<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Lo que hay detrás de la salud mental de Simone Biles

  • Simone Biles, gimnasta estadounidense. FOTO EFE
    Simone Biles, gimnasta estadounidense. FOTO EFE
EFE | Publicado el 28 de julio de 2021

Simone Biles se marchó del tapiz después de un salto errático en la final por equipos de los Juegos Olímpicos de Tokio que muchos atribuyeron a una lesión física que le obligó a retirarse. La realidad era otra. Después, la gimnasta estadounidense, quíntuple medallista en Río, explicó a través de varias frases demoledoras que sufría problemas de otra índole.

"Tras mi actuación, no quería seguir. Tengo que centrarme en mi salud mental. Creo que la salud mental está más presente en el deporte ahora mismo", sentenció Biles. Con valentía, se sinceró ante todo el mundo y sacó a la luz un tema tabú entre muchos deportistas que, como el resto de las personas, también sufren problemas psicológicos.

¿Cómo ha llegado Biles hasta ese punto? ¿Qué explicaciones psicológicas tiene que una gimnasta que lo ganó todo hace cinco años cuando era jovencísima se venga abajo en unos segundos? Los problemas de salud mental, como ella misma los ha definido, no son un caso aislado en el mundo del deporte. Existen, aunque no son muy visibles.

Beatriz Martín, psicóloga especialista en el deporte, analizó para la Agencia EFE la situación por la que puede atravesar en estos momentos Simone Biles y cómo ha podido llegar hasta un punto que nadie imaginaba. Hay muchos factores, pero también hay soluciones. Y, alguna, puede permitir a Biles competir de nuevo en Tokio.

Mucho que perder, poco que ganar

Al contrario que en Río de Janeiro-2016, donde sorprendió al mundo con sus constantes exhibiciones, Simone Biles llegó a la cita de Tokio como una estrella reconocida de la que todo el mundo esperaba algo. Millones de ojos iban a apuntar hacia ella para analizar cada gesto, cada paso y cada instante de una mujer que pasó de hacer gimnasia para disfrutar a practicarla para no defraudar.

"Para mí, el diagnóstico es que tenía mucho que perder y poco que ganar porque lo ha conseguido prácticamente todo y la presión ha podido. Al final, todo el mundo está pendiente de ella. No es suficiente con hacer lo que hizo hace cinco años, tenía que sorprender al mundo otra vez. Eso es francamente complicado de gestionar. Lleva muchos años compitiendo a un nivel muy alto y esto tiene consecuencias más allá de su vida personal, que ha sido muy complicada", dice Martín.

Esos problemas personales a los que se refiere Martín son los abusos sexuales que sufrió en el pasado y que ella misma hizo públicos semanas antes del inicio de los Juegos Olímpicos.

"Se nos olvida lo que ha pasado ella en la vida. A los deportistas los vemos como deportistas, como cosas que llevan marcas, que son fuertes, que tienen éxito. Pero ellos tienen una vida detrás y en su caso fue dramática. Lo más reciente, pues todo el escándalo de la gimnasia con los abusos sexuales. Eso genera muchos traumas que no tienen que salir inmediatamente cuando ha sucedido", apunta Martín.

"Al final, en esta competición, qué tiene que ganar y qué tiene que perder? Lo que tiene que perder es muchísimo. Los atletas exitosos al final tienen la creencia de que el amor que reciben de los demás está muy relacionado con sus éxitos profesionales. Cuando ya has conseguido todo en el deporte, cuando has hecho cosas que no ha hecho ninguna otra deportista, ¿después de eso qué puedes hacer?", agrega.

La losa de las redes sociales

En su rueda de prensa posterior a su huida del tapiz, Biles dejó otra reflexión muy interesante relacionada con las redes sociales. "Ya no confío tanto en mí misma. Tal vez sea por hacerme mayor. Hubo un par de días en los que todo el mundo te tuiteaba y sentías el peso del mundo. No somos solo atletas. Somos personas al fin y al cabo, y a veces hay que dar un paso atrás", explicó.

Para Martín, las redes sociales provocan que sobre ciertas personas otros miles o millones centren su atención en ellas. Y, el resultado, no siempre es óptimo.

"Te levantas un día por la mañana y ves millones de mensajes ¿Cómo gestionar eso? Es una losa para competir en tu concentración. La mayoría de los deportistas exitosos, ante una situación así se crecen y sacan lo mejor de ellos mismos. Lo podemos ver en millones de situaciones. Muchos bajo presión funcionan muy bien y los comentarios les puede ayudar. Pero si ella está pasando un momento complejo, está presión se añade a la maleta que ya trae", apunta.

