<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
COMBATIENDO A LA NUEVA MAFIA
  • COMBATIENDO A LA NUEVA MAFIA |
    COMBATIENDO A LA NUEVA MAFIA |
Por SANTIAGO SILVA JARAMILLO | Publicado el 11 de diciembre de 2013

El pasado octubre la ciudad de Medellín logró tener el mes con menos muertes violentas de sus últimos treinta años, según cifras de la Alcaldía de la ciudad. El dato no es una sorpresa, o por lo menos no en tanto hace parte de una increíble tendencia de reducción de homicidios que viene desde mediados de 2013.

Las autoridades, orgullosas, exponen sus operaciones y capturas como las responsables del logro. Pero muchos analistas y expertos levantan las cejas ante la versión oficial. En efecto, en las calles de Medellín se habla sobre el célebre “pacto” entre las dos principales organizaciones criminales de la ciudad: “la Oficina de Envigado” y “los Urabeños”.

Algunos de los detalles del acuerdo indican que Medellín se enfrenta, ante todo, a estructuras criminales que están asumiendo cada vez más, comportamientos de mafia moderna.

Esta nueva realidad enfrenta a las autoridades con retos para los que quizá no se encuentre preparada. Esta lógica de mafia, que parece estarse popularizando en nuestro país, responde a cambios profundos en las cabezas de las organizaciones criminales

En primer lugar, han entendido que la violencia es un costo de operación y que, en la medida de lo posible, debe evitarse por el bien de la sostenibilidad y la rentabilidad de su negocio. También han comprendido que sus disputas se deben centrar en las rentas ilegales y en la capacidad de “legalizar” sus ganancias. Y se han convencido de que la mejor manera de garantizar estas dos cosas no son las armas, sino la influencia política.

Pero a la hora de combatir un enemigo escurridizo y poderoso como este las autoridades deben combinar la eficacia de estrategias probadas con la flexibilidad de la disposición a innovar constantemente.

Ahora bien, si el verdadero poder de las mafias reside en su dinero y su influencia, las estrategias inteligentes para combatirlas deben dirigirse a pelear contra sus billeteras y sus amigos. La fuente de su poder está en las rentas ilegales y sus espacios de cooptación y relacionamiento con políticos y autoridades.

De esta forma, las estrategias más violentas para enfrentar a las mafias, esto es, dar de baja cabecillas y capturar miembros de las estructuras solo logran reciclar sus rangos. Las nuevas estrategias de combate de la criminalidad deben concentrarse en mejorar las capacidades en inteligencia y los procesos de transparencia y control interno de las instituciones. Solo así podremos tener alguna esperanza de enfrentar con eficacia a esta nueva mutación de nuestro viejo problema de violencia.