<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Terceras dosis para inmunosuprimidos en Colombia, ¿y el debate mundial?

  • Terceras dosis para inmunosuprimidos en Colombia, ¿y el debate mundial?
Publicado el 21 de agosto de 2021

En Colombia se autorizaron para casos especiales. Las farmacéuticas las recomiendan, pero la OMS pide priorizar países pobres.

En la mañana de ayer el ministro de salud Fernando Ruiz Gómez confirmó en rueda de prensa la decisión de aplicar terceras dosis en el país a pacientes inmunosuprimidos con condiciones específicas (ver ayuda).

La decisión, explicó, se tomó en conjunto con el comité asesor de vacunación, basándose en informes, reportes y análisis, porque llegaron a la conclusión de que es necesaria la medida para proteger a esa población y el plan de vacunación va adelante en el país. Hasta el reporte del jueves se habían aplicado 32.741.710 dosis, de las que 18.688.769 son primeras. Es decir que hay 14.052.941 personas con el esquema completo, más 2.683.102 vacunados con monodosis.

Ahora bien, durante la rueda de prensa, y posteriormente a través de su cuenta de Twitter, el ministro Ruiz instó a las autoridades departamentales para que prioricen e incentiven la vacunación en los grupos abiertos, por encima de la tercera dosis, aunque esta se autorice y sea necesaria “cuando la evidencia técnica lo indique”.

El ministro Ruiz hizo énfasis en que “el país atraviesa un momento epidemiológico en el que, definitivamente, solo con la vacunación masiva de las personas que no han recibido su esquema, vamos a tener la posibilidad de reducir un impacto en la mortalidad a consecuencia de la mayor transmisión del virus (por la variante delta) sobre un eventual cuarto pico”.

Sobre la tercera dosis, esa priorización ha sido precisamente la pregunta que tiene enfrentadas a diferentes organizaciones, incluyendo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), con algunos gobiernos: ¿qué grupo se debe priorizar para recibir una dosis, quienes no han tenido ni una, sobre todo en los países de bajos recursos, o los vacunados que requieren un refuerzo?

Detractores

El doctor del Instituto Javeriano de Salud Pública Jorge Martín Rodríguez explica que el dilema se da porque países con ingresos medios y bajos ya tienen suficientes problemas para cubrir a toda su población con vacunas (no tienen las suficientes), como para aumentar el número de dosis que se requieren en otros lugares. Para él, además, esos gobiernos deberían preocuparse principalmente por darles a sus poblaciones los esquemas normales, que haya más vacunados con las dos dosis, antes de usar una más.

De igual manera, la OMS se ha plantado en contra de las terceras dosis desde que se expuso la posibilidad, argumentando que es más importante garantizarles a los países de escasos recursos la vacunación en esquema de dos dosis, para prevenir la aparición futura de nuevas variantes que sigan retrasando la inmunidad de rebaño. La idea es esta: es preferible que en el mundo haya más vacunados con dos dosis, que menos con tres.

“Entendemos la preocupación de los gobiernos de proteger a sus poblaciones de la variante delta, pero no podemos aceptar que los que ya han utilizado la mayoría del suministro de vacunas, utilicen todavía más”, dijo el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Sin embargo, ante la inminencia de esta medida, el pasado 9 de agosto desde sus oficinas centrales en Ginebra, le pidió a las naciones de ingresos altos que retrasen la aplicación de las adicionales hasta finales de septiembre, cuando se calcula que al menos el 10 % de la población mundial estará inmunizada. Igual denunció que estos países concentran el 80 % de las vacunas, aunque representan poco menos de la mitad de la población. Según el portal de investigación Our World in Data, solo el 1.3 % de la población de países de bajos ingresos ha recibido al menos una dosis.

Mientras los contagios continúen será más probable que surjan nuevas variantes en el mundo, explica el infectólogo Carlos Agudelo, y la única alternativa que se tiene de detener estas mutaciones es reduciendo drásticamente los contagios, que solo es posible con la inmunidad de rebaño. Esta se consigue al tener un gran porcentaje de la población vacunada. Y el requerimiento es mundial, no solo de ciertos lugares.