Muchos deportistas son superdotados en la gestión emocional, aunque eso no les excluye de sufrir los mismos problemas psicológicos del resto de las personas. Y, hay uno concreto, que se da a menudo en el mundo del deporte: la ansiedad social.

¿Qué pensarán de mí?

La tenista japonesa Naomi Osaka sufrió ese problema. Pacientes que no son deportistas son incapaces de darle a un botón del ascensor cuando hay gente dentro por el miedo a ser observados. Osaka sufrió ese problema de ansiedad social cuando decidió no atender a los medios de comunicación en Roland Garros tras los partidos por sufrir estrés y sentirse vulnerable. Al final, se retiró ante la presión que sufrió por esa decisión.

En Tokio, se encargó de encender el pebetero y todo el país puso sus ojos en ella como una futura medalla en tenis. El resultado, el fracaso. Cayó en octavos de final y volvió a sacar a la luz su problema: "He sentido que tenía todo el peso del mundo a mis espaldas", dijo.

Biles, recuerda la psicóloga Beatriz Martín, afirmó sentir algo parecido a la ansiedad social. "Este tipo de pensamientos los ha dicho ella en la rueda de prensa. 'Debo hacerlo bien por el qué dirán'. Esto tiene mucha relación con la ansiedad social y el miedo a ser observado", analiza.

Es difícil escuchar de boca de los deportistas en primera persona que sufren un problema de salud mental. Biles ha sido la última en exteriorizarlo, como hizo Osaka. También lo hicieron en su día la tenista Paula Badosa o el jugador de baloncesto Álex Abrines. Pero no son muchos más los que se atreven. La razón, afirma Martín, es el miedo a mostrar debilidad.

"Si se hace, el rival va a aprovechar la parte mental y psicológica de la persona que tiene enfrente. Hay mucho tabú. Si pensamos en la imagen del deportista, pensamos en alguien fuerte, valiente, en alguien que cuando ocurre un problema busca soluciones... Esto hace que el deportista que se siente mal a nivel psicológico, sea difícil de compartir".

Biles y un acto valiente

Por eso, la decisión de Biles de exteriorizar su problema, es, a ojos de Martín, un acto muy valiente que puede servirle para continuar en la competición. La gimnasta estadounidense visibilizó "algo silenciado" y que en España se ha vivido con atletas muy importantes que llegaron incluso al suicidio por culpa de unos problemas mentales gravísimos.

"Creo que después de haberlo compartido, puede que a Biles le haya liberado y que le ayude a lo siguiente. Es una forma de quitarte presión y de decir que tiene ese problema y que necesita sentirse bien respecto a su salud mental y disfrutar. A lo mejor se ha quitado un peso".

Si ahora vuelve a competir y Biles falla, ¿qué ocurrirá? "Ya está, si pasa, ya sabíamos lo que hay. Son estrellas en el mundo del deporte, muy pocas como ella, y son capaces de reponerse. Es como Maialen Chourraut, todo el año por detrás y queda segunda. Eso tienen un componente mental de su trabajo".

Recuperar a la niña gimnasta

Una vez expulsada la losa de la presión tras exponer su problema, los psicólogos del equipo de gimnasia de Estados Unidos tienen trabajo por delante para recuperar a su estrella. Beatriz Martín tiene claro qué tipo de trabajo desarrollaría con una mujer que pasó de sonreír antes de cada actuación, a competir en Tokio con un rostro inexpresivo muy diferente al que tiene acostumbrado a todo el mundo.

"Si la gente que tiene alrededor la conectan con la deportista niña, con la que se lo pasaba bien, con la que no buscaba una medalla y que disfrutar... Si consiguen conectarla con eso, tiene unas condiciones técnicas espectaculares para hacerlo bien. El objetivo que tiene que buscar no es conseguir una medalla. Si fuera su psicóloga, me iría más a conectarla con disfrutar y reencontrarse con esa niña que fue gimnasta".

Biles tiene tiempo para volver a ser la chica de hace cinco años que afrontaba cada ejercicio de Río con una sonrisa de oreja a oreja. Irradiaba felicidad, todo lo contrario que en Tokio. La niña gimnasta que lleva dentro, aún puede salir para pelear por más medallas. Y, si no lo consigue, no ocurrirá nada. Su problema ya ha salido a la luz, no hay nada que esconder y sí mucho que entender.

Contexto de la Noticia

Thorpe, Iniesta y Tysaon, otros casos reconocidos

El caso Biles se suma a otros de depresiones en el mundo del deporte y que, en algunos casos, han finalizado en muerte, incluso por dificultades de adaptación a la vida civil una vez concluida su exitosa trayectoria deportiva.

A la reina de la gimnasia se le diagnosticó en su infancia Trastorno por Déficit de Atención por Hiperactividad (TDAH), por lo que sigue un tratamiento farmacológico con psicoestimulantes. A ello se suma que desde de 2018, tras denunciar los abusos sexuales por parte de Larry Nassar, exmédico del equipo de su país, toma otra medicación para combatir la ansiedad.

Ian Thorpe. El nadador australiano, con cinco oros olímpicos y 11 mundialistas, reconoció que había padecido durante años depresiones que le llevaron al borde del suicidio y que abusó del alcohol entre los años 2202 y 2004, según relató años después en su autobiografía. Desde comienzos de 2014 se sometió a un proceso de rehabilitación en un hospital de Sydney para combatir el abuso de alcohol y la depresión.

Andrés Iniesta. El futbolista español reconoció en una entrevista televisiva en 2018 que vivió una etapa de depresión en la que deseaba "que llegara la noche" para poder tomarse "una pastilla y descansar". En otro momento, cuatro años antes, dijo, que el gol que dio a España el Mundial de Sudáfrica fue para él "la apoteosis de una vida", en particular porque entonces atravesaba "una pequeña depresión".

Alex Abrines. El alero de la selección española de baloncesto abandonó de forma prematura la NBA cuando jugaba en los Thunder. En la Navidad de 2018 dejó el equipo sin especificarse en ese momento la causa y saliendo para regresar a España. Se puso en manos de profesionales y con la ayuda de su familia, logró superar los que él definió como "baloncesto, llegué a odiarte. He vivido una pesadilla, te evitaba cada vez que podía", dejando entrever algún tipo de depresión.

Naomi Osaka.La tenista japonesa, número 2 del mundo, anunció el 31 de mayo de 2021 que se retiraba del Roland Garros para que "todo el mundo vuelva a concentrarse" en el deporte, tras la polémica por haber sido sancionada con 15.000 dólares de multa por no acudir a una rueda de prensa durante el torneo. Explicó que sufrió episodios de depresión desde el Abierto de Estados Unidos de 2018 y señalar que su ausencia en un rueda de prensa en el torneo parisino era motivada porque enfrentarse a los medios de comunicación daña su salud mental.

Mike Tyson. El boxeador estadounidense, campeón del peso pesado, reconoció en 1988 a su regreso de la Unión Soviética que padecía depresión maníaca, motivo por el cual se sometió a tratamiento psiquiátrico. Admitió que había nacido con esa enfermedad y "no puedo evitarlo. Quizás mi éxito se debe a eso -a la enfermedad-, yo siempre he sido así", y reconoció haber perdido el control de su personalidad en varias ocasiones.

Paul Gascoigne. El futbolista inglés se sometió en octubre de 1988 a un tratamiento por el estrés y la depresión. Se hablaba que podría tener problemas con el alcohol, pero el jugador fue ingresado en una clínica londinense para someterse a tratamiento médico.

Cliff Richey. Tenista estadounidense y uno de los destacados a comienzos de los 70, relata en un libro en 2010 que bajo la imagen de "chico malo", lo que se escondía era una depresión que en ocasiones le llevaba para enmascararla manifestaciones de rabieta o comportamientos groseros y que, en los peores días, recurría a tapar las ventanas de su casa con bolsa negras de basura y permanecía todo el día en la cama y lloraba. Muchos años después de su retirada, comenzó un tratamiento con antidepresivos que le ayudaron a recuperarse.

Hayden Hurst. El jugador de fútbol americano de los Ravens de Baltimore (NFL) declaró en febrero de 2020 que sufría depresión desde hacía cuatro años, que le llevó a un intento de suicidio por ingesta de alcohol y numerosas pastillas en enero de 2016, y reconoció que "si hubiera tenido un arma esa noche, probablemente" se habría "matado". Antes, en 2013 empezaron sus problemas de salud mental y llegó a desarrollar un trastorno de ansiedad por el rendimiento.

José María "Chaba" Jiménez. El ciclista español reconoció en julio de 2002 que volvía a "ser feliz" y que había salido de ese período en el que había sido baja a causa de una depresión, que acabó por llevarle a la retirada definitiva. Falleció en diciembre de 2003 en una clínica madrileña.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS