<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

¿Por qué la FMS rompió internet el fin de semana?

Las competencias de freestyle son un fenómeno en internet. Hace cuatro días fue la competencia mundial de FMS, ganó el argentino Larrix.

  • El argentino Larrix, una promesa del freestyle, se coronó campeón de la FMS internacional el sábado 24 de febrero en Ciudad de México. FOTO cortesía @kokokoksi - Urban Roosters
    El argentino Larrix, una promesa del freestyle, se coronó campeón de la FMS internacional el sábado 24 de febrero en Ciudad de México. FOTO cortesía @kokokoksi - Urban Roosters
26 de febrero de 2024
bookmark

Aléjense de los videos de Youtube que dicen batallas de gallos, FMS, RedBull Batallas. Son adictivos. Empiezan viendo batallas y terminan escuchando análisis anodinos, rabietas injustificadas y alabanzas desorbitadas.

En tiempos en los que ser víctima es el arquetipo predilecto, hay un grupo de muchachos que se exponen a la humillación pública, al insulto a todo pulmón. Son improvisadores del rap, fristaleros, toda una revolución que sacude internet y las redes sociales. El freestyle nació en 1981 en Nueva York, ejecutado por raperos que de una u otra manera estaban ligados a pandillas; hoy, cuarenta años después, es ejecutado por muchachos muy clase media que viven en internet, son expertos en videojuegos y están llenos de datos cocteleros con los que les meten ingenio a sus rimas.

Justo la final internacional de la Freestyler Master Series (FMS) movió internet el fin de semana pasado. La competencia logró más de 5 millones y medio de vistas en sus primeras 24 horas de exposición en Youtube; esto sin contar las retransmisiones hechas por influenciadores expertos —eso dicen— en la materia. Y el gran asunto aquí es que usted, amable lector, ni siquiera sepa de qué le estoy hablando.

La FMS es la liga de “fristaleros” (batalleros) de rap más importante de la lengua. Agremia a decenas de muchachos que se dedican a la improvisación sobre un beat. Aunque nació en España en 2012, la FMS tiene ligas en Colombia, Perú, Argentina, Chile, México, el Caribe y, obviamente, en su país de origen. En cada uno de esos países sale cada año un campeón, quien con el segundo y el tercero llega directamente a disputar el campeonato del mundo, el cual se celebró este fin de semana en el Pepsi Center, en Ciudad de México (el año pasado fue en Bogotá, llenó el Movistar Arena).

El nuevo campeón mundial se hace llamar Larrix, y su nombre de pila es Lucas Larrazabal, nació en Argentina, país donde lo dominó todo hace unos cuantos meses. Logró el gran título internacional después de pasar por encima del venezolano Chang, del español Gazir y del también español Chuty, a quien llaman el dios del Freestyle, el más campeón después del mexicano Aczino. En la final, Larrix se encontró con El Menor, chileno, un muchacho con cara de púber cuyo juego de palabras y métrica en la improvisación no tiene comparación —hay quienes creen que es un “rey sin corona”.

Le puede interesar: Hay fiebre de FMS Internacional

Estas competencias se hacen por medio de rounds que se rigen por reglas. ¿Qué te hace ganar? Cumplir con un formato —muchos fristaleros se creen artistas y desprecian el formato porque, dicen, el arte no tiene uno— que puede ser responder ataques, leer bien una imagen y hacer con ella versos o, también, hacer rimas con palabras que te salen al azar. Son muchachos muy talentosos que te hacen pensar que son verdaderos repentistas o te hacen dudar de toda virtud, porque después de verlo mucho te das cuenta de que mucho ya está pensado, planeado, preparado.

¿Son raperos? Justo Lokillo (uno de los tres colombianos que participó en la FMS Internacional, los otros dos fueron Valles T y Marithea) se tiró esta rima: No son raperos / son batalleros / son fristaleros / que vienen a tarima / a presumir su nivel / a repetir las rimas / que entrenan en el hotel. No importan sí lo son. Solo pienso en que los tiempos cambiaron tanto: recuerdo que en 1998 conocí a los raperos de la Clika, todos ellos y su crew eran hombres de miedo, temerarios, capaces de sangre; ahora cuando los fristaleros hablan de su crew se refieren a los amigos que ven las transmisiones de Twitch.

Ganó Larrix, el único fristalero al que le he visto referencias a Kafak, a Freud, a Nietzche, a Borges, a Quiroga, a Neruda, a Scorsese, a Tarantito, a Hitchcock. Me gusta ese fristalero, me parece el más completo, el que me sorprende. Ahora la demanda para quien hace rap es, también, ser una imitación de Wikipedia.

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

PROCESANDO TU SOLICITUD