<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Medellín es una gran fábrica de música

Incluye artistas, productores, compositores y organizadores de conciertos. Le explicamos por qué.

  • Imagen del concierto de J Balvin en diciembre de 2019 en el Atanasio Girardot . Foto: Carlos Velásquez
    Imagen del concierto de J Balvin en diciembre de 2019 en el Atanasio Girardot . Foto: Carlos Velásquez
  • DJ Pope es uno de los productores más reconocidos en el mundo, trabaja con Balvin y tiene su propia productora, FOTO Tomada de Instagram
    DJ Pope es uno de los productores más reconocidos en el mundo, trabaja con Balvin y tiene su propia productora, FOTO Tomada de Instagram
Jaime Horacio Arango D | Publicado el 04 de marzo de 2022

Medellín no solo es la llamada capital mundial del reguetón, donde nacieron y dieron el salto para el mundo figuras como Karol G, J Balvin y Maluma, sino que es la ciudad donde más música se produce del género urbano, por encima de San Juan, en Puerto Rico, la cuna de este movimiento.

Resalta el músico DJ Pope que por cada reguetonero que hay en Medellín, fácilmente hay dos o tres productores, que son los cerebros detrás de cada canción. Ellos no solo se encargan de las grabaciones e incorporación de efectos de sonido a los temas, también de los presupuestos y todo lo que se requiere para que un sencillo sea una realidad.

Detrás de esos productores hay un equipo humano en el que aparecen diseñadores, compositores, jefes de prensa, community managers, personas de legales, de finanzas y publicidad.

Al escribir las palabras “productores musicales en Medellín” en Google aparecen más de 10 páginas con información y registros, desde los más conocidos como DJ Pope, Sky, Mosty o Saga WhiteBlack, reconocidos por sus trabajos con músicos que ya tienen una carrera, hasta jóvenes menores de edad dedicados a la música.

Dr. Velásquez, manager de Blessd, una de las nuevas figuras del reguetón, cuenta que detrás de este artista de 21 años hay un equipo de 17 personas vinculadas directamente, con contratos y todas las prestaciones legales, mientras que bajo la figura outsourcing (subcontratación) son 35 empleados más.

Los equipos de Balvin, Maluma o Karol G pueden mover el triple de personas que rodean a Blessd.

Este fenómeno no es nuevo destaca Álvaro Picón, manager senior del sello Codiscos. Medellín ya había vivido ese boom musical en la década de los 70, cuando en la ciudad se asentaron las disqueras del país, Fuentes, Sonolux, Victoria y Codiscos, entre otras.

“Si alguien quería grabar, por obligación tenía que venir a Medellín, no había más”, recuerda Picón, al apuntar que en los años 90 y 2000 la piratería y las plataformas digitales quebraron a casi a todos estos sellos.

Las razones

Acerca de las causas que han convertido a Medellín en un hub (centro de operaciones) de la industria musical en América Latina, Velásquez dice que fue acá donde al reguetón lo convirtieron en una empresa, con una estructura, una visión y un orden.

“Antes todo era más folclórico, los músicos no lo veían como negocio, sino como un hobbie para conseguir fama, mujeres y dinero, que fácilmente despilfarraban. Acá se combinó lo empresarial con el arte, se le dio un enfoque de empresa al naciente movimiento urbano”, dice el manager de Blessd que también fue cantante, promotor y productor.

Los pioneros como productores fueron Sky Rompiendo, Mosty, Bull Nene y Feid, hoy con reconocimiento en el reguetón, que conformaron Infinity Music para producir música para otros artistas.

Los puertorriqueños Zion & Lennox reconocen que fueron los artistas hechos en Medellín los que pusieron disciplina y organización al reguetón.

Solo basta recordar la frase que acuñó J Balvin en el inicio de su carrera “El negocio, socio”, para entender la transformación que tuvo el género desde Medellín.

El legado

A ese cambio, de volver industria la música, se sumó que tanto Maluma, Balvin y Karol G, tras conseguir el éxito internacional en vez de migrar al exterior decidieron seguir trabajando con las personas que comenzaron en Medellín, que a la vez crearon empresa produciendo para los nuevos músicos.

Es el caso de DJ Pope que lleva más 15 años trabajando con Balvin y que desde hace un par de años fundó 574studio en el que forma y trabaja en la carrera de nuevos talentos.

Pope compara su labor con la del equipo Envigado Fútbol Club, de donde salen los grandes talentos para la Selección Colombia, en este caso para la música.

La fama y el reconocimiento se ha extendido a la industria audiovisual, tanto así que figuras del género como Bad Bunny, Nicky Jam, Ozuna, Wisin y Yandel vienen a buscar compositores y productores, y además a grabar sus videos.

En la empresa paisa 36 grados han trabajado con extranjeros como Anitta, Mike Torres o Lenny Tavarez, más casi todos los talentos locales.

Hoy, la compañía no solo graba videos musicales, sino que produce comerciales y documentales como el que hizo con Maluma en Jamaica.

Cada visita de un artista internacional a grabar a Medellín también genera a su alredor empleo en tema cmo transporte o catering.

Popular

El boom musical no es exclusivo del reguetón, sino que en los últimos años se ha extendido al género popular, tanto así que a la ciudad ya llegan los referentes del género regional mexicano como el mismo Christian Nodal a grabar.

Felipe Agudelo, productor y press manager de Pipe Bueno, cuenta que los productores ya tienen agendados hasta seis o siete meses de trabajo con diferentes artistas.

“Hace unas semanas estuvo en Medellín el nieto del multimillonario Carlos Slim que quería grabar y casi no conseguimos un espacio”, comenta al hablar del nombre que ahora tiene la ciudad desde el punto de vista de producción.

Yohan Usuga, uno de los realizadores más reconocidos del género popular, apunta que están pasando muchas cosas y que son varios los artistas de diferentes géneros que quieren hacer fusiones, a partir del éxito que están teniendo Yeison Jiménez, Jessi Uribe, Paola Jara y Arelys Henao.

DJ Pope es uno de los productores más reconocidos en el mundo, trabaja con Balvin y tiene su propia productora, FOTO Tomada de Instagram
DJ Pope es uno de los productores más reconocidos en el mundo, trabaja con Balvin y tiene su propia productora, FOTO Tomada de Instagram

Salsa y vallenato

Las nuevas tecnologías permitieron que las grabaciones ya no fueran exclusivas de los sellos discográficos, sino que cualquier persona desde su casa pudiera tener un estudio y producir, esto permitió que el artista no solo fuera cantante, sino que también hiciera las veces de productor.

Pese a estas ventajas, hay géneros musicales como el vallenato y la salsa que requieren de la infraestructura de las casas disqueras para sus grabaciones.

Para producir un álbum de vallenato se necesitan cerca de 20 artistas, entre los cantantes y los de los instrumentos, cuenta Álvaro Picón, gerente senior del sello Codiscos, empresa que lleva más de 70 años en el mercado y en la que laboran más de 100 personas, desde grabadores hasta equipo de prensa, mercadeo y redes sociales necesarios para la difusión y distribución de los nuevos temas y álbumes.

Conciertos

Este boom no es exclusivo de cantantes, compositores y productores, sino que se extendió a los espectáculos en vivo.

Lo que sucedió con Karol G en diciembre y que ya había ocurrido en 2019 con J Balvin, con llenos en el estadio Atanasio Girardot volvió a poner a la ciudad en el radar de los grandes artistas.

Este año ya hay asegurados en estadio cinco grandes shows (Maluma, Christian Nodal, el Choli se muda a Medellín y Bad Bunny con dos fechas) y faltan por confirmar los artistas que estarán en la Feria de las Flores.

En este mes de marzo hay programados 16 espectáculos musicales, tanto en La Macarena como en los teatros, lo que habla de la buena respuesta del público local.

Diomar García, productor general de los conciertos de Karol, Maluma y Bad Bunny, le contó a EL COLOMBIANO que cerca de 4.000 empleos se generaron alrededor de la logística del concierto de Karol G, “además de la utilización de 500 habitaciones de hotel para el alojamiento del staff y gente involucrada en el concierto”.

En esas fechas la ocupación hotelera en la ciudad fue superior al 85 %.

Para un show en La Macarena, que tiene capacidad entre 8.000 y 10.000 espectadores, se generan entre 500 y 800 empleos directos e indirectos.

“Medellín es una de las ciudades más amigables para hacer eventos, las autoridades son rápidas y claras en las reglas de juego con respecto a otras en Colombia”, comenta Ricardo Peláez, fundador de D Groupe, que tiene a su cargo la administración del Centro de Espectáculos La Macarena.

Para Peláez, el costo de las boletas en Colombia aún es competitivo con respecto a otros países, aunque reseña que es necesario contar con patrocinios para lograr un cierre financiero de los eventos “ya que vía precio y cantidad de boletas es difícil lograrlo”.

Hoy, la capital mundial del reguetón ya no solo es famosa por sus cantantes, sino por los productores, compositores y por sus conciertos masivos .

Si quiere más información:

Jaime Horacio Arango Duque

Periodista, apasionado por el cine, la televisión y el fútbol. Egresado de la U. de A, y envigadeño de nacimiento y residencia.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección