<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Cuentos chinos sobre el metro de Bogotá opacaron reunión entre Petro y Xi Jinping

En lugar de avances tangibles con la segunda economía del mundo, el mandatario priorizó encuentro con el consorcio a cargo de la obra. Relaciones quedaron relegadas.

  • Previo a su encuentro con Xi Jinping en el Gran Salón del Pueblo, la sede del gobierno chino, Petro se reunió con miembros del consorcio a cargo del metro para hacer modificaciones: “Técnicamente es posible y jurídicamente también”, dijo. FOTOS PRESIDENCIA
    Previo a su encuentro con Xi Jinping en el Gran Salón del Pueblo, la sede del gobierno chino, Petro se reunió con miembros del consorcio a cargo del metro para hacer modificaciones: “Técnicamente es posible y jurídicamente también”, dijo. FOTOS PRESIDENCIA
26 de octubre de 2023
bookmark

El encuentro entre los presidentes Gustavo Petro y Xi Jinping en China –nada menos que el segundo socio comercial de Colombia–, terminó eclipsado por una discusión que tiene de local lo mismo que de inconveniente, marcada además por un dejo de capricho en plena época electoral: modificar el trazado de la primera línea elevada del metro de Bogotá e incorporar un tramo subterráneo.

Lo anterior, pese a que ya hay un contrato en marcha con un consorcio del gigante asiático y cuando la obra registra un avance del 26 %: un hecho inédito para una ciudad que lleva esperando este sistema más de 80 años y que ha soportado frustración tras frustración por peloteras políticas o diferencias ideológicas.

Según expertos, la determinante reunión comercial y política de Petro con el presidente Xi Jinping –hoy por hoy la segunda economía del mundo–, parece haber quedado relegada a un segundo plano por su obstinación de convencer a las empresas a cargo del proyecto (China Harbour Engineering y Xi’An Metro Company Limited), de dar vía libre a modificar la primera línea.

“Fue una visita perdida, desperdiciada”, reclama la sinóloga internacionalista Lina Luna, una de las académicas con mayor dominio de política exterior china y asuntos asiáticos, y quien también visitó el gigante asiático coincidiendo con Petro. “No tiene presentación. Un presidente no arma una visita de Estado para hablar de un tema con un consorcio. Así no funciona la política en China. Fue una visita improvisada”, manifestó en diálogo con este diario.

En contraste, desde la Casa de Nariño celebraron la suscripción de 12 acuerdos económicos, de inversión, comercio y tecnología para “avanzar en la construcción de una relación comercial y de cooperación sólida y ambiciosa”. Con todo, a través de X (antes Twitter), Petro encasilló la agenda a su encuentro con representantes del consorcio.

Según el mandatario, los chinos dieron luz verde técnica y jurídicamente, pero hace falta el renglón político: “Si la administración distrital quiere, el Gobierno financiará el 100% de la primera línea. La firma contratista está dispuesta a allanarse a modificar de común acuerdo el contrato sin modificar su objeto”, celebró Petro.

El empeño del presidente –que se acentúa justo a días de las elecciones regionales–, es que se abra una nueva licitación para un tramo subterráneo entre la carrera 50 con Av. 1 de mayo hasta la calle 72 (casi la mitad de la línea). De acuerdo con Petro, “no habría mayores demoras”, ya existen los estudios y hasta se podría incluir zonas como Engativá o Suba, por donde se prevé pase la segunda línea cuya licitación recién abrió la administración de Claudia López.

Otra es la lectura del ingeniero Andrés Escobar, quien fue gerente de la Empresa Metro en las alcaldías de Enrique Peñalosa y Claudia López. Una de sus primeras precisiones es que durante la administración Petro no quedaron listos estudios de ingeniería de detalle para un metro subterráneo, pues solo avanzaron en la etapa de ingeniería básica avanzada.

“Tan solo dejaron análisis que se asemejan a los de diseño o fase inicial, y sin los trámites necesarios ante el Gobierno nació para lograr su financiación”, explicó a EL COLOMBIANO. En esa línea, Escobar desmintió que no haya mayor traumatismo con la modificación del contrato, pues los cambios que propone Petro supondrían un sobre costo de $12 billones (la obra hoy vale $22,3 billones) y su entrega ya no sería en 2028, sino en 2034.

El exgerente descartó que el asunto se zanje simplemente con que la Nación ya no asuma el 70%, sino el 100% de la obra –“como si la plata fuera de él y la pudiera botar”–, pues ello implicaría acudir al Congreso a pedir adiciones al presupuesto. No obstante, para Escobar lo más problemático es que la modificación, que debe ser autorizada por la Alcaldía, se traduciría en un detrimento patrimonial: “Es pagar más por lo mismo. El metro subterráneo no mueve más ciudadanos, ni es más rápido o más limpio. No hace nada adicional a lo que esta contratado. Es decir, un sobrecosto injustificado”.

A su turno, la alcaldesa alertó que el futuro del metro “no depende del presidente ni de China, sino del voto libre de los bogotanos. No se puede parar el contrato a menos que se cuente con la complicidad del alcalde”, declaró.

Oportunidad perdida

Para la sinóloga –es decir, estudiosa en el mundo chino– Lina Luna, con su obstinación frente a modificar la primera línea, Petro desaprovechó una importante oportunidad de avanzar comercial y diplomáticamente con el gigante asiático. Según la académica, el cambio de trazado ni siquiera llegó a ser tratado en el encuentro entre Petro y Xi Jinping.

Además del poco impacto mediático que tuvo en ese país la visita del mandatario colombiano, la también directora de la Escuela de Relaciones internacionales de la Universidad Externado sostuvo que el hecho de que los mandatarios hayan acordado elevar la relación bilateral al nivel de “asociación estratégica” tampoco tiene mayor trascendencia en términos prácticos.

En contexto: ¿Apostará Petro porque Colombia se sume a la Franja y la Ruta?

“Petro no adhirió a la iniciativa de la Franja y la Ruta, el proyecto de infraestructura global más ambicioso y grande para mejorar la conectividad del comercio. El Banco Mundial espera que los países que la integran tengan una disminución del 8% en pobreza”, agregó Luna, al advertir que se notó la ausencia del ministro de Comercio, Germán Umaña, que contrasta con la presencia de Laura Sarabia, directora de Prosperidad Social.

¿Qué dejó la visita del mandatario?

Según Presidencia, con los 12 instrumentos firmados entre ambos mandatarios los productos del agro tendrán más posibilidades de acceso al mercado chino, se multiplicarán las exportaciones de carne bovina y quinua, y se fomentará la inversión china en la industria colombiana, con énfasis en transporte férreo. A ello se suman apoyos en economía digital y cooperación para el desarrollo de medios públicos. Adicionalmente, ambos países divulgaron una declaración conjunta en la que expresaron “su intención de fortalecer canales de diálogo para fortalecer la cooperación, especialmente en infraestructura y tecnología”. Por otro lado, acordaron reforzar los intercambios y la cooperación en seguridad y estrechar el intercambio de experiencias entre Fuerzas Armadas y de Policía”.

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

PROCESANDO TU SOLICITUD