<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Oviedo: el estadista “gomelo” que dio la sorpresa en Bogotá y le arrebató el segundo lugar a Gustavo Bolívar

El exdirector del Dane relegó al candidato del Pacto Histórico, gran favorito para disputarse en segunda vuelta la Alcaldía de Bogotá con Carlos Fernando Galán, ganador absoluto este domingo.

  • Oviedo: el estadista “gomelo” que dio la sorpresa en Bogotá y le arrebató el segundo lugar a Gustavo Bolívar
29 de octubre de 2023
bookmark

Bogotá estuvo durante las últimas semanas a la expectativa de elegir a su próximo alcalde, el sucesor de Claudia López, en una segunda vuelta. Las encuestas ponían a Carlos Fernando Galán y a Gustavo Bolívar en una cerrada disputa que no se definiría este domingo por su estrechez. Sin embargo, eso no ocurrió. Galán ganó en primera vuelta y Bolívar, el candidato del petrismo quedó relegado en el tercer lugar. Un candidato sorpresa, pero no desconocido en el país, dio el bacatazo en la recta final y se metió en la pelea: Juan Daniel Oviedo.

Lea mas: Intentaron hacerle campaña a Gustavo Bolívar con camisetas de Simón Bolívar y la Policía lo impidió

Oviedo, exdirector del DANE, quedó segundo según los resultados del preconteo entregado en los boletines de la Registraduría. Si cumple su palabra, llegaría a ocupar la curul que por el estatuto de la oposición le corresponde en el Concejo de la capital. Estaría por definirse su postura, si llega para hacerle peso a Galán o a apoyar y darle cierto flujo u orden a esa corporación.

Lejos de ser el gomelo cuna de oro que muchos piensan, Juan Daniel tuvo una historia que, como la de muchos colombianos, tiene tintes de lucha, perseverancia y varias anécdotas. Nació en Villa Luz, un barrio al noroccidente de Bogotá, y pasó su infancia en Normandía, que prácticamente queda en el mismo sector.

Entérese: Gustavo Bolívar: de los dramas de ficción a los de la política

Es hijo de madre vallecaucana y padre santandereano, quienes se conocieron en Barranquilla para finalmente radicarse a Bogotá; de ahí que sus apellidos sean Oviedo Arango. De su papá, asegura que era piloto pero no hubo una relación cercana, mientras a su mamá le agradece haberlo levantado a punta de trabajo duro.

Juan Daniel nació en el 77, y en el 91 sus padres se separaron. El amor por los números llegó en el Colegio Mayor Nuestra Señora del Rosario, cuando cursaba 9°, pues a diferencia de compañeros a los que la profesora de álgebra les parecía el “coco”, él le cogió el tiro a la clase y también empezó a sentirse atraído por las materias de geometría y trigonometría.

Todo esto estuvo empañado por el bullying que sufría debido a su tono de voz. Lejos de afectarlo, él se motivó para estudiar más. Es que más allá de hacerlo como refugio, tenía claro que no quería que llegara el punto en que no supiera qué hacer con su vida y entendía que el aprendizaje era el camino a seguir.

Así ingresó un tiempo después a la Universidad del Rosario, de donde es orgullosamente egresado como economista. Allá empezó a hacer sus primeros pinos y llegó a ser secretario académico en su facultad. La tradición mandaba que los mejores estudiantes ayudaran a los decanos en temas como administrar las notas y Juan Daniel fue uno de ellos.

Pero antes de eso los primeros trabajos fueron vendiendo chocolates en el colegio, para lo cual los profesores le daban permiso por ser uno de los “pilos” de la clase. Además, cuando ingresó a la universidad pegaba stickers en la correspondencia y ahí aprendió a madrugar y trasnochar.

Cuando aún era estudiante de la U del Rosario, Juan Daniel empezó a trabajar en el Departamento Nacional de Planeación (DNP). Estuvo al lado de Fabio Sánchez, hoy economista de la U. de los Andes, quien entonces se desempeñaba como director de Análisis Macroeconómico de la entidad.

Luego llegó Juan Carlos Echeverry al DNP y a él también lo estuvo ayudando. Pero un tiempo después le llegó la opción de irse para España y no lo pensó dos veces, partió. Luego le salió una oportunidad para hacer su posgrado en la Universidad de Tolouse, en Francia, y voló hacia allá para alcanzar dos maestrías y un doctorado.

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*