<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

A través de la cultura, el enfrentamiento entre Rusia y Ucrania

El cine, la literatura, la música e inclusive la gastronomía han evidenciado la tensión política y geográfica entre los países.

  • Eurovisión se realiza cada año. El concurso es uno de los eventos televisivos más vistos la región. FOTO: GETTY.
    Eurovisión se realiza cada año. El concurso es uno de los eventos televisivos más vistos la región. FOTO: GETTY.
EFE | Publicado el 24 de febrero de 2022

La invasión de Ucrania por parte de Rusia es el último capítulo de un profundo enfrentamiento que ha sido ampliamente reflejado en la cultura pero que ha trascendido las relaciones internacionales por sus afectaciones a cuestiones culturales.

Mientras un cineasta tan reconocido como Sergei Loznitsa (bielorruso de nacimiento pero ucraniano de adopción) ha dedicado gran parte de su trabajo como documentalista a hablar del enfrentamiento entre Ucrania y Rusia, las diferencias han traspasado la frontera de lo ideológico y han llegado a la música y hasta a una sopa.

Loznitsa, es el gran narrador ucraniano del Siglo XXI
Uno de los documentalistas más sólidos del panorama actual es Loznitsa, cuya obra más importante es un largometraje de ficción, “Donbass” (2018), en el que retrata los absurdos de la guerra y que se compone de trece capítulos que narran el enfrentamiento entre el ejército ucraniano y las milicias separatistas prorrusas desde 2014 en la región de Donbás.

En “Maidan” (2014), Loznitsa se valió de las imágenes, sin narración, para filmar las protestas que se iniciaron en noviembre de 2013 en Kiev contra el entonces presidente, Viktor Yanukovich, y que derivarían en sangrientas batallas entre los manifestantes y la policía.

El cineasta plantó su cámara, en plano fijo, para dejar que la realidad se convirtiera en imágenes, en un intento de mostrar la frágil situación de su país.

“Los políticos rusos actuales tienen los mismos planes expansionistas, me parece curioso que en Europa nadie se haya dado cuenta de la amenaza, Europa está ignorando que la amenaza es real”, dijo Loznitsa en una entrevista con EFE.

La literatura como principal instrumento de narración
El conflicto ha tenido también su reflejo en la literatura, explicó el escritor nacido en Ucrania y residente en España Dimas Prychyslyy, ganador del Premio 25 Primaveras de Novela, que destaca como uno de los autores más relevantes que ha abordado este tema al poeta, novelista, ensayista y traductor ucraniano Serhij Zhadán.

Es en su libro “The Orphanage” (2017), donde Zhadán cuenta una historia devastadora de la lucha de los civiles atrapados en el conflicto en el este de Ucrania, una cruda novela en la que relata la historia de un profesor de lengua ucraniana que, cuando soldados hostiles invaden una ciudad vecina, parte hacia el orfanato donde vive su sobrino Sasha, ahora en territorio ocupado, para traer el niño a casa.

También, desde un punto de vista más histórico, el autor Vasyl Shklyar aborda el tema en “El cuervo negro”, donde habla de la insurrección de 1920 durante la Guerra de Independencia de Ucrania, una novela en la que se basó la película del mismo nombre dirigida en 2019 por Taras Tkachenko.

“Cuadernos ucranianos”, un cómic imprescindible
El italiano Igort ahonda en “Cuadernos Ucranianos” (Sin Sentido, 2011) en las biografías de los supervivientes del “holodomor”, cuya traducción aproximada sería “matar de hambre”, un sustantivo que ha pasado a la historia como “el genocidio ucraniano”.

Entre 1932 y 1933, la URSS provocó una hambruna criminal en la República de Ucrania. Los campesinos habían rechazado la colectivización impulsada desde Moscú, que en represalia confiscó las reservas alimenticias de millones de ucranianos. La situación derivó en la muerte de un cuarto de la población del país. Un holocausto que “sigue siendo un tema tabú”, según el artista italiano.

De la mano de Igort y tras visitar varios años Ucrania, Rusia y Siberia, está “Cuadernos Ucranianos y Rusos”, una obra (Salamandra, 2914) donde recogió lo ya publicado en el anterior cómic y le sumó el asesinato de la periodista y activista rusa Anna Politkóvskaya en 2006.

Eurovisión no solo es una competición musical
La rivalidad entre los dos países ha salido a relucir en Eurovisión, un concurso televisivo anual en el que participan miembros de la Unión Europea de Radiodifusión.

Este mismo año, la ucraniana Alina Pash se alzó con la victoria en la preselección de su país, pero tras su victoria fue acusada de haber viajado a Crimea sin el permiso correspondiente. Aunque ella lo negó, la presión hizo que terminara cediendo y que no representara al país en Turín.

No era la primera vez que algo similar sucedía. En 2019 la TV pública ucraniana declinó participar en el festival después de que la ganadora de la preselección de ese año y una de las favoritas de los “eurofans” para la victoria en Eurovisión, Maruv, se negara a cancelar sus conciertos en suelo ruso.

Ucrania había conocido la victoria en el concurso hacía muy poco, en 2016. Aunque están prohibidas las canciones con mensaje político, se permitió que Jamala compitiera con su tema “1944” por narrar un hecho histórico, la deportación de miles de tártaros de Crimea, algo que violentó a Rusia, más aún tras su victoria.

Precisamente la edición del año siguiente tuvo lugar en un punto neurálgico de este combate, el puerto de Odesa, y Ucrania, como país anfitrión, bloqueó la participación de la representante rusa, Yulia Samoylova, al prohibirle la entrada por haber entrado en Crimea dos años antes “de manera ilegal” para participar en un concierto.

Hasta la sopa
La gastronomía también refleja la tensión permanente entre ambos países, escenificada principalmente por la sopa ‘borsch’, cuya autoría y representatividad se disputan los dos. De hecho, Ucrania pidió en 2021 a la Unesco su reconocimiento como patrimonio cultural inmaterial para poner punto y final al debate sobre la nacionalidad de esta elaboración a base de remolacha, repollo, patatas, tomate, carne y crema agria.

El dossier de la candidatura, de 700 páginas y cuyo dictamen se espera el año próximo, señala que en 1548 hay constancia de un mercado de borsch cerca de Kiev, y que han sido los emigrantes ucranianos los que la han dado a conocer en el mundo; desde Rusia, contraria a este reconocimiento, se alega que cuando se creó no existían ni Rusia ni Ucrania, sino el reino eslavo de la Rus de Kiev.

De origen campesino, el ‘borsch’ llegó hasta la corte imperial rusa, siendo uno de los platos favoritos de los zares Alejandro II y Catalina II, y hasta el espacio, entubada como parte de la dieta de los tripulantes rusos de la Estación Espacial Internacional.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección