<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Los caminos cruzados de la política y la poesía

William Ospina es uno de los referentes en ensayo colombiano. Lanzó un nuevo libro.

  • William Ospina ha publicado poemarios, libros de ensayos y novelas. Ha ganado los Premios Rómulo Gallegos y el Ezequiel Martínez EstradaFOTO cortesía.
    William Ospina ha publicado poemarios, libros de ensayos y novelas. Ha ganado los Premios Rómulo Gallegos y el Ezequiel Martínez EstradaFOTO cortesía.
Ángel Castaño Guzmán | Publicado el 08 de junio de 2022

En los últimos días, el poeta y novelista William Ospina ha ocupado los titulares de la prensa y la conversación ciudadana por dos hechos políticos: su apoyo a las aspiraciones presidenciales del exalcalde de Bucaramanga Rodolfo Hernández —hasta el punto de sonar para un eventual gabinete en caso del ingeniero llegar a la Casa de Nariño— y por la edición del libro de ensayos En busca de la Colombia perdida, en el que retoma las reflexiones hechas a mediados de los noventa en ¿En dónde está la franja amarilla? Ospina habla en verso: sus respuestas son meditadas y con una cadencia similar a la escritura que le otorgó el Premio Rómulo Gallegos.

¿En qué momento y por qué un poeta se ocupó de temas sociales y políticos?

“Mi principal preocupación es de todas maneras una preocupación literaria: cuando uno asume el desafío del ensayo acude a un género que busca pensar un tema que al autor le apasione, le interese, sobre el que quiera desplegar algún tipo de reflexión. A mí, por supuesto, me interesa el tema de Colombia, el tema de América Latina, el tema de la realidad contemporánea.

He sentido cada vez más que todos esos temas —aparentemente políticos, sociológicos, filosóficos— son asuntos poéticos. Esta es una época en que la política y la poesía tienden a aproximarse cada vez más. No porque la manera de hacer política de los políticos corrientes sea poética, sino porque las preocupaciones de la política tendrían que ser ya las mismas preocupaciones de la poesía: ¿cómo salvar el mundo, cómo reconciliarnos con la naturaleza, cómo cambiar nuestra manera de vivir, nuestra manera de estar en el mundo? ¿Cómo crear sociedades verdaderamente armoniosas, cómo frenar el desarrollo depredador? Esas son preocupaciones que tienen que ver con la belleza del mundo, con la integridad de la vida y con la posibilidad de que la especie humana sobreviva en medio de tantos desafíos”.

En los ensayos de este libro hay una preocupación por la geografía, por el territorio...

“El primer ensayo que aparece en el libro es una consecuencia de la pandemia y del confinamiento. A mí me gusta mucho viajar por el territorio. Para mí es apasionante viajar por Colombia. Ojalá pudiera cumplir el famoso desafío que nos hizo Fernando Gónzalez hace tantas décadas de hacer un viaje a pie por el territorio, como lo hicieron en su tiempo los pueblos indígenas, como lo hicieron los conquistadores, como lo hicieron los héroes de la independencia, como lo hizo el Barón de Humboldt. Y como recientemente lo hizo un gran colombiano: Alfredo Molano.

Cuando me vi en ese confinamiento—que nos hacía perder la belleza del territorio— escribí el ensayo Nostalgia de Colombia, para enumerar momentos y sitios que me habían hecho sentir el milagro de Colombia y su misterio. Todo el libro está atravesado por la preocupación por el territorio, es un esfuerzo por entender la manera en que se ha formado nuestra nación”.

Otra de las líneas argumentativas del libro es la reflexión sobre la educación...

“Desde los tiempos más antiguos, la reflexión sobre la educación ha sido fundamental. Y sigue siendo una preocupación urgente. Y hoy plantea desafíos nuevos. Uno de los problemas del modelo académico es que suele pensar la educación como un proceso de transmisión de conocimiento ya elaborado y acumulado a lo largo de las décadas. Hay una cierta herencia del mundo medieval que pensaba que el saber estaba guardado en unos claustros.

Hoy tenemos una idea más complejas de lo que es la educación. Por ejemplo, que tiene que estar en diálogo con la palpitante realidad del mundo. ¿De qué nos sirve formar eruditos, de que nos sirve formar tecnócratas si no tienen relación con los desafíos de la vida cotidiana? La educación debería estar hecha para hacernos mejores seres humanos, para hacernos mejores ciudadanos. Necesitamos una educación que descubra los talentos y estimule las vocaciones.

Por otro lado, es muy importante romper con esas barreras que hacen que la educación esté encerrada en unos edificios y divorciada del mundo. Nos falta enlazar esos dos mundos. El saber académico debe abandonar su arrogancia, su prepotencia: pareciera que el que piensa vale más que el que hace. Y no. Hay que ser menos arrogantes”.

¿Cuál es el proceso de escritura de sus columnas?

“Un ensayo puede ser breve. Mis columnas tienen cuatro o cinco cuartillas. Y ese es un espacio muy bueno para desplegar una reflexión sobre cualquier tema. De manera que no es difícil pensar que una columna de opinión pueda ser un ensayo. Sobre todo cuando, como en mi caso, uno no se limita a cubrir la actualidad”.

Contexto de la Noticia

En un minuto El país y sus clases dirigentes

¿Y el país de la franja amarilla?

“Escribí hace más de 25 años ese ensayo —¿Dónde está la Franja amarilla?— cuyo tema central era la sensación que he tenido siempre que no se ha contado con el pueblo en el diseño del proyecto nacional. Nuestro proyecto nacional ha sido diseñado por unas elites que sustituyen la voluntad popular y que organizan el orden legal para defender privilegios. En 2013 publiqué Para que se acabe la vaina en el que retomaba los temas de la Franja amarilla, pero de una manera más detallada y urgente. En este texto enfaticé en la tremenda creatividad que ha tenido el pueblo colombiano a lo largo de toda su historia. Lo que no hicieron los políticos sí lo hicieron esas comunidades, esos pueblos: crearon nuestra tradición musical, artística, literaria. Pensar en el país que podríamos tener y ver el país que tenemos es advertir la tragedia de haber tenido una dirigencia tan estúpida, tan ignorante, tan falta de amor por el territorio”.

Ángel Castaño Guzmán

Periodista, Magíster en Estudios Literarios. Lector, caminante. Hincha del Deportes Quindío.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección