer a abrir la calle 42 B. Esa fue la única que medianamente fue planeada. De resto, toda esa zona alta fue ocupada de manera informal. No hubo planificación en lo absoluto. La gente se asentó de manera espontánea”, dice Hernández.

Es por ello, dice el experto, que en las zonas altas es precario el sistema de andenes. Y agrega: “Como ciudad no tuvimos respuesta institucional para organizar el territorio. Eso desencadenó en la ausencia de andenes y la construcción de tantas escalas”.

Stella Restrepo, directora del Consejo Territorial de Planeación (CTP) de Medellín, expresa que “la ciudad no se construyó para los ciudadanos”. Explica su postura: “No es un tema de este gobierno, es histórico. La movilidad para las personas no es buena, menos en los barrios de las laderas. Las escaleras no son favorables para las personas, menos para los adultos mayores. Son interminables, sin descanso. Los arreglos son pañitos de agua, nada definitivo”.

Para la directora del CTP, la infraestructura de la ciudad está “estratificada”, es decir, que ha sido menos favorable para los estratos más bajos: “No podemos tener ciudadanía de primera y de segunda. Si en El Poblado se ponen antideslizantes a las escaleras, lo mismo debe hacerse en El Popular o Santo Domingo. Las escaleras se ven muy bonitas desde el metrocable, pero no lo son para el que la habita día a día”.

La solución, para Restrepo, es construir, en vez de escaleras, rampas amplias en las que quepan sillas de ruedas y que no representen un esfuerzo desmedido para los adultos mayores. “Puede que la rampa sea más costosa, pero sí son posibles de construir siguiendo los parámetros de movilidad universal”, añade.

Hernández, por su parte, cree que la solución tiene más que ver con el transporte. Propone que se haga un sistema capilar unidireccional. Eso quiere decir, en palabras sencillas, que las calles impares tengan un sentido y las pares, el contrario. Sin carros en dos sentidos, podrían construirse andenes amplios.

“A esto habría que sumarle un transporte transversal, como el sistema metroplús, para que las personas no tengan que caminar tanto y subir tantas escaleras. Lastimosamente no ha habido voluntad política para reorganizar la zona nororiental de Medellín”, concluye

1.816
metros de pasamanos y barreras viales se han instalado entre 2020 y 2021.

Contexto de la Noticia

radiografía Falta de espacio público es generalizada

La capital de Antioquia tiene una deuda con sus ciudadanos. El espacio público es deficiente: mientras la Organización Mundial de la Salud recomienda que una ciudad debe tener 15 metros cuadrados por habitante, Medellín ofrece apenas 3,68 a cada poblador. Alfredo Manrique, asesor de ONU Hábitat para los países andinos, dice que esa carencia va en detrimento de la calidad de vida: “Las condiciones mejoran cuando hay más espacios verdes o parques en donde la gente pueda departir”. El Observatorio Medellín Cómo Vamos (2018) reveló que es más grave en las comunas Aranjuez (con 0,64 metros cuadrados por habitante), Manrique (0,98) y Popular (1,0).

Miguel Osorio Montoya

Comunicador Social-Periodista de la UPB. Redactor del Área Metro de El Colombiano. Entre los géneros periodísticos me inclino por la crónica.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección