<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

La Placita de Flórez espera, al fin, reverdecer

Con 130 años e influencia en 42 barrios, esperan que las obras posicionen este histórico centro en mapa turístico.

  • La plaza sirvió de calabozo y hasta convento. Fue allí donde en 1968 llegaron los comerciantes damnificados tras el incendio de la Plaza Cisneros. FOTO aRCHIVO hERVASQUEZ
    La plaza sirvió de calabozo y hasta convento. Fue allí donde en 1968 llegaron los comerciantes damnificados tras el incendio de la Plaza Cisneros. FOTO aRCHIVO
    hERVASQUEZ
  • Cerca del 52% del comercio se dedica al mercado de comestibles. También venden flores y plantas. FOTO jUAN a. sÁNCHEZ
    Cerca del 52% del comercio se dedica al mercado de comestibles. También venden flores y plantas. FOTO jUAN a. sÁNCHEZ
Por juan felipe zuleta valencia | Publicado el 15 de noviembre de 2021

La idea era convertir ese lugar centenario en un ícono de Medellín, y para ello necesitaban una marca sencilla y poderosa que vinculara indisolublemente el sitio con la fiesta emblemática de los antioqueños que comenzó justo allí. Pero hubo un detalle, una simple letra que no encajaba.

Quien lo advirtió fue una mujer que llegó desde Canadá y se presentó en la plaza como la nieta de Rafael Flórez, el hombre que fundó allí, en 1891, el primer mercado cubierto del país y en cuyo honor, en 1953, pasó de llamarse Mercado de Oriente, por recibir todo el flujo comercial de Santa Elena y Rionegro, a ser la Plaza de Flórez.

“¡Qué problema tan berraco!”, recuerda entre risas Juan Alberto Franco —gerente de la cooperativa que administra el lugar—. La nieta de aquel bogotano, que ganó una intensa puja contra grandes potentados para construir la plaza, se ruborizó al ver el letrero que decía: Placita de Flores.

El asunto se zanjó con algo de pintura y una zeta, pero la inquietud de devolverle el brillo a la Placita se mantuvo y ahora parece que por fin le llegó la hora.

A través de una alianza entre la Gerencia del Centro, la Agencia APP y la Fundación Ferrocarril de Antioquia se adelanta el análisis físico, histórico, estructural y social para el plan de intervención de la plaza que desde hace 22 años hace parte oficial del inventario patrimonial de Medellín.

Según el director de la Agencia APP, Rodrigo Foronda, la fase 1, que irá hasta el 31 de diciembre próximo, comprende una investigación social, estudios de diagnóstico técnicos, análisis patológicos e históricos sobre el inmueble y un estudio de movilidad para entender las dinámicas del entorno circundante. Todo esto, con un proceso de concertación junto con los actores de la plaza.

Para Juan Alberto, quien lleva 17 años coordinando la plaza, el proyecto empieza a pagar una vieja deuda de la ciudad con este lugar que nunca había sido incluido en los planes de desarrollo municipales, y que vio frustrados los amagues de restauración, como el que intentaron hace 20 años Emvarias y la Fundación Ferrocarril de Antioquia que naufragó por falta de presupuesto.

Pero, antes de conocer la Placita que se sueñan sus comerciantes y vecinos, hay que rebobinar un poco su historia.

¿Por qué estuvo Emvarias metida en el fallido plan de restauración de la Plaza? Porque era su propietaria hasta 2014 cuando se dio la escisión del pasivo pensional de la empresa. Emvarias pasó entonces a ser parte de EPM y el municipio asumió dicho pasivo pensional y tomó la responsabilidad de plazas de mercado y la feria de ganado que estaban otrora bajo autoridad de Emvarias.

Hoy Coplaflórez, creada en 1999 por los placeros pioneros, dirige el destino del lugar, algo que le ha permitido blindarse con el espíritu del cooperativismo de la informalidad, la inviabilidad económica y fenómenos delincuenciales como la extorsión, cuenta Gabriel Velásquez, quien heredó de su abuela la vocación de comerciante.

De todos modos la Plaza ha cambiado. Y entre su fachada cansada la transformación sigue su paso. Muchos de los pioneros han muerto y otros vendieron su derecho al pedacito de plaza que les correspondía. Los finales de ciclo aceleraron en pandemia, cuentan Juan Alberto y los comerciantes.

Gente joven con nuevas ideas han ido copando gran parte de los 320 locales. Intercalados con los tradicionales puestos de flores, distribuidoras abarrotadas de productos y tiendas esotéricas, ganan espacio negocios innovadores de bioinsumos agrícolas, alimentos orgánicos y productos de toda índole a partir de economía circular.

Lo que perdura es la influencia de la Plaza en la dinámica comercial de 42 barrios. Coplaflórez calcula que allí se mueven entre $55.000 y $60.000 millones al año.

Por eso la intervención, aunque los asusta pues no saben qué tanto ni por cuánto tiempo alterará su cotidianidad, los motiva por el potencial de crecimiento.

Los anima, por ejemplo, la posibilidad de integrarse de verdad a la mapa turístico de la ciudad al cual pertenecen actualmente solo entre comillas como parte del Distrito San Ignacio, tal como apunta Juan Alberto. Consolidar su reconocimiento cultural y formar parte de esa historia ininterrumpida, alimenta las expectativas de comerciantes y clientes de toda la vida.

Josefina sueña con llegar de madrugada todos los días a un edificio elegante como los de antes, con una techo hermoso y un piso más. Que la plaza cambie el cuerpo pero no su espíritu.

Josefina y su hermana Luz Marina habitan desde hace 20 años el local 3122, al fondo en el último nivel, hasta donde llegan amparados en la fe quienes buscan alivio, empleo, un amor o recuperar la paz que algo o alguien les quitó.

La semana pasada volvió agradecido un joven ingeniero desempleado hacía meses quien se encomendó a los dones de Luz Marina que, armada de sus oraciones, velones de siete mechas y esencias naturales lo envió a casa preparado para conseguir empleo.

Sus días son un ir y venir de atención y conversaciones con personas que llegan hasta el mostrador a llevarse feromonas y esencias contraenvidia, miel de amor, sígueme y tantas otras. O se acercan a compartir un momento un de espiritualidad con las dos hermanas o en busca de un ritual de sanación.

Estas pequeñas magias y singularidades que ocurren en una plaza cercada por negocios y afanes modernos es lo que sus dolientes piden con celo conservar ahora que parece haber un verdadero plan para librarla definitivamente de la decadencia que tanto ha eludido durante décadas

Contexto de la Noticia

Informe el sector podría intervenirse

El director de la Agencia APP, Rodrigo Foronda, señala que además del mejoramiento de las condiciones físico-espaciales de la Placita se analiza la adecuación del espacio público de borde. Para esto se ha adelantado un estudio de movilidad que permita entender la posibilidad de intervención del espacio público. Justamente uno de los principales anhelos de vecinos y comerciantes del sector es la peatonalización de varios puntos en medio de este proyecto.

· También se revisa la viabilidad de vincular usos compartidos en la Placita, que permitiría tener oferta de servicios y entretenimiento, junto a actividad económica tradicional.

Juan Felipe Zuleta Valencia

Soy periodista porque es la forma que encontré para enseñarle a mi hija que todos los días hay historias que valen la pena escuchar y contar.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección