<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Los temas de seguridad, movilidad y espacio público calentaron el debate de candidatos a la alcaldía de Itagüí

Salvo Diego Torres, que ‘escurrió el bulto’ a última hora, todos los candidatos dijeron presente.

  • Hugo Sánchez, Mauro Bedoya, Augusto Ocampo, Nelson Acevedo, Leyner López, León Bedoya y Rosa Acevedo asistieron al debate. FOTO Jaime Pérez
    Hugo Sánchez, Mauro Bedoya, Augusto Ocampo, Nelson Acevedo, Leyner López, León Bedoya y Rosa Acevedo asistieron al debate. FOTO Jaime Pérez
26 de octubre de 2023
bookmark

Siete aspirantes a la alcaldía de Itagüí aceptaron la invitación a debatir en EL COLOMBIANO de manera clara y precisa los programas con los que aspiran a gobernar estos cuatro años. El único que se negó a asistir fue Diego Torres, el candidato del alcalde José Fernando Escobar y el senador Carlos Trujillo. Torres siguió a rajatabla la orden que parece haber recibido de sus jefes y le dijo no a la posibilidad de confrontar sus ideas ante la ciudadanía, tal como lo hizo a lo largo de la campaña.

Pero la ficha del continuismo fue lo único que faltó, porque el espacio estuvo cargado de propuestas, contrapunteos y polémicas.

El debate se centró en cuatro grandes temas: pobreza multidimensional, movilidad, seguridad y espacio público.

Hugo Sánchez se lanzó primero y desglosó su propuesta para la reconversión industrial del municipio, convirtiendo a sus habitantes en accionistas de industrias y así combatir la vergonzosa paradoja que tiene Itagüí de ser el segundo municipio más rico de Antioquia, pero el mismo en el que 90.000 personas pasan hambre y que carga con una pobreza multidimensional por encima de sus vecinos Envigado y Sabaneta.

Rosa Acevedo puso el dedo en la llaga. Cuestionó que en doce años de gobiernos trujillistas la brecha de desigualdad entre la zona urbana y la ruralidad no se haya reducido nada. Y fue ahí cuando Leyner Camilo López vio la oportunidad de atizar el debate y les preguntó a todos qué fue que lo que hicieron en estos doce años en los que ocuparon cargos de alcalde, concejales y secretarios por reducir la pobreza multidimensional.

Con el debate ya marchando a un buen ritmo, los candidatos se adentraron al espinoso tema de la movilidad. Augusto Ocampo señaló que él considera que la construcción de nuevos metrocables tal como lo propuso el Gobierno Nacional, repercutirá positivamente en Itagüí, a pesar de que sean San Antonio de Prado y La Estrella los beneficiados directos. Reiteró Ocampo que en el tema de la movilidad es imposible no pensar los problemas y soluciones a nivel metropolitano.

A renglón seguido apareció Nelson Acevedo y tras señalar la necesidad de configurar un transporte multimodal que incluya al gremio que se encarga de conectar a la zona rural, le tiró un par de vainazos al exalcalde León Mario Bedoya a quien señaló de haber destruido las empresas de transporte para darle cabida a Solobús y de incumplir con el contrato para que Metroplús fuera una realidad y no un largo dolor de cabeza.

León Mario no se quedó callado. Respondió que él como alcalde gestionó el intercambio con Envigado, se la jugó con Solobús para intentar acabar con la guerra del centavo y de paso cargó contra el Área Metropolitana del Valle de Aburrá, a la que señaló de no haber hecho nada en los proyectos de movilidad que le correspondían.

Ya con la tensión a flote aterrizaron en el tema de la seguridad. Al principio hubo muchas flores y coincidencias en cuanto al manejo de la seguridad en los últimos años. Sin embargo, la directora de EL COLOMBIANO, Luz María Sierra, co-moderadora del debate, preguntó por qué si todos estaban más o menos de acuerdo y proponían lo mismo no se había hecho antes. Ahí saltaron chispas.

Leyner señaló que a pesar del reguero de cámaras que han instalado en las últimas alcaldías hay cientos de casos de personas víctimas de diferentes delitos que al ir a poner la denuncia no lograron hacerla efectiva porque las cámaras no servían. Nelson vio el “papayazo” y saltó a decir que León Mario pagó en su época como alcalde cámaras a $60 millones que no servían.

El exalcalde siguió esquivando golpes y se defendió diciendo que no tiene proceso alguno por presuntas irregularidades al respecto.

Y ya en el momento más caliente del debate, los candidatos llegaron al tema final: la crisis de espacio público. Rosa Acevedo le puso cifras y señaló que el municipio está en un panorama crítico en el que apenas tiene 4 metros cuadrados de espacio público por habitante, cuando la norma nacional indica que deben ser 15 metros cuadrados.

Mauricio Bedoya soltó duros cuestionamientos. Dijo que las últimas alcaldías se robaron la plata de las compensaciones urbanísticas y que los concejales en dichos periodos no hicieron lo debido para evitar que la ciudadanía perdiera su valioso espacio público.

Nelson Acevedo regañó a Mauricio. Le recordó que él en 2012 sí se opuso al proyecto, de acuerdo que, según dijo, terminó mutilando 23.000 metros cuadrados que hacían parte de la reserva ecológica Mi Ranchito para cambiarle el uso del suelo. Y fue más allá: dijo que cada metro cuadrado de este proyecto en zona estrato 4 y 5, liderado por el entonces alcalde Carlos Trujillo, se ferió a $600 mil pesos, cuando en un barrio estrato 3 el metro cuadrado superaba los $3 millones.

Augusto apuntaló diciendo que la política de erradicar zonas de patrimonio ecológico y arqueológico en los últimos doce años es inocultable.

Rosa cerró el intenso debate señalando que los responsables de que no se ampliaran las veredas y de que el municipio hubiera vendido a precio de huevo su plaza de mercado para beneficio de un privado tenían que poner la cara.

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*