El epidemiólogo Óscar Gómez, de la Pontificia Universidad Javeriana, señala que el virus que mejor se adapte, la variante con mejor transmisibilidad que logre reproducirse con mayor facilidad en su portador, el cuerpo humano en este caso, será el que termine por dominar, como ya está ocurriendo en Estados Unidos. En un reporte del CDC del 23 de julio se resalta que el 83 % de los contagios en ese país correspondían a la variante delta.

Apuesta mundial

El Centro para el Control de Enfermedades en Estados Unidos (CDC por sus siglas en inglés), por su parte, en un comunicado del 8 de julio, afirmó que no hay información suficiente que sustente la efectividad de terceras dosis frente a las variantes: “Los estadounidenses que han sido completamente vacunados no necesitan una vacuna de refuerzo en este momento”.

A pesar de eso, el Gobierno estadounidense anunció el jueves su intención de suministrar terceras dosis partir del 20 de septiembre para las personas que cumplan al menos ocho meses desde su segunda dosis. Esta decisión se tomó, explicaron en un comunicado, porque según la evidencia recogida tiene un efecto positivo sobre la producción de anticuerpos, y que están preparados para aplicarla.

Lo hicieron sin tener aún la aprobación de la Administración de Fármacos y Alimentos (FDA), la agencia encargada de aprobar los sueros, y del CDC. Esta última señaló que siguen estudiando la utilidad de la tercera dosis, pero actualizó su posición: la recomiendan para gente con un sistema inmune con compromiso moderado o severo. Esta dosis busca mejorar la respuesta a las dosis iniciales, pero no es lo mismo que una dosis de refuerzo, que se les da a quienes se les ha disminuido el efecto después de un tiempo.

Las farmacéuticas Pfizer y Moderna advirtieron, el 28 de julio y el 5 de agosto respectivamente, que algunos estudios realizados por ellos han demostrado que las defensas de sus vacunas, después de seis meses, permanecen altas contra enfermedad grave y muerte, pero pierden capacidad contra el contagio y la enfermedad sintomática.

Esta situación, sumada a las llamadas variantes de preocupación, especialmente frente a la alta capacidad de transmitisión de delta, las ha llevado a experimentar con una tercera dosis, seis meses después de la segunda, demostrando ser bastante efectivas: al menos 50 veces más anticuerpos que sin la dosis adicional.

Israel fue el primer país en anunciar a través de su Ministerio de Salud el pasado 12 de julio que iniciaron la vacunación de terceras dosis para personas inmunodeprimidas como pacientes con cáncer. Otros países como Uruguay, Reino Unido, Alemania, Rusia, Francia, Emiratos Árabes Unidos y Chile también han anunciado medidas de este tipo. El último de estos aplica un esquema combinado, ya que la mayoría de su población usó Sinovac y la tercera inyección la reciben de Astrazeneca, farmacéutica que adelanta estudio de terceras dosis en Brasil.

Seguirse cuidando

Rodríguez explica que por ahora la medida más efectiva para prevenir la enfermedad grave y muerte por la enfermedad sigue siendo la vacuna con su esquema tradicional.

Aunque hay población que se niega a tomarla, advierte que una inmunidad colectiva es la mejor arma y por tanto no descarta la posibilidad de que en un futuro los espacios como centros comerciales la exijan para el uso de sus instalaciones, como medidas para incentivar a que muchos más se la pongan.

Carlos Aníbal Restrepo Bravo, doctor en Salud y docente de Medicina de la Universidad CES, advierte que lo más probable es que el covid-19 sea en su vacunación similar a la de la influenza, con refuerzos anuales ante las nuevas variantes.

Agudelo señala que las mejores defensas que se tienen frente a cualquier variante, incluyendo la delta, es la vacuna que se tenga disponible, el lavado de manos, el distanciamiento y la mascarilla. “Afortunadamente hasta ahora ninguna variante es inmune al tapabocas”

Miguel Bernal Carvajal

Periodista y magíster en Escrituras Creativas. Buzo de corazón, amante de los viajes, el arte y las buenas historias. También escribo cuentos.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección