<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Catatumbo, sacudido por lo peor de la guerra

  • En zona rural de Tibú, hombres armados detuvieron una ambulancia y sacaron a un paciente, quien fue encontrado muerto horas después. Una clara violación al DIH. FOTO archivo Colprensa
    En zona rural de Tibú, hombres armados detuvieron una ambulancia y sacaron a un paciente, quien fue encontrado muerto horas después. Una clara violación al DIH. FOTO archivo Colprensa
Por Ricardo Monsalve Gaviria | Publicado el 18 de febrero de 2019
Infografía
Catatumbo, sacudido por lo peor de la guerra
en definitiva

La región de Catatumbo sigue sufriendo con una guerra que se degrada cada vez más. Los grupos armados ilegales están violando el DIH y el Estado intenta recuperar la confianza.

En la zona rural de la región de Catatumbo, Norte de Santander, los civiles son testigos y víctimas de una guerra en la que cada vez se respetan menos sus derechos.

En este 2019 se han registrado al menos tres infracciones al Derecho Internacional Humanitario (DIH), lo que demuestra que los grupos armados ilegales que delinquen en esa región del país no miden el efecto de sus ataques (ver recuadros).

Desde hace un año se recrudeció la disputa territorial entre las guerrillas del Epl y Eln, que no solo ha dejado más de 18 mil damnificados, según cifras de Naciones Unidas, sino que también se han dado episodios en los que las disidencias de las Farc y las bandas criminales han cometido numerosos crímenes.

La instalación de minas antipersonal, incluso a pocos metros de instituciones educativas, el ataque a las misiones médicas, enfrentamientos armados en centros urbanos y atentados al oleoducto que terminan con la contaminación de acueductos veredales y las retenciones a periodistas en pleno ejercicio de su profesión, son algunos de los ejemplos que se han dado en tan solo 49 días que van de este 2019 y que según los convenios internacionales (ver ayuda) están prohibidos para limitar la barbarie de la guerra y proteger a quienes no participan de las hostilidades.

Disminuyen combates

En la región fueron desplegados más de 10 mil soldados como parte de la Fuerza de Despliegue Rápido N°3 para retomar el control y si bien los enfrentamientos armados entre los ilegales han frenado poco a poco, la estrategia de los delincuentes ha cambiado y ahora se presentan amenazas a líderes sociales y homicidios selectivos, tal como lo denuncian defensores de derechos humanos.

“Ahora estamos viviendo un plan dirigido contra los líderes, muchos ya ni siquiera están en la región por las amenazas. Es cierto que ya no hay tantos combates, pero los crímenes los cometen de otras maneras”, aseguró uno de los defensores de derechos humanos que vive en la zona y quien pidió reserva de su nombre por seguridad.

Por su parte, Wilfredo Cañizares, director de la Fundación Progresar de Norte de Santander, explicó que “en el Catatumbo se vienen presentando una serie de eventos muy graves: las expropiaciones. Como en la vieja práctica paramilitar le están quitando las casas a la gente que es acusada de apoyar al grupo contrario. Se están juntando una serie de situaciones que lo que demuestran es un estado degradación total de las organizaciones armadas que hay en la región”.

Cañizares advierte que a esa zona del país pueden llevar miles de soldados, pero de poco servirán si en las zonas más apartadas del Catatumbo las comunidades siguen olvidadas por el Estado. “Además es muy complicado que se tengan cambios importantes, si la comunidad sigue sin creer en sus autoridades, allá la gente ha sido víctima por décadas enteras. Se insiste en una fórmula que no ha funcionado”.

En diálogo con EL COLOMBIANO, el general Nicasio Martínez, comandante del Ejército, explicó la dificultad que tienen con la región de Catatumbo.

“No es un área fácil, es una zona que tiene generaciones de personas que han estado, de alguna forma, delinquiendo y haciendo terrorismo. Son zonas donde hay mucha población civil, quizás por proteger esa población no podemos actuar como quisiéramos. No es fácil”, dijo el oficial.

Martínez también reconoció que hay un problema “y hay que empezar a organizarlo. La solución es llegar con las instituciones del Estado, hacer control militar del área y un control interinstitucional del Estado en las regiones”.

Contexto de la Noticia

PARA SABER MÁS los derechos que hay en la guerra

Según dice el Comité Internacional de la Cruz Roja, los Convenios de Ginebra y sus Protocolos adicionales son tratados internacionales que buscan proteger a las personas que no participan en las hostilidades (civiles, personal sanitario, miembros de organizaciones humanitarias) y a los que ya no pueden seguir participando en los combates (heridos, enfermos). Los convenios y sus protocolos establecen que se debe buscar, enjuiciar o extraditar a los autores de infracciones graves.

Profesor, víctima de mina

El 6 de febrero, el profesor Diomar de Jesús Pérez se encontraba en clase de Educación Física con los alumnos de la escuela ubicada en la vereda San Cayetano del municipio de Hacarí. En una jugada el balón terminó en un potrero y el docente decidió ir a recuperarlo cuando activó una mina antipersonal. “Por el balón iba a ir un estudiante y yo le dije que mejor iba yo, cuando estaba cerca de recuperarlo sentí la explosión, di varias vueltas y caí al lado de una piedra. La comunidad me ayudó de inmediato”, narró el profesor quien fue trasladado hasta Ocaña. Diomar de Jesús perdió su pie derecho. “Gracias a Dios fui yo y no un niño”, dijo.

Ataque a la misión médica

La denuncia fue hecha por la Policía de Norte de Santander. El martes 12 de febrero, a las 10 a.m., ingresó un hombre con una herida por arma de fuego al centro asistencial del corregimiento La Gabarra, de Tibú. Una vez fue estabilizado, se inició su traslado a la cabecera municipal para recibir una atención más especializada, sin embargo en el camino, la ambulancia fue detenida por cuatro hombres armados, quienes se llevaron al herido hacia un lugar conocido como “Mata de Coco”, donde fue encontrado sin vida horas más tarde. Las autoridades identificaron a la víctima como Javier Enrique Contreras Ramírez, de 36 años.

Atentado contra oleoducto

El Eln lo hizo de nuevo. El oleoducto Caño Limón - Coveñas fue dinamitado por guerrilleros de esa organización y esta vez el daño ambiental no solo quedó en la capa vegetal, también en varios afluentes como el río Catatumbo y su mancha alcanzó 125 kilómetros. Fueron varias las comunidades rurales del municipio de Teorama que resultaron afectadas por este nuevo atentado, ya que sus acueductos veredales se vieron comprometidos. “El grupo terrorista ecocida más grande que existe en el planeta se llama Eln y esos crímenes deben ser sancionados de una manera ejemplar” fueron las palabras del presidente Iván Duque.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección