<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

¿Hasta qué edad es prudente conducir?

  • ilustración sstock
    ilustración sstock
Por juan guillermo moreno | Publicado el 26 de enero de 2019
en definitiva

Entre los riesgos para los adultos mayores en seguridad vial es el de no valorar la paulatina pérdida de reflejos, la mayor lentitud en los movimientos y la disminución de las capacidades auditivas y visuales.

En una reciente conferencia sobre seguridad automotriz, denominada Crash.Tech y organizada por el organismo alemán Tüv Süd, regulador y proveedor de servicios técnicos para diversas organizaciones, y el Technische Hochschule Ingolstadt (THI), se tuvo como uno de sus principales focos de atención el desafío que lleva el envejecimiento paulatino de la población mundial.

De acuerdo con las estadísticas presentadas, uno de cada tres accidentes de tránsito es sufrido por alguien mayor de 65 años, bien sea como conductor o peatón, aunque este grupo de edad representa solo el 10 por ciento de los usuarios de la carretera.

El debate fomentó la pregunta de hasta qué edad es prudente conducir.

No hay unos años concretos en los que se recomiende dejar de manejar. Es común encontrarse con personas de más de 60 años que conducen a la perfección, incluso mejor que muchos jóvenes gobernados por la imprudencia y que se convierten en los mayores generadores de accidentes.

Un estudio llevado a cabo por la Fundación Línea Directa en España muestra que, pese a que los conductores más veteranos respetan más los límites de velocidad y no son agresivos, son vistos como “peligrosos” por alrededor de ocho millones de conductores.

Con ese mismo rasero, más de diez millones de personas que manejan asegura haber tenido alguna vez situaciones de riesgo en la carretera por culpa de quienes están entrados en años.

Otro estudio realizado por la aseguradora Mapfre concluyó que no solamente los demás conductores consideran a los mayores un peligro para la seguridad vial, sino que ellos mismos también lo perciben así: un 67 % de los mayores de 65 años se siente “más inseguro y lento”, y casi la mitad reconocen haber perdido facultades visuales.

El caso colombiano

En Colombia no hay una edad límite establecida como tal para la conducción de vehículos, pero a partir de los 80 años el ciudadano debe hacerse un examen anual en un centro de reconocimiento de conductores avalado por la respectiva Secretaría de Movilidad. El año en el que no supere las pruebas sicotécnicas, su licencia no será renovada y esto marcará el fin de su vida frente al volante.

Según el artículo 22 del Código Nacional de Tránsito sobre la Vigencia de la licencia de conducción para vehículos de servicio particular, estás tendrán una vigencia de 10 años para conductores menores de 60 años, de cinco años para personas entre 60 y 80, y de uno para mayores de 80.

Las licencias de conducción para vehículos de servicio público tienen una vigencia de tres años para conductores menores de 60 años de edad y de un año para los mayores de esa cifra.

Las licencias de conducción se renuevan entonces cada año a partir de los 80 presentando un nuevo examen de aptitud física, mental y de coordinación motriz, y previa validación en el sistema RUNT, que dice que Ia persona se encuentra al día por concepto de pago de multas por infracciones a las normas de tránsito, debidamente ejecutoriadas.

Si no pasa las pruebas de aptitud, el documento será cancelado definitivamente.

Primeros síntomas

Un conductor promedio toma alrededor de 15 decisiones por kilómetro recorrido en una carretera y tiene menos de medio segundo para actuar con base en cada una, algo que se complica con el paso del tiempo.

A pesar de que los adultos mayores generalmente están considerados como más prudentes para conducir debido a su experiencia, un estudio de la Dirección General de Tráfico (DGT) y la Universidad de Valencia en España sobre conductores mayores y accidentes de tránsito indica que las funciones motoras, sensoriales y cognitivas se van reduciendo. Por ejemplo:

–Dificultad en el ajuste del espejo retrovisor mientras se gira la cabeza, o girarse para acoplar el cinturón, debido al aumento del tiempo de reflejos y la rigidez de los músculos del cuello.

– Reacción tardía al aplicar el sistema de frenado ante un obstáculo inesperado o no dar una respuesta rápida en situaciones de riesgo, debido al aumento del tiempo de reacción y previsión para responder.

–Cansancio en viajes prolongados debido al aumento de la fatiga.

–Dificultad en el manejo de nuevos elementos del vehículo debido a la automatización y tras incorporar nuevos procesos tecnológicos.

–Dificultad en las intersecciones, en la incorporación a una vía, en las glorietas, en la entrada o salida de la zona de aparcamiento debido a una menor flexibilidad para resolver situaciones nuevas o complejas.

Además, no se puede dejar de lado los aspectos visuales y perceptuales que con la edad se van acentuando, como por ejemplo:

–No distinguir bien el color de los semáforos o señales y detección tardía, problemas para conducir con poca luminosidad y conducción nocturna, así como mayor susceptibilidad al deslumbramiento. La recuperación de la pupila por un destello de luz (como las luces de otros autos en sentido contrario) en una persona de 55 años toma ocho veces más que la de alguien de 16.

–Se debilita la percepción de distancias y empeora su estimación como, por ejemplo, verse en una situación peligrosa al conducir por una carretera de montaña estrecha.

–Una mayor fatiga visual ante maniobras que requieren cambios frecuentes en la dirección de la mirada y situaciones de saturación informativa debido a la disminución del campo de visión.

Entre el 85 % y 90 % de la información necesaria para realizar el acto de conducir entra por los ojos y si se toma en cuenta que la cantidad de luz que entra a un ojo humano se reduce a la mitad cada 13 años, entonces significa que una persona de 40 necesita cuatro veces más luz para ver que alguien de 19 y una de 60, 10 veces más.

Volver al transporte público

¿Qué hacer entonces cuando, física y mentalmente ya no se tienen las mismas aptitudes para conducir?

El transporte público sería la primera opción, siempre y cuando la salud lo permita. Buses y el metro se convierten en la solución de transporte. El taxi lo es para quienes tengan la posibilidad. Así como los chóferes particulares serían la opción para esas personas que puedan pagarlos.

Es importante que se creen alternativas al uso del vehículo particular por parte de conductores de más de 75 años y que se les ayude a entender que el costo de utilizar otro tipo de transporte no es un gasto adicional sino un sustituto del valor que supone un vehículo personal.

La respuesta entonces de hasta qué edad es prudente para la conducción la dará el cuerpo y una autoevaluación respecto a las capacidades y de la manera en que se sienta que se puede atender con buena disponibilidad a varios estímulos a la vez.

A mediano plazo

Con la técnica para la conducción autónoma en pleno desarrollo y el establecimiento de normativas que permitan la circulación de este tipo de vehículos por las calles, en un futuro los adultos mayores podrían ser los más beneficiados con los carros autopilotados. Diversos estudios han comprobado que los fabricantes ya saben cuál será su público potencial: los conductores más veteranos.

Según un informe de Automotive News, el 90 % de los accidentes de tráfico están causados por errores humanos y buena parte de ellos tienen como protagonistas a conductores mayores de 65 años. Es por ello que muchas marcas creen que este grupo de personas acogería con los brazos abiertos la salida al mercado de un modelo con piloto automático.

El ejemplo más representativo de este concepto de los conductores de edad más avanzada es Japón, uno de los países con la población más envejecida: registra más de 4.000 muertes por accidente de tráfico al año, de las que más de 2.000 eran personas mayores de 65 años. Es por ello que se ve en el vehículo autónomo la solución más inmediata.

Contexto de la Noticia

Paréntesis para tener en cuenta

Expertos recomiendan que al cumplir los 80 años se tengan en cuenta estos factores de prevención cuando se conduzca un vehículo:

-Buscar algún acompañante sobre todo para los viajes largos.

-Evitar las horas pico.

-Elegir los tramos más simples, las vías más amplias y de menos tráfico aunque impliquen más tiempo de viaje.

-Evitar la conducción con condiciones meteorológicas adversas.

-No conducir de noche.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS