<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
¿CÓMO TE ESTÁS PREPARANDO PARA LA PAZ?
  • ¿CÓMO TE ESTÁS PREPARANDO PARA LA PAZ? |
    ¿CÓMO TE ESTÁS PREPARANDO PARA LA PAZ? |
Por SANTIAGO SILVA JARAMILLO | Publicado el 10 de abril de 2013

Desde hace algunas semanas, la Gobernación de Antioquia ha estado impulsando una campaña que se pregunta por cómo nos estamos preparando los colombianos para la paz. Entre otras iniciativas, en algunos lugares del departamento se han ubicado grandes tableros en donde se invita a las personas a contestar a esta pregunta.

Resulta preocupante leer que la mayoría de las respuestas se dejan llevar por un sentimentalismo desbordado o simplemente confunden la palabra "paz" con una idealización de sus propias expectativas de vida.

Enmarcado en un gran corazón en marcador azul, en el tablero se leen referencias a la paz de Dios y a la reelección de Santos, hablan de flores y "espadas de amor", de música, de amar al prójimo y meditar, de soñar despiertos y combatir la ignorancia; de cuidar el medio ambiente y eliminar la pobreza, de tener una economía competitiva y trabajo para todos.

Lo problemático es que las personas empiecen a crearse expectativas sobre un futuro que no parece probable. Esa brecha entre lo que se espera y lo que se consigue suele ser perjudicial en términos sociales.

El caso es que todos estos mensajes desconocen que lo que podría esperarnos (como incluso el presidente Santos ha reconocido) es un escenario de postconflicto que poco o nada tendrá que ver con la idealización de muchos desprevenidos. Un postconflicto empieza cuando se detienen las principales hostilidades entre dos enemigos. La situación resultante no es necesariamente segura.

Así pues, podemos esperar un incremento en la violencia homicida consecuencia del desorden en las estructuras armadas y la lucha por controlar el narcotráfico, la extorsión y la minería ilegal. La desmovilización de combatientes implicará una enorme carga para los gobiernos locales y las ciudades tendrán que asumir un incremento en la inseguridad en el mediano plazo. En efecto, es para este escenario que nos debemos estar preparando.

Pero al final, mientras no se resuelva el problema de fondo respecto a la violencia en Colombia -esto es, la presencia de competidores periféricos fuertes ante un Estado central débil- es muy improbable que aquel país que muchos soñamos, y que docenas de antioqueños han estado describiendo en los famosos tableros, sea una realidad. Así que propongo replantear el eslogan de la campaña de la Gobernación, sin pretensión de publicista, con: "¿cómo te estás preparando para el postconflicto?".